U.S. markets open in 8 hours 21 minutes
  • F S&P 500

    3,974.75
    +9.00 (+0.23%)
     
  • F Dow Jones

    33,850.00
    +47.00 (+0.14%)
     
  • F Nasdaq

    11,683.25
    +37.75 (+0.32%)
     
  • RTY=F

    1,822.30
    +2.60 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    71.95
    +0.49 (+0.69%)
     
  • Oro

    1,807.50
    +6.00 (+0.33%)
     
  • Plata

    23.43
    +0.19 (+0.81%)
     
  • dólar/euro

    1.0579
    +0.0019 (+0.18%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4910
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.29
    -0.39 (-1.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2263
    +0.0025 (+0.20%)
     
  • yen/dólar

    136.1150
    -0.5150 (-0.38%)
     
  • BTC-USD

    17,215.61
    +403.51 (+2.40%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.91
    +11.22 (+2.84%)
     
  • FTSE 100

    7,472.17
    -17.02 (-0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,936.24
    +361.81 (+1.31%)
     

Milla: "Prefiero ganar feo a perder bonito"

Getafe (Madrid), 7 oct (EFE).- Luis Milla Manzanares (Majadahonda, 7/10/1994, 28 años), no ha empezado con buen pie su aventura en el Getafe. Una lesión le impidió participar en las cinco primeras jornadas. Su estreno, en Pamplona ante Osasuna, fue amargo por culpa de una expulsión inesperada. Ahora, tras cumplir un partido de sanción, podría tendrá un hueco en el centro del campo de su equipo para enfrentarse al Real Madrid.

Milla analizó en una entrevista con EFE el choque ante los hombres de Carlo Ancelotti y destacó la figura de Luka Modric, un espejo en el que mirarse para el medio del Getafe. Además, repasó su filosofía futbolística y dejó claro que más que un artista es un jugador polivalente capaz de arremangarse cuando es necesario. Y, sobre todo, en pleno debate sobre la necesidad de jugar bien para alcanzar la victoria, reconoció que prefiere "ganar feo a perder bonito".

Pregunta: ¿Cómo se encuentra anímicamente después de seis jornadas casi sin jugar por una lesión y después expulsado en su debut?

Respuesta: Ha sido un verano complicado por cómo se dio todo. Llegué al equipo que apostó por mí. Luego tuve una lesión que se alargó un poquito más y, cuando estaba medio bien, me expulsaron... Prefiero pensar en hoy. Tengo la sensación de que llevo dos semanas encontrándome otra vez bien físicamente, en plenas condiciones y con la sensación de estar al cien por cien para estar disponible para el equipo. Es lo que quiero y llevo esperando un tiempo.

P: ¿Se frustró mucho después de su expulsión en Pamplona?

R: Expulsar a un jugador por algo así... Tiene que pasar algo más para sacar a un jugador del terreno de juego. Y más cómo estaba el resultado y el momento del partido que era. Pero fue la decisión del árbitro. También tengo que pensar que en esa jugada tuve que frenarme un poquito. El ímpetu y las ganas de ayudar me jugaron una mala pasada. Ahora, a pensar en hoy. Vuelvo a estar positivo, contento y me siento futbolista.

P: Debutó en Primera con el Granada con gol ante el Athletic. En el Getafe su debut fue amargo. De todas maneras, su primer partido en la elite llegó con casi 26 años, tal vez muy tarde. ¿En algún momento llegó a pensar en la toalla?

R: Tuve la sensación de que llegué tarde. Pero llegué dando los pasos que tenía que dar y con la madurez que tenía que tener. También, en el momento en el que los clubes pensaron que tenía que llegar. Me costó mucho, tuve una lesión importante en el Guijuelo (2015/16). Pero he dado los pasos que tenía que dar y me han hecho ser el jugador que soy ahora. Estoy orgulloso de la carrera que he tenido. Al final, quizá tuve un crecimiento un poco tardío; y esa lesión, en el segundo año de amateur, me frenó mucho. Luego, el Alcorcón rescindió mi contrato y me tuve que buscar la vida. Gracias a la gente que confió en mí o al Fuenlabrada, me hicieron crecer y de ahí año a año. Di un cambio a profesional y a entrenar para dedicarme a esto.

P: ¿Le ha faltado la suerte que tuvieron antes otros muchos?

