U.S. markets close in 4 hours 13 minutes
  • S&P 500

    3,956.99
    -41.85 (-1.05%)
     
  • Dow Jones

    33,717.84
    -229.26 (-0.68%)
     
  • Nasdaq

    11,084.99
    -154.95 (-1.38%)
     
  • Russell 2000

    1,822.35
    -17.87 (-0.97%)
     
  • Petróleo

    75.19
    -1.74 (-2.26%)
     
  • Oro

    1,788.00
    +6.70 (+0.38%)
     
  • Plata

    22.47
    +0.05 (+0.21%)
     
  • dólar/euro

    1.0514
    +0.0017 (+0.16%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5550
    -0.0440 (-1.22%)
     
  • dólar/libra

    1.2227
    +0.0033 (+0.27%)
     
  • yen/dólar

    136.5300
    -0.1550 (-0.11%)
     
  • BTC-USD

    17,004.36
    -83.50 (-0.49%)
     
  • CMC Crypto 200

    401.04
    -0.76 (-0.19%)
     
  • FTSE 100

    7,533.13
    -34.41 (-0.45%)
     
  • Nikkei 225

    27,885.87
    +65.47 (+0.24%)
     

Matías Moroni: “Nos quedó un sabor amargo, esperábamos mejores resultados”

Matías Moroni escapa de Rieko Ioane, en el partido de los Pumas frente a los All Blacks por el Rugby Championship
Matías Moroni escapa de Rieko Ioane, en el partido de los Pumas frente a los All Blacks por el Rugby Championship - Créditos: @Jeremy Ward

Apenas seis días después de jugar un partido durísimo ante los campeones del mundo en Sudáfrica, Matías Moroni ya estaba debutando en Newcastle Falcons, su nuevo club en la Premiership de Inglaterra. Gajes de la nueva realidad de los Pumas. No hay descanso para los argentinos de elite.

Moroni pasó de no estar en la convocatoria inicial en julio a ser una de las figuras de los Pumas en el reciente Rugby Championship. “Hubo semanas en que no la pasé bien”, reconoció. Pero tuvo su oportunidad y la aprovechó al máximo. Aportó su acostumbrada energía en defensa y ataque y hasta convirtió dos tries en los últimos dos partidos ante los Springboks. Un estandarte de un equipo que luce renovado, aunque él no quedó conforme con el balance final. “Nos quedó un sabor amargo. Por la forma en que está el equipo esperábamos mejores resultados”, dice desde su nueva ciudad en una charla vía zoom con LA NACION. “Estamos muy entusiasmados, todos en la misma página, sabiendo cuál es el camino y convencidos de que es por ahí. Con esa mentalidad, las cosas van a llegar.”

El estreno en Newcastle de Tute, que se reencontró con el tucumano Matías Orlando y conformó la pareja de centros, impulsó al equipo del norte a su primera victoria en la liga el viernes (30-15 a Bristol), luego de haber comenzado con tres derrotas. La figura, no obstante, fue el tercer Puma del equipo: el wing Mateo Carreras, autor de dos tries.

“Estaba muy contento en Leicester y mi intención era quedarme, pero por un tema de tope salarial y cupos de extranjeros me dijeron a fin de temporada que no iban a poder contar conmigo”, cuenta. “Ahí apareció Newcastle, que tenía varios jugadores argentinos. Me dijeron que los entrenadores estaban interesados en mí y tomé la decisión de venir acá. Estoy entusiasmo con el nuevo club, tenemos grandes objetivos. No arrancamos la temporada de la mejor manera, pero vamos para adelante.”

-Volvés a jugar con Matías Orlando, con quien jugaste en Pumitas, Jaguares, Pumas... y siempre compitiendo por la nº13...

-Toda nuestra carrera. Desde que tenemos 16 años que jugamos juntos. Nos tocó pelear por puesto a veces, jugar juntos uno de 12 y otro de 13, uno de 13 y otro de wing... todas las combinaciones. Es un placer competir con él, a los dos nos sirve porque ninguno afloja. Nos gusta jugar juntos, nos potenciamos mutuamente, te obliga a no bajar los brazos nunca. Esperamos darle al club lo que pretende de nosotros.

-¿Van a competir por el puesto o van a jugar juntos?

-Como nos lo vendieron, la idea es que juguemos juntos. Él jugó bastante de 12 la temporada pasada y llegado el caso alguno puede jugar de wing. La idea es llevar a la cancha esa experiencia y conexiones que tenemos desde hace tanto tiempo.

-Te toca debutar apenas una semana después de jugar un partido durísimo en Sudáfrica. ¿Cómo estás físicamente después del Rugby Championship?

-El Rugby Championship fue muy duro. Son todos partidos que te exigen al máximo, sumado a que terminé de jugar la final con Leicester y enseguida fui a jugar la ventana de julio contra Escocia. Pero hoy los clubes son los que nos pagan el sueldo, nos debemos a ellos. Esto es trabajo y hay que cumplir. Estamos viendo en qué momento me pueden dar descanso para que sea lo mejor para el club, para el jugador y para los Pumas. Estamos sufriendo por tener el calendario dividido y es difícil encontrar vacaciones.

-¿Qué análisis hacés del último partido?

-Obviamente que sabemos que en los últimos dos partidos la indisciplina hizo que el partido saliera de la forma que salió. Es algo que tenemos que mejorar. Si hacés más de 10 penales no podés competir ante un equipo de este nivel como Sudáfrica. El último hicimos 24 [fueron 22]. Así y todo, en los dos estábamos en partido faltando 10 minutos, eso habla bien de nosotros. Estamos enfocados en que tenemos que seguir trabajando, estamos todos en la misma página. Hay que hacer una autocrítica grande respecto de la indisciplina y seguir construyendo, porque si seguimos por este camino vamos bien.

