U.S. markets closed

La mexicana que lidera una compañía de 6,000 mdd en Silicon Valley

Claudia Cerezo

Todavía no cumplía los 30 años de edad cuando la mexicana Jimena lideró el proceso de salida a Bolsa de OkCupid, una de las marcas del operador de sitios web para citas en línea Match Group, con sede en Dallas, Texas. Entre las marcas del grupo más conocidas se encuentra Tinder y Match.

En su debut en la Bolsa de Nueva York, Match Group recaudó 400 millones de dólares, a un precio de 12 dólares por acción. Con este hecho, la compañía alcanzó un valor cercano a los 2,900 millones de dólares (mdd).

Hoy Jimena es vicepresidenta de Expansión Global en Intuit, una empresa de Silicon Valley con 9,000 empleados e ingresos anuales por 6,000 mdd. También se desempeña como CEO y presidenta de Intuit Payments, subsidiaria que supervisa las transferencias de dinero para todos los productos y servicios de la compañía.

Con oficinas centrales en Mountain View, California, Intuit desarrolla software financiero, contable y de preparación de impuestos para personas, contadores y pequeñas empresas. Está listada en el lugar 482 de las Fortune 500 y cotiza en bolsa desde 1993.

Artículos relacionados:

Jimena Almendares es vicepresidenta de Expansión Global en Intuit, una empresa de Silicon Valley con 9,000 empleados e ingresos anuales por 6,000 millones de dólares. Foto: Arturo Aguirre

Una carrera en zigzag

Gracias a su trabajo en el mundo de la tecnología, Jimena ha logrado entrar al círculo de los ejecutivos tecnológicos más innovadores de Silicon Valley, y también es la única mexicana en codearse con el selecto grupo de mujeres directivas –todas estadounidenses– del Fortune Most Powerful Women, durante su conferencia anual. “Es un privilegio participar en este espacio y representar a México y a las mujeres latinas”, dice en entrevista.

Pero llegar a la meca tecnológica del mundo no fue fácil. “Estar en Silicon Valley ahora no es difícil, pero llegar sí lo fue”, confiesa. Tuvieron que pasar 10 años para que Jimena pudiera llegar a la Bahía de San Francisco. “El camino ha sido largo y difícil. No ha sido una línea recta. Las carreras profesionales son como un zigzag. Tienes idea de por dónde ir, pero es la vida la que te pone en un escalón y te prepara para el que sigue. Lo que una tiene que hacer es captar las oportunidades para continuar desarrollándose y subir al siguiente peldaño”.

Jimena lleva 20 años en el mercado de tecnología –10 en Silicon Valley–, pero estudió Relaciones Internacionales en el ITAM y luego hizo una maestría en Francia. Pensó que sería diplomática, pero como le gustaban los negocios se enfocó en el comercio internacional. Entonces viajó a Alemania para unirse a la empresa de logística DB Schenker, donde estuvo tres años.

Jimena Almendares, que lleva 20 años en el mercado de tecnología, estudió Relaciones Internacionales en el ITAM y luego hizo una maestría en Francia. Foto: Arturo Aguirre

Dejó el comercio internacional en busca de funciones más estratégicas, así que regresó a París y entró a una de las empresas de consultoría más importantes de Francia: Capgemini. Ahí participó en varios proyectos internacionales relacionados con la tecnología. “Trabajé con Nokia y con otras empresas de semiconductores y electrónica. Me di cuenta de que la tecnología era la industria que más me gustaba y comencé a idear la forma de que me emplearan en Estados Unidos. Entonces apliqué al MIT (Massachusetts Institute of Technology) para estudiar un MBA y me aceptaron”.

En Estados Unidos, su primer trabajo fue como practicante de ventas y operaciones en línea para Facebook. Jimena formó parte de la primera generación de MBA que entraron como practicantes a la compañía de Mark Zuckerberg. Luego trabajó para Eventbrite, sitio web de gestión de eventos y venta de entradas, y Zynga, la empresa que desarrolló los videojuegos sociales en línea FarmVille y CityVille. “Ahí tuve mi primera oferta pública inicial, lo que después me permitió formar parte del equipo directivo de Meetup, plataforma de redes sociales que permite a sus miembros reunirse en la vida real a través de grupos con intereses comunes.”

Antes de incorporarse a Intuit y luego de colaborar en Meetup, fue directora de producto en OkCupid, donde lideró la salida a Bolsa de la compañía.

Confianza en una misma

Jimena ha pasado la mitad de su vida en el extranjero. Ha vivido en ocho países, trabajado en 16 y viajado a 44. Habla cinco idiomas. Antes de ocupar la vicepresidencia de Expansión Global en Intuit, lideró el área de pagos de la compañía, un negocio de medio millón de dólares anuales con 500 personas a su cargo. A finales de marzo de este año, Jimena fue reconocida por el Silicon Valley Business Journal con el Premio de Liderazgo Empresarial Latino 2019.

¿Cuál ha sido la mejor arma de Jimena para alcanzar estos logros? “La confianza, el apoyo de mi familia y el ejemplo de mi mamá, una mujer fuerte, emprendedora de un negocio en comercio internacional. El ambiente familiar influye mucho en la confianza que uno tiene de sí mismo. De niña, mis padres siempre me apoyaron en todas las actividades que me interesaron: pintura, karate, patinaje… Nunca me dijeron: ‘No’”.

Recuerda que su padre la ayudaba a investigar y a escribir sus notas cuando era reportera en Notichicos, un noticiero infantil que se transmitía por Canal 11. “Yo tenía 10 años de edad. Tuve que vencer el miedo y aprender a tener confianza en mí misma para pararme frente a la cámara y entrevistar gente. Eso me fue dando tablas para hacer más cosas después, como ganar tres veces el campeonato nacional de patinaje sobre hielo”.

Jimena Almendares ha pasado la mitad de su vida en el extranjero. Ha vivido en ocho países, trabajado en 16 y viajado a 44. Foto: Arturo Aguirre.

Luego vino un escalón más grande: conseguir una beca para estudiar en Francia. “Soy una convencida de que hay que subir un escalón a la vez. Las cosas chiquititas, como mi paso por el patinaje o como reportera infantil, son las que me fueron dando confianza para subir al siguiente escalón”.

Jimena es la única ejecutiva latina en Intuit y promotora del grupo Latinos Connect @ Intuit, una de las 11 redes de empleados de la compañía. “Ahora tengo mucha más confianza en mí misma, tanto para trabajar en Silicon Valley como para opinar, aunque esté sentada en una mesa de hombres. Las mujeres tenemos que ser nuestros propios abogados, hablar de nuestros logros, levantar la mano y ser explícitas. Tenemos que decir lo que queremos. Las mexicanas somos luchonas y fuertes, con una capacidad innata para ser emprendedoras. El secreto está en confiar en nosotras mismas y buscar apoyos, porque no podemos poner todo sobre nuestros hombros. Y claro, en ir aprovechando las oportunidades para subir al siguiente peldaño. Las carreras son viajes para toda la vida”.