U.S. Markets closed

Macri en la Bolsa: críticas por el impuesto a la Renta Financiera

Macri en la Bolsa: críticas por el impuesto a la Renta Financiera

Mauricio Macri participó de los festejos por el 165 aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y de la despedida del presidente de la entidad, Adelmo Gabbi.

Los socios de la entidad y los operadores e inversores varios invitados al evento le hicieron saber que, en general, lo apoyan en su carrera hacia una reelección; y que comprenden las vicisitudes económicas que le tocaron al país desde abril del año pasado hasta hoy.

Se pondera también como un buen corolario de su gestión el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, ya aplaudido en su momento en un comunicado firmado por la Bolsa.

Sin embargo, el jefe de Estado recibió una clara, concreta y directa crítica, según le indicaron explícitamente los presentes en el acto de anoche: el impuesto a la renta financiera fue un serio error de su Gobierno. Y además, a los ojos fiscales, casi inútil al comparar lo recaudado con los daños que produjo.

"Ahuyenta inversiones. No recauda. Complica las operaciones", fue la opinión que los operadores le hicieron saber al jefe de Estado, sobre las quejas que desde el mercado de capitales se le hacen a la medida impulsada durante el segundo año de su gestión, pero que comenzó a aplicarse para los no residentes en abril de 2018; generando, en parte, la crisis financiera y cambiaria. Los hombres de la Bolsa de Comercio esperaron a este año para exteriorizar su protesta por una cuestión instrumental.

Es en el 2019 cuando se debió liquidar por primera vez, y donde se mostró su verdadera utilidad como mecanismo recaudatorio. Los ingresos del impuesto llegaron en junio pasado a unos $5.000 millones, que podrían crecer a no más de $5.500 millones en julio cuando los contribuyentes más remolones alcanzados por el tributo terminen de presentar sus declaraciones juradas y pagos.

Ese dinero, comparando con los $454.442 millones obtenidos en todo el mes pasado, demuestra lo poco efectivo y útil del tributo; al menos en su primer ejercicio de vida. El propio Adelmo Gabbi lo dejó en claro al afirmar en el acto central: "Soy crítico del impuesto a la renta financiera. Se perdió mucho más dinero con el daño producido al mercado que lo recaudado. Al ahorro interno hay que fomentarlo, incentivarlo, premiarlo y no castigarlo con exceso de impuestos. Tiene que ser más fácil invertir en las empresas argentinas que comprar dólares".