Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,576.50
    -22.75 (-0.41%)
     
  • F Dow Jones

    40,530.00
    -85.00 (-0.21%)
     
  • F Nasdaq

    19,807.25
    -117.75 (-0.59%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,262.00
    0.00 (0.00%)
     
  • Petróleo

    77.34
    +0.38 (+0.49%)
     
  • Oro

    2,419.20
    +11.90 (+0.49%)
     
  • Plata

    29.53
    +0.20 (+0.68%)
     
  • dólar/euro

    1.0847
    -0.0011 (-0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2390
    -0.0210 (-0.49%)
     
  • Volatilidad

    14.72
    -0.19 (-1.27%)
     
  • dólar/libra

    1.2890
    -0.0018 (-0.14%)
     
  • yen/dólar

    155.1000
    -0.4490 (-0.29%)
     
  • Bitcoin USD

    66,028.08
    -1,581.98 (-2.34%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,361.28
    -23.98 (-1.73%)
     
  • FTSE 100

    8,167.37
    -31.41 (-0.38%)
     
  • Nikkei 225

    39,508.84
    -85.55 (-0.22%)
     

La NASA se acerca un paso más a los vuelos supersónicos de pasajeros

La NASA se acerca un paso más a los vuelos supersónicos de pasajeros

(CNN) -- Ah, en los días de gloria de los viajes, cuando los asientos eran más grandes, la comida era mejor y se podía cruzar el Atlántico en menos de tres horas.

Desde el fin del Concorde en 2003, por supuesto, cruzar rápidamente el Atlántico ha sido cosa del pasado. Los vuelos entre Londres y Nueva York duran alrededor de ocho horas, o más cerca de siete en la otra dirección. Actualmente, el récord se sitúa en poco menos de cinco horas desde Nueva York a Londres, impulsado por una corriente favorable.

Pero ahora, la idea de un viaje supersónico ha vuelto a ser discutida, nada menos que por la NASA, que calcula que el vuelo Nueva York-Londres podría durar tan solo 90 minutos en el futuro.

La agencia espacial confirmó en una publicación de blog sobre su “estrategia de alta velocidad” que recientemente estudió si en el futuro podrían despegar vuelos comerciales de hasta Mach 4 (más de 4.828 km por hora).

PUBLICIDAD

El estudio del Centro de Investigación Glenn de la NASA sugirió que ya existen "mercados potenciales de pasajeros... en unas 50 rutas establecidas". Estas rutas se limitaron a las transoceánicas, incluso sobre el Atlántico norte y el Pacífico, porque naciones como Estados Unidos prohíben los vuelos supersónicos por tierra.

Sin embargo, la NASA está desarrollando un avión supersónico “silencioso”, llamado X-59, como parte de su misión Quesst. La agencia espera que el nuevo avión pueda eventualmente provocar la modificación de estas reglas, despejando el camino para aviones que vuelen entre Mach 2 y Mach 4 (2.470 - 4.914 km por hora). La velocidad máxima del Concorde era Mach 2,04, o 2.179 km por hora. Un avión que viaje a Mach 4 podría realizar una travesía transatlántica en tan solo 90 minutos.

Después de los estudios, el Programa de Vehículos Aéreos Avanzados (AAV) de la NASA pasará ahora a su siguiente fase de investigación para viajes de alta velocidad, contratando empresas para desarrollar diseños y "explorar posibilidades de viajes aéreos, delinear riesgos y desafíos e identificar las tecnologías necesarias para hacer Mach 2 -Además, viajar es una realidad”, dijo la agencia. Habrá dos equipos trabajando en la investigación: uno encabezado por Boeing y el otro por Northrop Grumman Aeronautics Systems. Cada uno de ellos propondrá diseños de aviones capaces de mantener altas velocidades supersónicas.

El avión X-59 de la NASA tiene como objetivo reducir el estallido sónico a un ruido sordo. (Lockheed Martin)

Un futuro en rápido movimiento

Estudios similares a los realizados ahora, que se llevaron a cabo hace una década, dieron forma al desarrollo del avión X-59, según Lori Ozoroski, gerente de proyecto del Proyecto de Tecnología Supersónica Comercial de la NASA. De la misma manera, añadió, los nuevos estudios “actualizarán esas miradas a las hojas de ruta tecnológicas e identificarán necesidades de investigación adicionales para un rango más amplio de alta velocidad”.

La siguiente fase también tendrá en cuenta "consideraciones de seguridad, eficiencia, económicas y sociales", dijo Mary Jo Long-Davis, gerente del Proyecto de Tecnología Hipersónica de la NASA, y agregó que "es importante innovar de manera responsable".

En julio, Lockheed Martin completó la construcción del avión de prueba X-59 de la NASA, que está diseñado para convertir explosiones sónicas en meros golpes, con la esperanza de hacer posible el vuelo supersónico por tierra. Las pruebas en tierra y un primer vuelo de prueba están previstas para finales de año. La NASA pretende tener suficientes datos para entregarlos a los reguladores estadounidenses en 2027.