U.S. markets close in 5 hours 8 minutes
  • S&P 500

    4,178.73
    +59.52 (+1.44%)
     
  • Dow Jones

    34,026.72
    -66.24 (-0.19%)
     
  • Nasdaq

    12,165.26
    +348.94 (+2.95%)
     
  • Russell 2000

    1,992.71
    +31.89 (+1.63%)
     
  • Petróleo

    75.86
    -0.55 (-0.72%)
     
  • Oro

    1,941.70
    -1.10 (-0.06%)
     
  • Plata

    23.95
    +0.34 (+1.44%)
     
  • dólar/euro

    1.0929
    -0.0065 (-0.59%)
     
  • Bono a 10 años

    3.3690
    -0.0280 (-0.82%)
     
  • dólar/libra

    1.2290
    -0.0082 (-0.66%)
     
  • yen/dólar

    128.3910
    -0.5340 (-0.41%)
     
  • BTC-USD

    23,788.62
    +779.79 (+3.39%)
     
  • CMC Crypto 200

    543.23
    -2.09 (-0.38%)
     
  • FTSE 100

    7,806.76
    +45.65 (+0.59%)
     
  • Nikkei 225

    27,402.05
    +55.17 (+0.20%)
     

Murió Jiang Zemin, el presidente chino que abrazó el capitalismo y lideró un crecimiento meteórico

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El presidente chino, Jiang Zemin, saluda a la multitud después de recibir un tricornio colonial cuando llega al Palacio del Gobernador en Williamsburg, Virginia, el 28 de octubre de 1997 - Créditos: @DOUG MILLS

PEKÍN.- Jiang Zemin, el líder comunista de Shanghai que fue elegido para gobernar China después de las protestas de la Plaza de Tiananmen en 1989 y presidió durante una década de meteórico crecimiento económico, murió el miércoles a los 96 años.

Un anuncio del Partido Comunista emitido por los medios estatales chinos dijo que murió en Shanghai de leucemia y falla orgánica múltiple.

Su muerte y las ceremonias conmemorativas posteriores se producen en un momento delicado en China, donde el partido gobernante enfrenta una ola de protestas contra su política de “Covid cero”, una oleada nacional de oposición política que no se había visto desde el movimiento de Tiananmen en la época de Jiang.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El entonces presidente cubano Fidel Castro, a la derecha, y el entonces presidente chino Jiang Zemin brindan después de presidir una ceremonia de firma en el Gran Salón del Pueblo de Pekín - Créditos: @Greg Baker

Jiang fue presidente de China durante una década a partir de 1993. A los ojos de muchos políticos extranjeros, Jiang era la excepción locuaz y relajada al molde de los rígidos y serios líderes chinos. Era el comunista que citaba a Lincoln, proclamaba su amor por las películas de Hollywood y estallaba en canciones como “Love Me Tender”.

Los chinos menos cautivados lo llamaron “maceta”, comparándolo con un adorno frívolo y burlándose de sus extravagantes vanidades. En sus últimos años, los jóvenes fanáticos lo celebraron, irónicamente, con el apodo de “sapo”. Pero el ascenso inesperado y las peculiaridades de Jiang llevaron a otros a subestimarlo, y durante sus 13 años como secretario general del Partido Comunista maduró hasta convertirse en un político astuto que derrotó a una sucesión de rivales.

La administración de Jiang de la transformación capitalista que había comenzado bajo Deng Xiaoping fue uno de sus logros más destacados. También acumuló una influencia política que perduró mucho más allá de su retiro formal, lo que le dio una gran influencia tras bambalinas en la elección del actual presidente, Xi Jinping.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
Jiang Zemin junto a Vladimir Putin, en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, en diciembre de 2002 - Créditos: @FREDERIC BROWN

El anuncio del partido sobre la muerte de Jiang lo elogió como un “líder destacado con una gran reputación”. A principios de la década de 1990, dijo, condujo a China a través de un momento de “dificultades y presión masivas”, y luego condujo al país hacia el crecimiento impulsado por el mercado y la modernización militar. “En momentos críticos, tuvo el coraje excepcional de tomar decisiones resueltas”, dice el comunicado.

