U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,934.38
    -29.13 (-0.73%)
     
  • Dow Jones

    33,476.46
    -305.02 (-0.90%)
     
  • Nasdaq

    11,004.62
    -77.39 (-0.70%)
     
  • Russell 2000

    1,796.66
    -21.63 (-1.19%)
     
  • Petróleo

    71.59
    +0.13 (+0.18%)
     
  • Oro

    1,809.40
    +7.90 (+0.44%)
     
  • Plata

    23.68
    +0.43 (+1.87%)
     
  • dólar/euro

    1.0545
    -0.0014 (-0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5670
    +0.0760 (+2.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2250
    +0.0012 (+0.10%)
     
  • yen/dólar

    136.5500
    -0.0800 (-0.06%)
     
  • BTC-USD

    17,145.79
    -77.54 (-0.45%)
     
  • CMC Crypto 200

    402.11
    -4.14 (-1.02%)
     
  • FTSE 100

    7,476.63
    +4.46 (+0.06%)
     
  • Nikkei 225

    27,901.01
    +326.58 (+1.18%)
     

Si necesitas estirar tu espalda, es el momento de probar esta postura de yoga

Que el yoga es una disciplina que nos puede ayudar a sobrellevar mejor nuestro día a día está fuera de toda duda. Y es especialmente recomendable en el caso de pasar muchas horas sentados, sobre todo si tenemos problemas de espalda. “Dependiendo de cuál sea nuestra rutina profesional y personal, nuestro día a día es más sedentario o más activo. Independientemente de cuál sea nuestro caso, hay veces que, aunque nos cuidemos mucho, nuestra espalda tiende a tener muchos dolores. Por ello, no se nos puede olvidar cuidar nuestra higiene postural manteniendo una buena postura durante el día y realizando ciertas posturas de yoga para mantener una espalda fuerte y sana a lo largo del tiempo. Esto nos ayudará a prevenir muchas molestias, así como aliviarlas en caso de que ya contemos con ellas”, nos cuenta Sara García (@sarayoga.journey), Profesora de Vinyasa Yoga.

Lee también: ¿Cuáles son las causas por las que tenemos dolor muscular?

¿Por qué recibe este nombre la postura?

La experta nos cuenta que la postura recibe este nombre porque cuando la practicamos, equilibramos el chakra del corazón, llamado Anahata, uno de los 7 chakras que componen nuestro cuerpo energético. Si traducimos del sánscrito al español, anahata significa corazón y asana, postura.

“A primera vista puede parecer que la postura se enfoca en la apertura de pecho, lo cual es cierto, pero no debemos olvidar el resto del trabajo que realiza nuestro cuerpo en esta postura”, detalla.

Y nos cuenta que la apertura en los hombros y el estiramiento de la espalda que realizamos en Anahatasana contribuyen a una mejora postural en nuestro día a día. Es por ello que se recomienda realizarla después de una larga jornada en la que  hayas pasado mucho tiempo sentada en tu escritorio o trabajando de pie, pues le ofrece un gran estiramiento a tu espalda.

“Se puede realizar tanto al comienzo de una práctica de yoga como al final, así como postura restaurativa tras una práctica enfocada a aperturas de pecho. También se recomienda incluirla en la práctica como preparación del cuerpo para ciertas posturas de extensión de columna más exigentes como Ustrasana (postura del camello) o Dhanurasana (postura del arco)”, nos detalla. Además, en su opinión, en la práctica de yoga, independientemente del estilo que practiques y de lo avanzada que sea tu práctica, siempre debemos preparar el cuerpo previamente antes de entrar en la postura final para evitar cualquier tipo de lesión.

“Por ello hoy hablaré de 2 maneras de practicar Anahatasana. Existen 2 variantes principales, aunque puedes adaptar la postura a tu práctica con el uso de materiales de yoga como son los bloques de yoga, un bolster o incluso una manta”, nos cuenta.

Lee también: Postura del gato: buena para tu espalda y aliada frente al estrés

'Anahatasana' paso a paso

-¿Cuál es la mejor manera de entrar en la postura? Lo más recomendable es entrar en la postura desde Balasana (postura del niño) o desde la postura de 4 Apoyos (rodillas alineadas con caderas y muñecas con hombros).

