U.S. markets open in 1 hour 46 minutes
  • F S&P 500

    4,137.75
    +5.00 (+0.12%)
     
  • F Dow Jones

    33,595.00
    +25.00 (+0.07%)
     
  • F Nasdaq

    14,013.25
    +37.50 (+0.27%)
     
  • RTY=F

    2,231.00
    +6.10 (+0.27%)
     
  • Petróleo

    61.14
    +0.96 (+1.60%)
     
  • Oro

    1,743.50
    -4.10 (-0.23%)
     
  • Plata

    25.41
    -0.02 (-0.08%)
     
  • dólar/euro

    1.1962
    +0.0007 (+0.06%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6230
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    16.67
    -0.24 (-1.42%)
     
  • dólar/libra

    1.3765
    +0.0013 (+0.09%)
     
  • yen/dólar

    108.9010
    -0.1470 (-0.13%)
     
  • BTC-USD

    64,863.10
    +2,267.61 (+3.62%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,398.77
    +104.78 (+8.10%)
     
  • FTSE 100

    6,913.63
    +23.14 (+0.34%)
     
  • Nikkei 225

    29,620.99
    -130.61 (-0.44%)
     

Mauricio Macri, preocupado por las causas que impactan en su familia

Hernán Cappiello
·5  min de lectura

A los jueces de Comodoro Py, en el entorno del expresidente Mauricio Macri, los llaman "los equilibristas". Con la llegada del Frente de Todos al poder, algunas decisiones de la Justicia son leídas por la política como mensajes de inusual dureza contra el Gobierno y, en cambio, el avance de las causas que complican a la gestión anterior se ven como ataques que buscan destruir a la oposición.

"Es la guerra", señalan en Pro, y advierten que todos los fallos deben ser leídos bajo esa lógica. No hay cuestiones de derecho en juego sino una intencionalidad política, interpretan en el corazón de Cambiemos.

Lázaro Báez, frente a un panorama judicial aún más complejo

Por esa razón es que Mauricio Macri está preocupado por esos expedientes, en particular los que tienen en la mira a su familia y a él mismo. Sus allegados señalan que sigue en detalle esos casos y que lo mantienen informado de sus derivaciones.

Una de las causas de sus desvelos es la del Correo. No porque lo afecte individualmente, sino porque los accionistas son sus hermanos y sus hijos, a quienes les cedió sus acciones. Su familia está preocupada: dicen que la irrupción de Macri en la política no solo los perjudicó económicamente, sino que ahora los dejó vulnerables a las causas judiciales. Estos problemas hacen mella en la salud de los hermanos del expresidente.

El caso del Correo se reactivó la semana pasada, cuando el juez Ariel Lijo recibió un trabajo realizado por la Dirección de Asistencia Judicial y Delitos Complejos que depende de la Corte Suprema de Justicia (Dajudeco) y busca determinar si hubo una aceptación de una oferta abusiva, que es lo que para el juez podría constituir delito.

El presidente del Correo Argentino SA, Jaime Cibils Robirosa, y el abogado de la compañía, Jaime Leonardo Kleidermacher, presentaron un escrito ante el juez Lijo en el que le pidieron ser sobreseídos, archivar el caso y eventualmente realizar un peritaje contable. Señalaron que ese informe concluye que una propuesta de pago como la que hizo la firma, de 290 millones de pesos, "nunca es abusiva",

Y entendieron que los cálculos en los que se basa aplican una tasa extraña al mecanismo de concursos y que el crédito verificado es de 290 millones de pesos, sin reajustes, como prevén las normas de concursos. Pero la fiscal Gabriela Boquín calculó que con los intereses la deuda ascienden a 70.000 millones de pesos, por lo que hizo una denuncia penal que derivó en el expediente de Lijo.

Les preocupa además la causa comercial y el trámite que tuvo en la Justicia, al que consideran sinuoso y al compás de los tiempos políticos. La única manera es exponer a estos jueces, señalan en el macrismo, y destacan la indignación del expresidente con Boquín, de quien dijo que actuó con una vara para evaluar el caso del Correo y una distinta en la causa de la quiebra de Cristóbal López.

En el entorno de Macri analizan otra causa: la del espionaje ilegal que tienen procesados a su amigo Gustavo Arribas y a Silvia Majdalani, a quienes designó al frente de la Agencia Federal de Inteligencia, acusados de ordenar seguir a periodistas, políticos de su propia tropa y del kirchnerismo, incluida Cristina Kirchner. Cerca del expresidente afirman que Macri no tenía necesidad de mandar a espiar a sus aliados y, en cambio, creen en que los espías acusados montaron una "pyme" que reunía información y la vendía al mejor postor.

Macri, que alquiló una casona en Acasusso, desde donde tiene vista al río, repasa con sus colaboradores más cercanos y abogados este expediente. Ante ellos, repite que el está en estado de "match point". Sus allegados dicen que usa esa figura dramática para señalar que, según de qué lado del fleje pique la pelota, se puede definir el partido de la Argentina hacia su salvación o su caída. También observa con alarma las críticas que hace Alberto Fernández a la Justicia, como las de esta semana desde México.

El escándalo de las vacunas VIP, señalan en el corazón de Juntos por el Cambio, sublevó a la ciudadanía y terminó con cohesionar al frente. Al punto que en el último Zoom partidario de la semana pasada no hubo lugar para las "palomas", como definen al sector dialoguista que se referencia en Horacio Rodríguez Larreta. Según señalaron, todos se alinearon en dar una respuesta dura, con la conferencia de prensa que dieron los líderes de los partidos de la coalición.

Un asesor de Joe Biden pone un ojo en Buenos Aires: ¿Qué puede enseñarle un votante de Alabama a la Argentina?

El "enemigo" para el núcleo más duro del macrismo no es Alberto Fernández, a quien ya el expresidente no le tiene confianza, sobre todo después de que el jefe de Estado difundiera parte de la conversación -con falsedades, según los allegados de Macri- que ambos tuvieron en marzo pasado, antes de disponer la cuarentena.

Quien en realidad les preocupa es Cristina Kirchner, a quien ven detrás de cada embestida, sobre todo en el plano judicial, donde acumula sus propios problemas. Se imaginan a la vicepresidenta amedrentando a los empresarios y con intenciones de "romper el sistema", alterar la regla de juego de la democracia para acorralar a la clase media, hacerse firme en los sectores populares y enquistarse en el poder. Contra esa idea oponen la movilización del núcleo duro de sus votantes, que pretenden volver a convencer en las elecciones de octubre.