“Esta idea de que era un bufón de alguna manera se deslizó en las descripciones de él”, dijo J. Stapleton Roy, embajador de Estados Unidos en China de 1991 a 1995. “Siempre me pareció absurdo. Esto no fue un peso ligero en términos de saber cómo maniobrar dentro de los matorrales políticos en la cima del liderazgo de China”.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El entonces presidente chino Jiang Zemin y la reina Isabel II, el 19 de octubre de 1999 - Créditos: @Adrian Dennis

En una reunión con el exsecretario de Estado Henry A. Kissinger en julio de 2013, Jiang respaldó a Xi como un líder “fuerte”. Pero los primeros años de Jiang como líder estuvieron marcados por la vacilación y la vulnerabilidad después de que fue catapultado a la cima del Partido Comunista.

Al principio trató de apaciguar a los conservadores en ascenso que se oponían a los pasos tentativos de China hacia una economía de mercado. Pero finalmente presionó para abrir la economía al mundo exterior incluso después de que la salud y el poder de Deng habían disminuido.

Bajo el liderazgo de Jiang, China emergió como una importante potencia manufacturera y como un creciente rival económico del mundo desarrollado.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El presidente ruso, Boris Yeltsin y Jiang Zemin se abrazan después de una conferencia de prensa conjunta en el Gran Salón del Pueblo de Pekín, el 10 de noviembre de 1997 - Créditos: @Greg Baker

El vínculo con Estados Unidos

Las relaciones con los Estados Unidos resultaron difíciles durante su mandato, particularmente al principio, con la masacre 1989 dejando una larga sombra sobre el país. Pero Jiang puede ser visto en retrospectiva como un pragmático. A diferencia de sus sucesores en el Partido Comunista, parecía convencido de que China no prosperaría por mucho tiempo como adversario de Estados Unidos.

“Él siempre dio mucha primacía a la relación con Estados Unidos, y creo que asumió algunos riesgos para hacer avanzar la relación”, dijo Christopher K. Johnson, investigador principal del Centro de Análisis de China del Asia Society Policy Institute. Johnson, un analista de la CIA cuando Jiang estaba en el poder, agregó: “Él sabía cómo cambiar al modo anti-Estados Unidos cuando tenía que hacerlo”.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, a la derecha, y el chino Jiang Zemin sonríen mientras están juntos en el jardín sur de la Casa Blanca en Washington el 29 de octubre de 1997 - Créditos: @Wilfredo Lee

Pero no fue una coincidencia que los años en el cargo del Jiang fueran la edad de oro de la aceptación de la globalización por parte de China. Ganó la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio a fines de 2001 después de años de negociaciones polémicas, principalmente con Estados Unidos. Y revisó la doctrina del Partido Comunista, modernizando un movimiento arraigado en las clases trabajadoras y el campesinado en uno que cortejaba y cooptaba a intelectuales y una élite empresarial emergente.

Sus críticos en China y en el extranjero vieron estos pasos como poco más que virar con los vientos políticos. Y, en verdad, las inclinaciones a favor del mercado de Jiang se mezclaron con una intolerancia a la disidencia. Después de que miembros de la secta espiritual Falun Gong rodearan la sede del Partido Comunista en protesta en abril de 1999, Jiang presionó para que se hicieran detenciones masivas, lo que estableció el patrón para rondas posteriores de represión y para un estado de seguridad cada vez más poderoso.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
George W. Bush recibe flores mientras Jiang Zemin lo saluda a su llegada a Pekín, el 21 de febrero de 2002 - Créditos: @Kenneth Lambert

Después de la masacre

Jiang siempre será recordado primero como el hombre que los líderes del partido arrancaron de una relativa oscuridad en 1989 cuando se preparaban para ordenar la represión armada de las protestas estudiantiles con sede en la Plaza de Tiananmen. Su apresurado ascenso a la cima del Partido Comunista de China llevó a muchos a creer que su tiempo allí bien podría ser breve y sin complicaciones. Incluso Jiang pensó eso.

“No tenía intención gobernar el país”, le dijo a Mike Wallace en 60 Minutes en 2000. “Esperaba que un candidato más capaz aceptara el puesto”.

Actuando fuera de las reglas normales del partido, Deng y un puñado de jubilados decidieron reemplazar al secretario general del partido, Zhao Ziyang, quien se había resistido a autorizar el uso de la fuerza armada contra los estudiantes. Zhao pasó el resto de su vida bajo arresto domiciliario y murió en 2005.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
Jiang Zemin hace el "Hongi", un saludo tradicional de tocarse la nariz, con el anciano maorí Hugh Kawharu en una ceremonia de bienvenida para la cumbre económica de Asia Pacífico, el 12 de septiembre de 1999 - Créditos: @David Guttenfelder

Para su reemplazo, Deng miró a Shanghai, donde Jiang, el secretario del partido de la ciudad, había controlado las protestas estudiantiles sin derramamiento de sangre.