-¿Cómo se explica esta indisciplina? ¿Cómo se soluciona?

-Un porcentaje es por culpa nuestra. Muchos de los penales fueron evitables. Pero también hay otros forzados por virtud del otro equipo. Puede haber falta de concentración en los penales que se pueden haber evitado. Lo que estamos tratando de hacer es sacar de la ecuación al árbitro, no dejarle una zona gris en la que pueden cobrar o no. Tenemos que seguir trabajando, porque muchos de esos penales y esos errores no se pueden cometer. La ventana de noviembre va a ser más estratégica, con más juego de patadas, así que es algo que tenemos que corregir rápido.

-¿Pensás que los árbitros miden con distinta vara a los Pumas?

-La realidad es que supongo que no. Los árbitros entran a referear, cometen errores… no nos sirve estar buscando excusas. Nosotros tenemos que ver cómo mejorarlo y no dejar que el árbitro entre en la ecuación.

-¿Qué balance hacés de la actuación de los Pumas en el certamen?

-Por la forma en que está el equipo, por cómo estábamos entrenándonos, esperábamos mejores resultados. No es que lo merecíamos, nadie se merece nada. Pero nos quedó un sabor amargo. El primer partido con Australia se nos escapa a nosotros. Los dos partidos con Sudáfrica se nos escapan faltando 10 minutos. Estábamos muy entusiasmados, convencidos de que íbamos por el camino correcto, muy bien con todo el grupo, con el staff, con los entrenadores; todos en la misma página, sabiendo cuál es el camino y convencidos de que es por ahí. Con esa mentalidad, las cosas van a llegar.

-¿Qué les aportó la llegada de Michael Cheika?

-Primero que todos los staffs de Pumas, de Jaguares, todo el sistema de la UAR para todo este grupo de jugadores fueron importantes. Felipe [Contepomi] trajo un plan muy claro y directo de qué quiere y cómo lo quiere. Cada uno sabe cómo hay que hacer las cosas. Michael [Cheika] pone más foco en la cabeza nuestra. Nos hizo dar cuenta de que si queremos, podemos, que tenemos grandes individualidades y una conexión que es diferente al resto de los países. Lo que más nos están dando es confianza.

-Más allá de lo positivo, no quedaste conforme...

-El primer partido con Australia íbamos ganando y nos lo dieron vuelta al final. Después logramos la mayor diferencia contra un equipo del Tier 1-. En la semana previa al partido con los All Blacks sentíamos que íbamos a ganar y ganamos. En el segundo yo tenía en la cabeza que también íbamos a ganar, pero estos seleccionados no te perdonan ninguna y salió el partido así. Lo más importante es la confianza. Antes de cada partido me voy a dormir pensando que vamos a ganar. Otras veces no me pasaba, pensaba “ojalá no se levanten bien”. Ahora siento que depende de nosotros.

-¿Qué esperás para la ventana de noviembre?

-Ahora me tengo que enfocar acá en mi club. Si me pongo a pensar en noviembre voy a errar el foco. Lo único que espero es estar en esa lista. Llegado el caso que me toque estar, van a ser tres partidos muy duros. Inglaterra tiene muchos jugadores muy buenos. Ahora está en un momento de rotación y recambio. Gales va a ser parecido a lo que enfrentamos en julio del año pasado. Con Escocia venimos de jugar ahora.

Matías Moroni en un entrenamiento de los Pumas, seleccionado al que regresó con muy buen desempeño.
Matías Moroni en un entrenamiento de los Pumas, seleccionado al que regresó con muy buen desempeño. - Créditos: @Prensa UAR/Juan J Gasparini

-Hablás de la convocatoria en potencial y suena raro, pero en julio quedaste afuera de la primera convocatoria de Cheika...

-Hoy lo vivo así. Nunca me esperé esa decisión. Hay grandes jugadores y el plantel es mucho más amplio. Uno puede estar haciendo bien las cosas en su club y que no le toque estar. Hay mucha competencia. Hoy disfruto cada cosa que tengo. Parece una declaración de cassette, lo pienso así. Uno nunca sabe cuándo va a ser su último partido en los Pumas. Los Pumas es lo que más disfruto, lo que más quiero. Quiero jugar hasta donde me dé. Disfruto el día a día y trato de ser cada día mejor jugador. Disfrutar porque uno nunca sabe último día. Casi me toca vivirlo en carne propia. Tuve la suerte de que me llamen, lamentablemente por la lesión de Choco [Santiago Chocobares]. Así que no doy nada por sentado.

-¿Cómo lo tomaste en su momento?

-Por suerte había empezado a trabajar con un psicólogo cuando tuve un par de lesiones a mitad de la temporada pasada. Justo estaba negociando la renovación del contrato con Leicester y no me querían renovar a pesar de que estaba jugando todos los partidos, después vino la no convocatoria. Puse el foco en lo que realmente importa, que son la familia, los amigos, el club... Logré encarrilar mi cabeza en las cosas que realmente importan. Me propuse no esperar nada de los otros, sino concentrarme en lo que yo hago. Las cosas se fueron dando: salí campeón con Leicester, jugué todos los partidos de los Pumas. Si uno hace fuerza, las cosas llegan. Si no, igual me puedo ir a dormir tranquilo. Hubiese preferido que fuera diferente, sí. Hubo semanas que no la pasé bien, pero al final dieron sus resultados y me hicieron ver las cosas de otra manera.