Mercados cerrados

Martín Varsavsky: "La Argentina podría ser Australia, pero nunca encuentra bien su camino"

LA NACION
Martín Varsavsky. Lanacion.com

Martín Varsavsky vive hoy en Miami aunque se define como un ciudadano global. Es de la liga de los emprendedores seriales y cuenta en su haber con varios unicornios (empresas valuadas en más de US$ 1000 millones) de su autoría.

"Estuve 18 años en España, también en la Argentina y ahora en Estados Unidos nuevamente", resume en una entrevista exclusiva con LA NACION. Su regreso al país del Norte fue hace dos años para fundar Prelude, su séptima compañía, destinada a la fertilidad. Si bien por el momento sólo tiene operaciones en Estados Unidos, la apuesta es regional. "La idea se me ocurrió por una situación personal. Yo ya estaba con Fon, la red Wi-Fi más grande del mundo, que tiene 22 millones de usuarios y está por todos lados, y donde tengo de socios a Microsoft, a Google y a British Telecom. Esa compañía ya era rentable y entonces les dije a los accionistas que quería crear un nuevo proyecto distinto al mundo de las telecomunicaciones. Allí nombraron número uno a mi número dos, él se hizo CEO y yo me convertí en presidente del directorio", describe desde sus headquarters en Miami.

También te puede interesar: ¿Está ayudando Macri a la economía de Argentina?

-¿Qué análisis hace hoy del país?

-La Argentina es siempre conflictiva para mí, por haberme tenido que ir cuando era adolescente y por el asesinato de mi primo por parte del gobierno militar, y el tema de que mi padre era un científico y lo perseguían como si fuera un peligro cuando el solo quería ayudar a la Argentina. Entonces el origen de mi relación con la Argentina es muy conflictivo por mi infancia.

-Hoy hay una apuesta por las aerolíneas low cost y en su momento usted entró al mercado de cabotaje argentino. ¿Le interesa volver?

-La inversión en Southern Winds fue un desastre (había comprado parte de las acciones de la aérea de la familia Maggio en 2004), fue terrible más que nada por una sobre reacción en el sentido de que, porque había unas manzanas podridas, se acabó el árbol. Y eso me dejó con un mal gusto de invertir en la Argentina. Pero después seguí apoyando emprendedores de Internet, invertí con Alejandro Estrada en Dinero Mail y también en una empresa de videojuegos a la que le va muy bien.

-Entonces su apuesta pasa más por el ecosistema emprendedor...

-Lo que hago más es apoyar el sistema de emprendedores jóvenes argentinos. Y eso es algo que va muy bien, porque hay chicos muy brillantes en temas de tecnología y tecnología aplicada. También estoy en contacto con gente que hace cosas en el agro, y lo hace muy bien.

-¿Qué balance hace del primer año y medio de Macri como presidente?

-Me parece que tiene una situación difícil, pero más que nada porque los peronistas tienen buena suerte con los factores externos. Menem tuvo suerte, los precios internacionales estaban mejor, mientras que para De la Rúa fue un desastre. Kirchner tuvo un viento a favor impresionante. Y ahora a Macri le tocó la debacle de Brasil. Digamos que le tocó una situación muy difícil.

-Se refiere al impacto de Brasil concretamente...

-Mucho de lo que pasa en la Argentina depende de lo que pasa afuera del país, pese que la mayoría de la gente no se da cuenta de eso. Entonces a veces uno tiene viento a favor o viento en contra. Mauricio tiene mucho viento en contra. Pero me parecen bien algunas de las cosas que él hizo, como transparentar el dólar y terminar con un sistema donde todo el mundo cometía un crimen cada vez que ahorraba. No se puede tener un país en que el criminal era el ahorro, como con Kirchner. Y me parece que está haciendo algunas cosas bien, otras no tanto; el gobierno de Kirchner hacía cosas mal y bien y el de Mauricio cosas mal y bien, pero en proporción va mejor ahora que antes.

-¿Es casualidad o causalidad lo que usted marca de las olas peronistas?

-No es casualidad. Porque los peronistas ven la ola, se suben a la ola, la surfean y cuando se les acaba la ola o no hay ola, le entregan la tabla a otro para que los extrañen.

-Por eso se produce el recambio...

-Yo creo que si no hubiera empezado a tener el viento en contra al final, los kirchneristas se hubieran quedado en el gobierno. La gente tolera la corrupción tremenda del peronismo, cuando al país le va mejor. Y dicen, bueno roban pero algo hacen, y después cuando ya sólo roban y al país le va mal, los echan. Y después le toca a otro, que hereda una situación desastrosa. Entonces yo creo que Mauricio es mucho más capaz que De la Rúa, pero tiene una situación difícil y espero que saque el país adelante.

Martin Varsavsky habla durante la Digital Life Design conference (DLD) en enero de 2012, en Munich, Alemania. Foto de Nadine Rupp (Getty Images).

-Recién hablaba de una relación conflictiva con la Argentina como país, pero ¿cómo es su visión sobre los argentinos?

-Me parecen geniales, buena gente. Yo no tengo un amor institucional por la Argentina, tengo un amor por ciertos argentinos, me parecen capaces, generosos. Y hay gente en el gobierno, por ejemplo el ministro de Educación, Esteban Bullrich, que es muy bueno. Durante el gobierno de Kirchner también hubo gente muy buena y muy patriota.

-¿La idea de la oposición que habla de élite gobernante tiene asidero?