Jiang Zemin (su nombre de pila, Zemin, significa algo así como “beneficiar a la gente”) nació el 17 de agosto de 1926 en Yangzhou, una antigua ciudad del río Yangtze al noroeste de Shanghai.

Jiang se unió al Partido Comunista en 1946 en Shanghai, donde estudió ingeniería eléctrica y aprendió inglés. Su primer trabajo fue como técnico en una empresa fundada por inversionistas estadounidenses que fabricaba helados Pretty Girl. Cuando los comunistas tomaron el poder en 1949, Jiang ayudó a poner la fábrica bajo el control del partido y cambió el nombre del helado a Bright. Esa hazaña llamó la atención de una figura del partido, Wang Daohan, quien se convertiría en patrocinador de por vida de Jiang.

En 1951, Jiang se casó con Wang Yeping, de Yangzhou, y tuvieron dos hijos: Jiang Mianheng, que se convirtió en ingeniero eléctrico, ejecutivo comercial y presidente de un instituto de ciencias; y Jiang Miankang, quien también se convirtió en ingeniero convertido en hombre de negocios y funcionario del gobierno.

Su gestión

Al carecer de una base política, Jiang siguió la línea conservadora del partido después de 1989. Adoptó una postura dura contra la disidencia, considerando la estabilidad la principal prioridad de la nación, incluso rivalizando con la transformación económica de Deng. Y respaldó políticas que apuntaban hacia una reafirmación del control del partido sobre la vida económica.

“Cuando Jiang Zemin llegó al poder por primera vez, no tenía su propio poder y necesitaba confiar en los mayores”, dijo Yang Jisheng, un historiador de Beijing cuyos trabajos incluyen una historia política de China bajo reforma. “Los mayores estaban divididos y Jiang Zemin estaba tratando de complacer a ambos lados, pero terminó disgustando a Deng Xiaoping”.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El presidente chino, Jiang Zemin, flota en el Mar Muerto cerca de Ein Bokek, Israel, el 14 de abril de 2000 - Créditos: @Lefteris Pitarakis

Deng, mayor pero todavía poderoso, estaba cada vez más preocupado de que su legado de liberalización económica fuera destruido por una reacción ideológica, y reprendió públicamente a Jiang en 1992 al irrumpir en la costa sur de China, la cuna de la reforma económica, quejándose de que la la transformación se estaba estancando.

Jiang “dijo que 1992 fue el año más difícil de su vida”, dijo Kuhn, su biógrafo.

Al recibir el mensaje de que su patrón estaba ansioso por el cambio, Jiang abrazó el capitalismo administrado por el estado de China. Zhu Rongji, su sucesor como alcalde de Shanghai y reformador económico, había sido llevado a Pekín meses antes para apoyar a Jiang. Se convirtió en el hombre clave de la liberalización del mercado de Deng como viceprimer ministro y luego como primer ministro.

Jiang cortejó a los inversionistas extranjeros y recibió a los directores ejecutivos de las empresas multinacionales en Zhongnanhai, el complejo de liderazgo chino en Pekín. Alentó importantes empresas conjuntas extranjeras y chinas, ayudando a transformar el país en una base global principal para las empresas que fabrican productos farmacéuticos, computadoras, automóviles y mucho más. Dirigió muchos miles de millones de dólares en inversiones estatales hacia las ciudades de la costa este de China, en particular su base de poder político de Shanghai, creando metrópolis del primer mundo que impresionaron a los visitantes.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
En esta foto de archivo tomada el 12 de octubre de 1992, el secretario general del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, se peina justo antes de su discurso ante el XIV Congreso del PCCh en Pekín - Créditos: @MIKE FIALA

A medida que se sintió cómodo en el poder, buscó vender el sistema de China y venderse a sí mismo de una manera despreocupada que sus sucesores aborrecerían. Cuando el presidente Bill Clinton visitó China en 1998, Jiang rompió con la cautela habitual y permitió que una conferencia de prensa conjunta fuera transmitida en vivo por la televisión china. Los dos presidentes discutieron sobre los derechos humanos y el Tíbet.

“Se podía ver que él quería ser considerado como alguien que no era el tipo de líder leninista retrógrado que se aferraba a sus notas”, dijo el periodista Orville Schell, quien estuvo en el viaje de Clinton y ahora es director del Centro sobre las relaciones entre Estados Unidos y China en la Asia Society en Nueva York. “Quería que China saliera de la crisálida de su aislamiento”.