R: Miro atrás y me siento muy orgulloso de todos los pasos que he dado. Hay jugadores que llevan jugando toda la vida, desde los 17 años. Nombres como Bojan, Muniain... jugadores que salen muy pronto y hay otros que salen más tarde. Yo tengo una carrera larga por delante y me voy a cuidar para alargar esto lo máximo posible. Es mi pasión. Está claro que he llegado tarde pero en el momento adecuado.

P: Tiene un estilo diferente a los mediocentros que hay en el Getafe desde hace años. Nombres como Arambarri o Maksimovic son más rocosos que artistas. ¿Cuándo le llamaron para venir al Getafe no pensó que su estilo no iba mucho con el suyo? Gonzalo Villar, con un perfil más parecido, apenas jugó el año pasado.

R: Tuve la sensación desde un inicio que el club, en general, en todos los estamentos, desde la dirección deportiva, el míster y el presidente, querían que yo estuviera aquí. Que todos tengan la misma opinión es importante. Conozco al entrenador (Quique Sánchez Flores) desde hace mucho tiempo y siempre lo he dicho: con los años he ido completándome como jugador. Nunca me he encorsetado en un estilo. No creo que eso sea bueno para un jugador. Lo importante para un jugador es que se sepa adaptar a un estilo de juego, a cualquier momento del partido. Un equipo de Primera, a no ser que sea uno de los grandes, no es capaz de dominar 90 minutos. Te tienes que adaptar a momentos en los que tienes que sufrir. Me considero un jugador preparado para eso, para ayudar a un equipo tanto ofensiva como defensivamente.

P: ¿En equipos como el Getafe es más difícil que el artista tenga más hueco?

R: No me considero un artista. Me gusta estar en contacto con el balón y ser protagonista. Pero también me gusta defender y defenderme cuando el resultado está a favor. Hay que esperar el momento del partido. En algunos hay que remontar y lo más importante es adaptarse.

P: Siempre ha nombrado como sus maestros a Juan Sabas (en su etapa en el San Sebastián de los Reyes), a Antonio Calderón (Fuenlabrada) o a Pedro Calvo (su entrenador en el Majadahonda). Aparte de ellos... ¿su verdadero maestro ha estado en casa?

R: Sí, al final, la relación que he tenido con mi padre (Luis Milla, exjugador del Real Madrid, Barcelona y Valencia) ha sido muy sana. Hablas con los padres de futbolistas de las canteras y a veces no ayudan. He tenido la suerte de tener un padre que me ha ayudado siempre y que nunca me ha metido presión. Siempre me ha dejado llevar mi camino. Me ha puesto siempre los pies en el suelo. Ha sido de gran ayuda. Los entrenadores que he tenido, también me han ayudado mucho. Esta gente me encontró en momentos difíciles de mi vida y vieron en mí algo que otros no veían. He tenido muchísimos entrenadores y me llevo lo mejor de ellos.

P: Cuando su padre se retiró en 2002, tenía siete años. ¿Tiene algún recuerdo de verle jugar o todo lo que tiene son memorias de vídeos?

R: Poca cosa de lo que pude ver. Soy más consciente de lo que me han contado. Pero el partido que más recuerdo es la final de la Copa del Rey en la Cartuja contra el Atlético por los goles de Piojo y Mendieta (el Valencia ganó 0-3 en 1999). Es el partido que más recuerdo haberle visto. Y luego, por lo que dice la gente. En eso sí he tenido una gran percepción de lo que fue mi padre y fue un gran jugador.

P: Su padre estuvo en el Barcelona, el Real Madrid y el Valencia. ¿Qué color se respiraba por casa? ¿Blanco o azul y rojo?

R: Hemos estado en tantos sitios... Yo he estado en muchas canteras y he vivido los equipos de cerca. En cada equipo que estaba me emocionaba y creía en ese equipo. No hemos tenido la sensación de tener un equipo de corazón. Me gusta mucho Messi de toda la vida, el del Barcelona, pero nunca he sido de un equipo de corazón. Mi padre tampoco. Él, de pequeño, quizá más del Valencia porque vivía en Teruel. Pero somos más de fútbol.

P: ¿Su padre un hombre de batallitas?