-En la primera variante, llevamos las rodillas, el pecho y la barbilla hacia la esterilla mientras mantenemos los brazos flexionados a la altura del pecho. Si tenemos algún tipo de molestia en el cuello, llevaremos la frente (en vez de la barbilla) hacia la esterilla para encontrar una mayor comodidad en la postura, o incluso podemos colocar un bloque debajo de nuestra frente para sentirnos más cómodos.

-Si encontramos alguna molestia en las rodillas, pondremos una manta debajo para aliviar esta molestia y poder disfrutar de los beneficios de la postura.

-En caso de no tener mucha flexibilidad en los hombros, se recomienda utilizar dos bloques, uno debajo de cada antebrazo para ir trabajando poco a poco esta apertura.

-Cuanto más cerca estén las caderas del suelo, más fácil será llevar la barbilla y el pecho hacia el suelo. Si nos encontramos muy cómodos en la primera variante, podemos realizar la postura completa.

Lee también: ¿Qué debes tener en cuenta antes, durante y después de tu práctica de yoga?

Anahatasana
Anahatasana

Postura completa

-En la postura completa, empezamos caminando las manos hacia delante, estirando brazos y arqueando la espalda mientras llevamos el pecho hacia la esterilla. Ya en este momento empezaremos notar el estiramiento en la espalda y en los hombros. Después, llevamos la barbilla hacia la esterilla, asegurándonos de que estamos alejando los hombros de las orejas.

-Si aun así nos encontramos muy cómodos, siempre podremos ayudarnos de nuestras manos para llevar el tronco más cerca de las piernas, obteniendo así un mayor estiramiento tanto de los hombros como de la espalda media y alta.

Lee también: Estira tu cuerpo y consigue más flexibilidad con esta postura de yoga

Anahatasana
Anahatasana

Beneficios de 'Anahatasana'

  • Alivia tensión en la zona cervical y lumbar.

  • Disminuye el nivel de estrés en el cuerpo.

  • Mejora el proceso de la digestión.

  • Calma el cuerpo y la mente.

  • Fortalece la parte media y alta de la espalda.

  • El estiramiento en los hombros ayudar a prevenir lesiones.

  • Si se realiza de manera regular, la apertura de pecho beneficia al sistema respiratorio.

  • Activa la musculatura abdominal.

  • Mejora la circulación sanguínea.

Lee también: ¿Quieres hacer yoga a primera hora de la mañana? Prueba estas posturas

Posibles contraindicaciones

  • Como todas las posturas de yoga, se recomienda practicarla con el estómago vacío. Evitar la práctica tras una comida pesada.

  • Tener mucho cuidado con las rodillas, se recomienda poner una manta debajo de estas en caso de molestia. Si la molestia permanece, no se recomienda realizar la postura.

  • No es recomendable practicarla en los últimos meses de embarazo.

  • Realizar bajo la supervisión de un profesor en caso de tener dolores fuertes de espalda.

  • Si molesta el cuello al llevar la barbilla hacia la esterilla, lo mejor es llevar la frente hacia la esterilla, o apoyarla sobre un bloque.

  • En caso de lesión de hombro o de cuello, no es recomendable practicarla.

¿Qué contraposturas recomiendas tras practicar Anahatasana?

“Tras realizar esta postura, lo ideal es realizar Balasana (postura del niño) como contrapostura para compensar nuestra columna vertebral. Tumbarte boca arriba también es ideal para que la espalda recupere su posición neutra por sí misma. Como cualquier postura de yoga, practicar Anahatasana beneficia el flujo del prana (energía vital) en nuestro cuerpo energético”, nos detalla.

¿Cómo salir de la postura?

Para salir de la postura, empujamos el suelo con las manos para ir subiendo lentamente el cuerpo, procurando no realizar movimientos bruscos. La cabeza es lo último que elevamos, lo que nos permite cuidar nuestro cuello.

Lee también: Así es como el yoga puede ayudarte a volver a la rutina

¿Quién puede realizar esta postura?

“Como siempre digo, el yoga es para todos, sin ninguna excepción. Por lo que idealmente esta postura la podrá realizar todo aquel al que su espalda, cuello y hombros se lo permita. Personalmente me gusta mucho dar opciones a los alumnos en las clases, ya que no se nos puede olvidar que practicar la variante de una postura es tan importante como practicar la postura final”, concluye.