U.S. markets close in 6 hours 22 minutes
  • S&P 500

    4,008.52
    -17.60 (-0.44%)
     
  • Dow Jones

    34,264.03
    -83.00 (-0.24%)
     
  • Nasdaq

    11,192.36
    -33.99 (-0.30%)
     
  • Russell 2000

    1,869.19
    +5.67 (+0.30%)
     
  • Petróleo

    74.42
    -1.86 (-2.44%)
     
  • Oro

    1,749.90
    -4.10 (-0.23%)
     
  • Plata

    21.39
    -0.05 (-0.21%)
     
  • dólar/euro

    1.0446
    +0.0041 (+0.40%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6900
    -0.0010 (-0.03%)
     
  • dólar/libra

    1.2058
    -0.0033 (-0.27%)
     
  • yen/dólar

    138.4160
    -0.6840 (-0.49%)
     
  • BTC-USD

    16,238.87
    -312.53 (-1.89%)
     
  • CMC Crypto 200

    380.85
    +0.56 (+0.15%)
     
  • FTSE 100

    7,454.93
    -31.74 (-0.42%)
     
  • Nikkei 225

    28,162.83
    -120.20 (-0.42%)
     

Mientras el mundo observa, Irán lucha por generar un cambio con sus furiosas protestas contra el gobierno

Mientras el mundo observa, Irán lucha por generar un cambio con sus furiosas protestas contra el gobierno

Estamos siendo testigos de algunas de las protestas contra el gobierno más dramáticas en los 43 años de historia de la República Islámica de Irán, con disturbios en grandes ciudades, pueblos pequeños, en todo el espectro social, y desde la etnia kurda hasta la persa y la azerí.

Las protestas callejeras han provocado la muerte de al menos 26 personas durante la última semana, anunció el viernes la televisión estatal iraní después de que se produjera un séptimo día de enfrentamientos callejeros entre los manifestantes y la policía durante la noche.

Pero a pesar de la furia de los manifestantes, los analistas y diplomáticos dudan que el estallido de disturbios políticos desorganizados y sin líderes pueda conducir al derrocamiento del régimen, o incluso a un cambio significativo dentro de los rígidos sistemas de control coercitivo de múltiples capas de Irán.

“Deberíamos dejar de lado todas las ilusiones de que la República Islámica está a punto de colapsar”, dijo Hamidreza Azizi, un experto en Irán del Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad, un centro de estudios en Berlín. “El sistema político tiene mucha capacidad en cuanto a los medios de represión a los que aún no ha recurrido”.

“Pero durante bastante tiempo nos hemos centrado erróneamente en la entidad política exacta que puede o no salir de este o aquel proceso”.

“Por ahora, la protesta en sí misma y el destino de la sociedad son más importantes que la naturaleza del siguiente sistema político”.

Sin embargo, los analistas detectaron diferentes dimensiones sobre la última ola de inestabilidad política que podría moldear a Irán durante los próximos años y tal vez cambiar los cálculos de los líderes occidentales que, a pesar de su aborrecimiento por el régimen iraní, buscan restaurar un acuerdo nuclear con Teherán y posiblemente aprovechar los vastos recursos energéticos de Irán para aliviar los precios mundiales del petróleo y el gas.

Incluso los escépticos advierten que en Irán podría pasar cualquier cosa. Hace unos 45 años, pocos pensaban que las protestas callejeras por un artículo periodístico que enfureció a los estudiantes de seminario en la ciudad santuario de Qom conducirían meses después al colapso de la monarquía iraní y al establecimiento de un régimen teocrático.

Las protestas de este mes fueron provocadas por la muerte el 16 de septiembre de Mahsa Amini, de 22 años. La notoria unidad paramilitar que hace cumplir los códigos de vestimenta islámicos detuvo a la joven el 13 de septiembre en Teherán y cayó en coma mientras estaba bajo custodia en circunstancias aún poco claras.

Un coche de policía volcado en llamas en Bojnurd, Irán (Reuters)
Un coche de policía volcado en llamas en Bojnurd, Irán (Reuters)

A diferencia de protestas anteriores basadas en agravios económicos o políticos específicos, esta ola fue provocada por una reacción pública profundamente emotiva ante la muerte de Amini, de etnia kurda, cuya familia ha denunciado que sus captores abusaron físicamente de ella.

Las feroces y violentas protestas han llevado a las calles a personas de todos los géneros, políticas, economías y etnias de Irán. Se han unido en una muestra sin precedentes de unidad y rabia colectiva contra las fuerzas de seguridad y los símbolos del poder estatal, como las comisarías, los cuarteles generales de los grupos paramilitares y las demostraciones de propaganda pública.

“Estas protestas son distintas a las anteriores”, dijo Mahdi Ghodsi, especialista en Irán del Instituto de Estudios Económicos Internacionales de Viena. “Todavía no hay un líder, pero los líderes surgirán. Este es un proceso que tardará más tiempo”.

No es una situación nueva para Irán.