R: Yo creo que con los años se va haciendo más batallitas, pero la verdad que no mucho. Él además se tiene que modernizar porque entrena. Pero poca cosa.

P: Ahora su próximo reto es el Real Madrid, que llega al Coliseum después de empatar ante Osasuna... ¿Un Real Madrid herido es peor?

R: No lo sabemos bien. Si vienen de ganar, vienen con la ola buena. Y si vienen de perder, vienen heridos y necesitan ganar. Son peligrosos en cualquier momento.

P: Sin Casemiro, ¿qué ha ganado y qué ha perdido el Real Madrid?

R: Con la jerarquía de Casemiro, con su sensación de poderío y cuando estaba bien y concentrado, el Madrid era un equipo diferente. Pero creo que han firmado a un gran jugador (Aurélien Tchouaméni) y ya tenían bastantes en esa posición. Siguen jugando parecido con Camavinga, Tchouaméni o con quien toque.

P: Con Modric, se ha enfrentado en una ocasión... ¿Es el jugador que más le ha impresionado en el terreno de juego?

R: Me han impresionado muchos. Canales, Iago Aspas, Messi... Pero es verdad que Modric es una maravilla. Lo que ha conseguido con los años que tiene y aún sigue. No frena. Sigue queriendo ganar y dice mucho de un jugador que ha ganado tanto. Es un espejo en el que mirarse. Es de admirar la carrera que está teniendo.

P: ¿En qué nota la diferencia en un terreno de juego cuando le viene un jugador de estos?

R: Físicamente están muy preparados. Y técnicamente son los mejores. Marcan diferencias. No solo en Liga, también en Champions, cada tres días. Tenemos que estar concentrados cada minuto. No vale ochenta, en diez te pueden penalizar. Hay que creer de verdad que podemos hacerles daño.

P: Parece que últimamente, el Real Madrid, cuando gana, siempre tiene un "pero". El último lo puso encima de la mesa Xavi Hernández, que dijo que la Liga de Campeones no siempre la gana el mejor. ¿Se menosprecia al Real Madrid?

R: No creo. Llevan una trayectoria en los últimos años a la que se le puede poner pocas pegas. Que ganen tantas 'Champions' no es casualidad. Eso tiene que ver con su gen competitivo. Muchas veces, quizá, con el fútbol no les da, pero con otras cosas, con querer y creer hasta el final, lo consiguen. Eso dice mucho de un equipo. Hay jugadores que llevan mucho tiempo ganando y siguen queriendo ganar. Es un equipo espectacular.

P: ¿En el fútbol es más importante ganar que el cómo se gana?

R: El fútbol es muy resultadista. Mirar cómo se ha dado el resultado después de un partido es fácil. Lo difícil es estar aquí y plantear el partido y pensar en lo que va a pasar. Pero ahora mismo hay que ganar. Da igual cómo. Cada forma de ganar es lícita y cada equipo cree en una forma. No hay que faltar al respeto a ninguna de las formas. Y hay que pelear con tus armas.

P: A veces, en la memoria queda más el perdedor que el ganador... Por ejemplo, los Países Bajos de Johan Cruyff, que fue segundo en los Mundiales de Alemania 1974 y Argentina 1978.

R: En determinados momentos, la memoria se queda con los equipos que juegan mejor. Pero la realidad es que los títulos se los llevan otros. Hay equipos que han jugado bien y te quedas con aquellas maravillas.

P: ¿Prefiere ganar feo o perder bonito?

R: Yo, ganar feo. En este mundo te juegas mucho. La Liga está muy igualada y cuesta conseguir puntos. Luego vienen los nervios y lo viví el año pasado en Granada (perdió la categoría). Y es una situación que no se la desearía a nadie.

P: Al Real Madrid, hay que ganarle como sea...

R: Hay muchas formas de plantarles cara, pero, sobre todo, hay que estar convencido de lo que haces y seguir el plan de lo que establezcas. Y cuidar los detalles, máxima concentración los noventa minutos para ganar este tipo de partidos.

P: ¿Está feliz en el Getafe?

R: Me falta unirme al grupo y sentirme importante para ayudar al equipo. Que el cuerpo técnico me pueda utilizar, que mis compañeros sepan que estoy con ellos y eso es lo que busco y estoy encontrando ahora.

Juan José Lahuerta

(c) Agencia EFE