U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,963.51
    +29.59 (+0.75%)
     
  • Dow Jones

    33,781.48
    +183.56 (+0.55%)
     
  • Nasdaq

    11,082.00
    +123.45 (+1.13%)
     
  • Russell 2000

    1,818.29
    +11.39 (+0.63%)
     
  • Petróleo

    72.10
    +0.64 (+0.90%)
     
  • Oro

    1,801.90
    +0.40 (+0.02%)
     
  • Plata

    23.32
    +0.07 (+0.30%)
     
  • dólar/euro

    1.0561
    +0.0047 (+0.44%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4910
    +0.0830 (+2.44%)
     
  • dólar/libra

    1.2234
    +0.0029 (+0.24%)
     
  • yen/dólar

    136.5700
    +0.0460 (+0.03%)
     
  • BTC-USD

    17,230.85
    +367.57 (+2.18%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.01
    +10.32 (+2.62%)
     
  • FTSE 100

    7,472.17
    -17.02 (-0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,574.43
    -111.97 (-0.40%)
     

México, Brasil y Colombia lideran cifras de muertes de ambientalistas en el mundo

© AP/Fernando Llano

La ONG Global Witness en su informe anual dijo que Brasil, México y Colombia siguen liderando en América Latina y el mundo las cifras de muertes a ambientalistas y defensores de la tierra. En los últimos 10 años, unas 1.733 han sido asesinadas en el mundo por estas razones.

Un informe publicado por la ONG Global Witness muestra como México, Colombia y Brasil lideraron en 2021 más de la mitad de los ataques a ambientalistas, el 78% de ellos ocurrieron en la Amazonía.

En México, la mayoría de los conflictos por la tierra y la minería causaron que 54 personas fueran asesinadas, “casi la mitad de ellas indígenas”. En los últimos 10 años, el país norteamericano ha visto un incremento significativo de estos casos, con 154 registrados, donde 131 fueron entre 2017 y 2021. Algo que ha convertido a México en uno de los lugares más peligrosos del mundo para el activismo, según reporta la ONG.

El informe revela que, "la mayoría de estos crímenes ocurren en lugares alejados del poder y se infligen a quienes tienen, en muchos sentidos, el menor poder".

El director ejecutivo de Global Witness, Mike Davis, dijo que “en todo el mundo, los pueblos indígenas y las personas defensoras ambientales arriesgan sus vidas por la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Las y los activistas, así como las comunidades, juegan un papel crucial en la primera línea de defensa contra el colapso ecológico, además de ser líderes en la campaña para prevenirlo.”

Para los investigadores de la ONG, los datos son solo una aproximación, ya que "es probable que nuestros datos sobre los asesinatos sean una subestimación, dado que muchos asesinatos no se denuncian, sobre todo en las zonas rurales y en determinados países".

Colombia, por su parte, sigue siendo uno de los países más violentos del mundo. Allí, unos 33 líderes ambientales y defensores de la tierra fueron asesinados en 2021, dice el informe. A pesar de que en 2016 el Gobierno firmó el acuerdo de paz con la extinta guerrilla de las FARC, las disputas por el territorio continúan. De todas formas, las cifras de asesinatos se redujeron con respecto a 2020, cuando 65 personas fueron aniquiladas.

En Brasil, se registraron 26 homicidios. “Con los poderosos intereses agrícolas en el corazón de la economía brasileña tan enfocada en las exportaciones, hay una batalla por la tierra y los recursos que se ha intensificado con la elección del presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, en 2018″, dice el informe.

Desde 2012, unas 1.733 personas han sido asesinadas en el mundo intentando proteger "proteger sus tierras y recursos: esto significa un promedio de una persona defensora asesinada aproximadamente cada dos días durante diez años”, revela Global Witness.

La ONG dice que en estos diez años el 39% de las muertes han sido en pueblos indígenas, el 11% han sido mujeres defensoras de la tierra y el 68% ocurrieron en América Latina, a pesar de que entró en vigor el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, conocido como Acuerdo de Escazú, que aún no ha sido ratificado en países como Colombia y Brasil, y en México no ha sido implementado de forma efectiva.

Global Witness recomienda a los gobiernos para que haya leyes que protejan a los activistas, busquen que haya consentimiento de los grupos indígenas cuando se realicen obras o explotaciones en sus territorios. Además, espera se exijan cuentas a las empresas de sus operaciones mundiales y que no toleren los ataques a los defensores de la tierra.

Las historias de algunas víctimas

Al occidente de México, en Jalisco, en abril de 2021 José Santos Isaac Chávez fue asesinado tras presentarse a las elecciones locales. Era un ferviente opositor a la explotación minera en su región. Antes de los comicios fue sacado de su casa por hombres armados y obligado a subirse a su propio vehículo, fue encontrado muerto e un acantilado con signos de tortura.

En Colombia, Sandra Liliana Peña Chocué, quien era gobernadora indígena y luchaba por la erradicación de cultivos ilícitos de coca fue asesinada cerca de su casa en abril de 2021. Su muerte fue condenada por la ONU, organizaciones no gubernamentales y gobiernos extranjeros.

En la República Democrática del Congo, donde hubo ocho ambientalistas asesinatos en 2021, el brigadier Etienne Mutazimiza Kanyaruchinya, fue baleado por 100 hombres armados, que se cree son miembros del grupo rebelde M23. En el parque Virunga, donde el brigadier era jefe de los guardas del parque de conservación de los últimos gorilas de montaña del mundo, se vive una disputa por el control de los recursos naturales en el Congo, entre Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda, el M23 y otros.

Con AP