Superando las objeciones apasionadas de los partidarios de la línea dura, Jiang y Zhu llevaron a China a convertirse en miembro de pleno derecho de la Organización Mundial del Comercio, lo que le dio un mayor acceso a los mercados globales y, en principio, aseguró que las empresas extranjeras tuvieran un mayor acceso a los mercados chinos. Fue quizás el acto más crucial en una larga lucha para llevar a China a la arena internacional.

La economía de China despegó y el país produjo sus primeros millonarios, luego multimillonarios. Le tocó a Zhu, con instintos fiscales de los que carecía Jiang, apagar los excesos económicos de la década de 1990.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
En esta foto de archivo tomada el 1 de junio de 2000, el presidente chino Jiang Zemin (derecha) le da la mano al líder norcoreano Kim Jong-il en Pekín - Créditos: @-

Para el Partido Comunista, la prosperidad trajo otro problema: cómo encontrar una nueva base doctrinal en medio de una creciente riqueza y desigualdad. La respuesta de Jiang, uno de sus logros políticos más importantes, fue la teoría de las Tres Representaciones. Fue un llamado para que el partido representara no solo a la clase trabajadora, sino también a las mismas clases que alguna vez consideró opresoras: los empresarios ricos y la burguesía. Los principales teóricos del partido vieron el plan de Jiang como un intento arriesgado de desactivar la posible oposición al gobierno de un solo partido por parte de una clase con el dinero y el poder para fomentar la inestabilidad política.

El capitalismo salvaje que fomentaron Jiang y Zhu creó una amplia división entre ricos y pobres, incluso cuando sacó a un gran número de personas de la pobreza y alimentó una cultura de corrupción oficial y amiguismo.

“De alguna manera, ese fue el comienzo de esta actitud de vivir y dejar vivir hacia la corrupción que Xi Jinping ahora ataca”, dijo Joseph Fewsmith, profesor de la Universidad de Boston que estudia la política de liderazgo chino.

Su retiro

Cuando Jiang se retiró de la dirección del partido en 2002 y de la presidencia en 2003, su influencia había aumentado tanto que se mostraba reacio a abandonar el escenario político. (Su sucesor, Hu Jintao, ya había sido designado por Deng).

Jiang permaneció como presidente de la Comisión Militar Central del partido, supervisó el Ejército Popular de Liberación hasta 2004 y luego continuó desempeñando un papel secundario en las promociones. Los conocedores del partido dijeron que Jiang había usado su influencia para dar forma a la formación de líderes que heredó Xi cuando se convirtió en líder del partido en noviembre de 2012.

En agosto de 2015, el Diario del Pueblo, el periódico insignia del partido, emitió una advertencia inusualmente contundente de que los líderes jubilados deberían mantenerse al margen de la política y “refrescarse” como una taza de té después de que un invitado se haya ido. El comentario avivó los rumores de que a Xi le habían molestado los esfuerzos de Jiang por ejercer el poder tras bambalinas, pero poco después los dos hombres aparecieron en la tribuna junto con el expresidente Hu Jintao durante un desfile militar en Pekín.

Jiang Zemin; expresidente de China; presidente; China; mundo; Bill Clinton; Kim Jong-il ; Boris Yeltsin; Fidel Castro; George W. Bush; Queen Elizabeth II
El expresidente chino Jiang Zemin asiste a la ceremonia de clausura del XVIII Congreso del Partido Comunista en el Gran Salón del Pueblo el 14 de noviembre de 2012 - Créditos: @Lee Jin-man

Pero la influencia de Jiang y su camarilla de aliados, a veces conocida como la Facción de Shanghai, se ha desvanecido en la última década. En un congreso del Partido Comunista el mes pasado, Xi instaló un nuevo Comité Permanente del Politburó, los siete hombres que dirigen China, que está compuesto en su totalidad por sus leales, sin remanentes de funcionarios con estrechos vínculos con sus predecesores, Jiang y Hu.

“Jiang Zemin continuó ejerciendo influencia incluso después de que renunció, pero eso perjudicó su reputación”, dijo el historiador Yang. “Hizo eso porque se sentía cómodo con el poder, pero también porque a su alrededor había un círculo de gente que confiaba en él y lo envanecía para hacerle creer que era indispensable”.

Por Chris Buckley and Michael Wines