En 2009, tras la disputada reelección del populista de línea dura Mahmoud Ahmadinejad como presidente, cientos de miles de iraníes salieron a las calles a protestar, lo que desencadenó meses de inestabilidad política y represión. Desde 2018, Irán ha sido objeto de numerosos brotes de protestas políticas por las frustraciones económicas.

Ambas rondas de protesta alteraron los cálculos en el exterior. Los funcionarios en Washington bajo los presidentes Barack Obama y Donald Trump y en otros lugares de Occidente las vieron como una oportunidad para suplantar al régimen islámico que tomó el control de Irán tras la revolución de 1979.

Pero ninguno de los dos casos resultó en un cambio político y en realidad precedieron a los esfuerzos del régimen por aumentar la represión y purgar a los moderados de sus posiciones. Las autoridades de Irán ya parecen estar preparándose para una dura represión al comparar a los manifestantes con el grupo yihadista ISIS.

“En su conspiración, el enemigo agrupó, movilizó y organizó todas sus capacidades y las dotó del arma de la violencia”, declaró este jueves la Guardia Revolucionaria en un comunicado.

Los politólogos han cuestionado durante mucho tiempo la capacidad de las protestas para generar cambios en lugares como Irán. En los últimos años, las protestas en Rusia y Hong Kong alentaron a los líderes autocráticos a aumentar la represión. La proliferación de herramientas sofisticadas de vigilancia electrónica ha facilitado la represión de la disidencia para ciertos autócratas.

Soldados iraníes marchan durante el desfile militar anual que marca el aniversario del inicio de la devastadora guerra de 1980-1988 con el Irak de Saddam Hussein, en la capital, Teherán, el jueves (AFP)
Soldados iraníes marchan durante el desfile militar anual que marca el aniversario del inicio de la devastadora guerra de 1980-1988 con el Irak de Saddam Hussein, en la capital, Teherán, el jueves (AFP)

En teoría, las protestas callejeras y las consiguientes olas de represión podrían fragmentar a la élite gobernante y provocar un avance político. Pero el régimen de Irán ha marginado sistemáticamente a cualquier reformador potencial de su jerarquía, y ha empoderado de forma abrumadora a militares, servicios de seguridad y religiosos de línea dura fanáticamente leales al líder supremo Ali Khamenei.

La cuestión de la eficacia de las protestas es más que académica. Los políticos occidentales están luchando por decidir cuánto apoyo retórico o material deben ofrecer a los manifestantes.

Hasta ahora, tanto la Casa Blanca como el Departamento de Estado de EE.UU. han ofrecido declaraciones de apoyo relativamente fuertes. “Hoy apoyamos a los valientes ciudadanos y las valientes mujeres de Irán que en este momento se están manifestando para conseguir sus derechos básicos”, dijo el presidente Joe Biden durante su discurso ante la ONU esta semana.

La Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido ofreció un comunicado de prensa más tibio en el que pide al régimen que ejerza “moderación” en sus esfuerzos por sofocar las protestas. Los medios de comunicación en Arabia Saudita e Israel, que son hostiles a Irán, han exagerado las protestas, mientras que los de Irak y Qatar, que son más amistosos, las han minimizado.

De hecho, muchos países están dudando si ajustar sus políticas sobre Irán para tener en cuenta el aumento de las protestas contra el régimen.

“Seguro que podemos amplificar las voces iraníes”, declaró un funcionario occidental. “Pero, ¿cómo captar el momento y convertirlo en un cambio real?”

Dar a conocer las opiniones de los iraníes podría influir en los funcionarios del régimen, arañar sus conciencias y conseguir que se manifiesten o, al menos, que detengan la maquinaria de represión, aunque sea en silencio.

“Que dejen de presentarse a trabajar”, dijo el funcionario. “Que dejen de arrestar a la gente. La maquinaria no puede funcionar y los soldados se retiran. Pero, ¿cómo se convierte en un cambio político con un nuevo líder y un nuevo sistema?”

Muchos se preguntan qué puede hacer el resto del mundo para ayudar a los manifestantes. El jueves, las autoridades iraníes parecían haber bloqueado las conexiones a Internet en gran parte del país, con el fin de afectar la capacidad de los manifestantes para comunicarse entre sí y con gran parte del mundo.

Manifestantes iraníes toman las calles de Teherán (AFP vía Getty Images)
Manifestantes iraníes toman las calles de Teherán (AFP vía Getty Images)

Algunos defensores se han aferrado a una propuesta del multimillonario tecnológico Elon Musk para contrabandear consolas de Internet satelital Starlink a Irán. Pero tal proyecto implicaría altos riesgos para quienes transportan y ocultan dichos dispositivos y tardaría semanas en tener impacto.

Ghodsi sugirió elevar el estatus de Masih Alinejad, una franca periodista iraní exiliada y presentadora de un popular programa Voice of America que llamó a las mujeres iraníes a quitarse los velos e iniciar un movimiento.

“Masih Alinejad podría ser una gran líder”, mencionó. “Este movimiento está en deuda con Masih. Ella es valiente. Ella es carismática. Nunca hemos visto a una mujer en el mundo tomar la iniciativa de una revolución”.