-Macri pertenece a una élite, pero los Kirchner y toda su gente de alrededor son otra élite. Y muy ricos en los dos lados. Es decir, yo creo que el modelo de Macri es un poco mejor, pero necesita expandirse en lo social. Pero creo que el modelo Kirchner tenía unas debilidades enormes a la hora de hacer de la Argentina un país productor. Y se iba a hacer una cosa como en Venezuela, que está explotando. Entonces entre las dos opciones, me quedo con la de Macri.

-¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de ambos modelos?

-El modelo de Kirchner estaba destruyendo el aparato productivo y al gobierno de Macri le falta un contacto con un gran sector de la población argentina, que tiene problemas válidos. La Argentina podría ser Australia, podría ser Nueva Zelanda, pero nunca encuentra bien su camino.

Su nuevo proyecto

Varsavsky habla pausado. Sin embargo, cuando se refiere a su nuevo proyecto denominado Prelude se le nota su entusiasmo de emprendedor serial.

-¿Por qué apostó a la fertilidad como negocio?

-El objetivo es hacer que la gente llegue a tener bebés sanos, cuando estén listos en la vida. Entonces, hoy, más o menos un tercio de la gente no logra cumplir esos objetivos. Un tercio de la gente fracasa en lo más importante que se podría considerar en la vida, que es formar una familia.

-Usted cuantificó esa tendencia...

-En Estados Unidos, cuando uno les pregunta a las mujeres de menos de 30 años cuántos hijos quieren tener, el promedio que sale es de 2,7; pero cuando uno mira las que cumplieron 45 años, el 19% no tuvo ningún hijo y el 22%, uno solo; mientras que un 2% los tuvo con enfermedades genéticas que se podrían prevenir.

-El debate sobre la ciencia, religión y fertilidad está abierto a nivel internacional...

-Lo que hacemos es luchar contra los abortos espontáneos, los abortos programados, las enfermedades congénitas y la infertilidad. Esos son los objetivos de Prelude Fertility. Es usar tecnología para que la gente tenga bebés sanos, cuando estén listos. Y para lograr esto, lo que se hace es que la gente congele sus gametos cuando son fértiles (es decir cuando tiene veintipico o treinta pocos años), después testean genéticamente los embriones ellos mismos para ver que estén sanos, y luego se transfiere uno a la vez para no tener mellizos.

-¿Cuánto incidió su experiencia personal en el proyecto?

-Mucho. De hecho, fue por una experiencia personal por algo que ocurrió en mi familia. Acabo de tener mi séptimo hijo y desde hace 25 años que tengo hijos. Fue hace 6 años, cuando empezamos a tener hijos con Nina, con quien estamos juntos desde hace once años y con quien tuve mis últimos tres, que teníamos problemas de infertilidad. Entonces yo, que soy un emprendedor de tecnología, pienso que la tecnología puede solucionar muchas cosas, no todo, pero muchas cosas, eventualmente puede ser casi todo, y decidí estudiar el tema.

-¿Qué hizo concretamente?

-Había estudiado previamente medicina en Estados Unidos, muchos años, pero todavía me acordaba algo de lo que había estudiado, me puse a leer informes científicos y entonces trabajamos para resolver la situación. Yo ya tenía 4 hijos más grandes y estaba especialmente preocupado porque mis hijos fueran sanos. Todo el mundo quiere que sus hijos lo sean.

-¿Va a lanzar la empresa en América latina?

-El objetivo de Prelude está en transformar la industria de la infertilidad en la industria de la fertilidad. Hemos tenido 4000 bebés nacidos de donaciones. Y estamos pensando en hacer una expansión en América latina. Porque en la región antes la gente tenía los hijos muy temprano y no tenía problemas para tener hijos, pero ahora, cada vez más, la gente los tiene después de los 30, y ahí es cuando empiezan los problemas. Y cada vez más en Buenos Aires, como en todas las grandes ciudades, la clase media tiene los hijos más tarde.

-¿Cómo jugará la Argentina?

-Iremos a los países más importantes de la región, que son Brasil, Argentina, México y Colombia, después puede ser Perú y Chile.

Emprendedor serial: los hitos en la carrera de Martín Varsavsky

 

En la primera rueda de inversión consiguió unos US$ 200 millones para Prelude, su empresa con la que apunta a disrumpir en la industria de la fertilidad. La técnica de congelamiento de óvulos antes de que empiece a decaer la fertilidad es parte central de la estrategia de la nueva firma.

Es la séptima compañía en su carrera que coincide con las dificultades que tuvo para la llegada de su séptimo hijo. Adquirió la clínica RBA y My Egg Bank, que congela alrededor del 40% de los óvulos de donantes en Estados Unidos, para hacer del start up un camino más rápido. La firma creada en 2015 ya tiene ingresos por unos US$ 35 millones.

Varsavsky tiene también entre sus hitos varios unicornios -empresas valuadas en más de US$ 1000 millones-, entre otras Jazztel, una compañía de telecomunicaciones que hoy tiene un valor de mercado superior a los US$ 4000 millones. También creó Fon, que ya tiene 22 millones de usuarios y que hizo una primera escala regional en Brasil. En los 90 fundó Viatel, que ofrecía llamadas de larga distancia a bajo costo. Luego inició Ya.com, que vendió a Deutsche Telekom. La empresa siguiente fue el servicio de aplicaciones Einsteinet, con el que no le fue bien y al que destinó más de US$ 50 millones. En la Argentina las experiencias de Educ.Ar y Southern Winds le dejaron un sabor amargo