U.S. markets open in 31 minutes
  • F S&P 500

    4,553.25
    +15.75 (+0.35%)
     
  • F Dow Jones

    34,791.00
    +225.00 (+0.65%)
     
  • F Nasdaq

    15,689.25
    -28.50 (-0.18%)
     
  • RTY=F

    2,176.20
    +16.90 (+0.78%)
     
  • Petróleo

    68.27
    +2.01 (+3.03%)
     
  • Oro

    1,781.10
    -2.80 (-0.16%)
     
  • Plata

    22.33
    -0.16 (-0.69%)
     
  • dólar/euro

    1.1298
    -0.0019 (-0.17%)
     
  • Bono a 10 años

    1.3770
    +0.0340 (+2.53%)
     
  • Volatilidad

    29.37
    +1.42 (+5.08%)
     
  • dólar/libra

    1.3265
    +0.0030 (+0.23%)
     
  • yen/dólar

    113.2150
    +0.4150 (+0.37%)
     
  • BTC-USD

    48,323.98
    -1,058.87 (-2.14%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,235.39
    -206.37 (-14.31%)
     
  • FTSE 100

    7,202.93
    +80.61 (+1.13%)
     
  • Nikkei 225

    27,927.37
    -102.20 (-0.36%)
     

El mundo necesita con urgencia adoptar cultivos transgénicos

·3  min de lectura

(Bloomberg) -- Un mundo sin suficiente comida está a la vuelta de la esquina y solo se puede evitar si los humanos olvidan sus reparos frente a comer cultivos modificados genéticamente.

Eso es lo que indica Federico Trucco, director ejecutivo de Bioceres Crop Solutions Corp., una compañía que literalmente está tratando de poner el pan sobre la mesa con la controvertida tecnología.

Bioceres está intentando tener éxito donde ninguna otra compañía lo ha hecho antes vendiendo trigo genéticamente modificado. Si bien la gran mayoría de los cultivos de soja y maíz del mundo ya son organismos genéticamente modificados (OGM) estos se utilizan para alimentar al ganado. El trigo biotecnológico, por otro lado, sería consumido directamente por los humanos en pan y pasta, algo que los consumidores y los reguladores han rechazado rotundamente en el pasado. Actualmente, solo Argentina, donde tiene su sede Bioceres, ha aprobado un trigo transgénico.

La advertencia maltusiana de Trucco sobre la futura escasez de alimentos se produce a medida que los líderes mundiales se reúnen para volver a comprometerse con objetivos de emisiones en un momento en que el cambio climático está diezmando cosechas, y un aumento en los precios de los alimentos está forzando a más personas para pasar hambre.

“Va a llegar a un punto en que se vuelva exponencial y de repente necesitemos cambiar las cosas ayer”, dijo Trucco, en una entrevista. “Y yo siento que se acerca bastante pronto. No estamos hablando más allá de cinco años”.

Otras compañías, incluida Monsanto Co. antes de su fusión con Bayer AG, revirtieron sus avances en torno al trigo transgénico debido a una fuerte reacción negativa, y Bioceres todavía está nadando contra una marea de reguladores vacilantes y consumidores asustados.

Sin embargo, en cuestión de semanas, los reguladores de Brasil, un importante importador, podrían marcar un hito cuando se reúnan el próximo mes. Si Brasil aprueba el trigo de Bioceres, la compañía podría comenzar a vender en su primer mercado.

Trucco, descendiente de agricultores italianos inmigrantes con un doctorado en ciencias de los cultivos de la Universidad de Illinois, describió la tarea de lograr que el trigo transgénico sea aceptado como “monumental”.

Durante casi dos décadas, Bioceres, que cotiza en Nueva York y tiene su sede en Rosario, una ciudad fluvial que es el centro de exportación de cultivos de Argentina, ha estado desarrollando trigo y soja modificados genéticamente para resistir las sequías que son cada vez más frecuentes desde América hasta Australasia. También está invirtiendo en una compañía que inserta genes animales en las plantas para aumentar el contenido de proteínas, una apuesta en el creciente mercado de sustitutos de carnes.

Una nueva generación de cultivos transgénicos resistentes a la sequía ayudaría a poner un piso a los precios y a mitigar la volatilidad de los últimos meses, dijo Trucco.

Bioceres ya está en conversaciones para convencer a los molineros y fabricantes de alimentos en Brasil de usar su cepa de trigo genéticamente modificado, ya que también busca autorización en otros rincones del mundo, incluido Estados Unidos y Australia y Asia, que se han visto golpeados por sequías.

“Si podemos consolidar nuestra posición en Latinoamérica y luego persuadir a los clientes de otras regiones para que se unan a la búsqueda monumental, podemos tener un enfoque por etapas para que esto sea una realidad”, dijo Trucco.

Bono sostenible

Bioceres se está preparando para vender hasta US$200 millones en bonos vinculados a la sostenibilidad que pagarían cupones vinculados a la captura de carbono en las granjas. Debido a que los cultivos de Bioceres continúan fotosintetizando en climas más secos, en teoría absorben entre 6% y 7% más dióxido de carbono que otras plantas.

“Hemos tenido una muy buena recepción” de los inversionistas, dijo Trucco. “Hay interés en tratar de entender cómo los OGM pueden ayudar al cambio climático”.

Nota Original:The World Is Too Dry and Hungry to Snub GM Crops, Tech CEO Says

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2021 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.