Anuncios

Moderna modera la previsión de ventas de la vacuna de COVID para 2023

FOTO DE ARCHIVO: Un vial y una jeringa se ven delante de un logo de Moderna en esta ilustración

2 nov (Reuters) - Moderna dijo el jueves que esperaba unos ingresos en 2023 de al menos 6.000 millones de dólares, moderando su previsión para reflejar una menor demanda de vacunas de COVID-19, pero añadió que volvería a crecer en ventas en 2025 y alcanzaría el punto de equilibrio al año siguiente.

La empresa registró unas ventas en el tercer trimestre de 1.800 millones de dólares, por encima de las estimaciones de los analistas, que las situaban en 1.320 millones, según datos de LSEG. La vacuna COVID-19 de Moderna es su único producto comercializado.

Unos 900 millones de dólares de sus ingresos trimestrales procedieron de EEUU y 800 millones de las ventas internacionales.

Moderna señaló que la previsión de ingresos de 6.000 millones de dólares para 2023 se basa en la expectativa de que se administrarían al menos 50 millones de vacunas COVID-19 en Estados Unidos. Esta previsión se situaba en el extremo inferior de la anterior, de entre 6.000 y 8.000 millones de dólares.

Las acciones de la empresa bajaron casi un 1% en las agitadas operaciones previas a la comercialización.

Hasta el momento, más de 15 millones de personas en EEUU han recibido una inyección de COVID-19 actualizada, incluida la vacuna rival de Pfizer, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos, en comparación con alrededor de 23 millones para esta fecha en la campaña del año pasado, que comenzó 10 días antes.

La empresa, con sede en Cambridge (Massachusetts), dijo que esperaba obtener unos ingresos de 4.000 millones de dólares el año próximo por las ventas de su vacuna de COVID-19, denominada Spikevax, y de su vacuna contra el virus respiratorio sincitial (VRS), que aún no está aprobada pero cuyo lanzamiento está previsto para 2024 a partir de los datos positivos de un ensayo en fase avanzada.

Los analistas estiman en más de 100 millones de dólares las ventas de cada una de las nuevas vacunas de Moderna contra el VRS y la gripe, que también está aún por aprobar, en 2024, según datos de LSEG.

Las expectativas de crecimiento de las ventas de Moderna para 2025 se basan en los ingresos previstos de esas vacunas, así como de su próxima vacuna combinada COVID-gripe, dijo el director financiero Jamey Mock en una entrevista.

"Creemos que 2024 es el punto más bajo, y hemos presentado algunas de las piezas para ello. En 2025 lanzaremos dos o tres productos nuevos, y en 2024 tendremos la vacuna contra el VRS, y a partir de ahí seguiremos creciendo", afirmó.

El fabricante de vacunas dijo que también había mejorado el coste futuro de las ventas mediante la reducción de su capacidad de fabricación externa, pero que la reestructuración contribuyó a una pérdida neta en el tercer trimestre de 3.600 millones de dólares, impulsada principalmente por cargos no monetarios de 3.100 millones de dólares relacionados con la reducción de tamaño y las provisiones de valoración fiscal.

La cuota de mercado de Spikevax en EEUU aumentó hasta el 45% desde el 36% en 2022, según Moderna.

Wall Street se ha mostrado escéptico sobre la aceptación general de las vacunas COVID-19 este otoño y sobre la capacidad de Moderna para alcanzar su previsión mínima de ventas de 2.000 millones de dólares para el mercado comercial, dijo el analista de Jefferies Michael Yee en una nota reciente.

Yee señaló que esperaba que el número de vacunas COVID administradas en EEUU se situara entre 35 y 40 millones, en lugar del mínimo de 50 millones de dosis previsto por Moderna.