U.S. markets close in 2 hours 11 minutes

Neom, la ciudad futurista que Arabia Saudita quiere construir con 500.000 millones de dólares

Una de las noticias sorprendentes de los últimos días es la multimillonaria inversión de 500.000 millones de dólares que Arabia Saudita hará para la construcción de Neom, una esplendorosa ciudad al norte del país y en las fronteras con Jordania y Egipto, y cuya primera etapa debería estar terminada para el año 2025.

Ha sido el propio príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, quien se ocupó de la presentación de este proyecto de zona industrial y comercial de 26.500 kilómetros cuadrados, en una conferencia global de negocios que tuvo lugar en Riad, la capital del país.

Temas relacionados que te pueden interesar:

La robot Sophia recibe la ciudadanía de Arabia Saudita
La promesa saudí de un “islam moderado” supone un cambio de poder

El principe saudí Mohammed bin Salman da la mano a Klaus Kleinfeld, nombrado director del proyecto NEOM. Saudi Press Agency/Handout via REUTERS

Con la futurista previsión de abolir la preocupante dependencia del país de las exportaciones de petróleo, esta megalópolis cercana al Mar Rojo y al Golfo de Aqaba se abastecerá de una red de plantas de energía solar y eólica, y propondrá la exportación de la energía hidroeléctrica, la biotecnología, la alimentación, la manufactura avanzada y el entretenimiento.

“NEOM está ubicada en uno de los puntos económicos más prominentes del mundo -precisó el príncipe de 32 años en una rara aparición pública-. Su ubicación estratégica también facilitará la emergencia de la zona como un actor global que conectará Asia, Europa y África”.

Se espera que, durante los próximos años, tanto el estado saudita como inversionistas nacionales y extranjeros inviertan en este proyecto que dispondrá de 500 kilómetros de costa.

Atraer negocios

Desde el punto de vista jurídico y del comercio internacional, se aspira a que se trate de una zona económica independiente, que disponga de leyes propias y carga tributaria particular, una manera de favorecer las inversiones.

Según palabras de bin Salman, NEOM aspira a ser el “lugar más seguro, eficiente, orientado al futuro y el mejor lugar para vivir y trabajar”.

Él mismo ha sido visto como el impulsor de un estilo reformista y moderno en medio de la ortodoxia religiosa, política y de las costumbres que caracteriza al rico país árabe.

La llamada “Visión 2030” que bin Salman sostiene persigue despojar a su país de lo que él mismo denomina “adicción al petróleo”.

Con “Visión 2030”, Arabia Saudita pretende convertirse en un modelo pionero y próspero de excelencia en diversas e importantes áreas de la vida, de acuerdo con un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

“NEOM tiene como objetivo impulsar la transformación del Reino en un centro global líder a través de la introducción de cadenas de valor de la industria y la tecnología”, subrayó el líder saudita en la presentación oficial del megaproyecto.

“NEOM atraerá inversiones y asociaciones privadas y públicas. Contará con el respaldo de más de 500.000 millones de dólares en los próximos años por el Reino de Arabia Saudita, el Fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudita, inversores locales e internacionales”, concluyó.

¿Cómo será Neom? Un video promocional presenta un estilo de vida inédito en las ciudades saudíes. Muestra a mujeres trotando en leggins en espacios públicos, trabajando junto a hombres y tocando instrumentos en un conjunto musical. La mujer que aparecía con un hijab tenía la cabeza cubierta con un pañuelo rosado estampado.

El reino ya anunció un plan para transformar cientos de kilómetros de la costa del Mar Rojo en un destino turístico semiautónomo de clase mundial y gobernado por leyes “a la par de los estándares internacionales”.

Emplazado en una de las vías económicas más prominentes del mundo, a través de la cual es transportada casi una décima parte del comercio mundial, este corredor industrial facilitará además el rápido auge de esta zona como un centro global que conecte a Asia, Europa y África.

“Con la ambición de convertirse en una de las capitales económicas y científicas futuras del mundo, además de ser la futura capital comercial de Arabia Saudita, NEOM atraerá nuevas inversiones extranjeras directas que contribuirán a la estrategia de crecimiento a largo plazo de PIB destinada a fortalecer la economía de Arabia Saudita”, finalizó Mohammed bin Salman.

Pero hay dudas de que pueda conseguir su sueño.

Algunos proyectos emblemáticos de Arabia Saudita, como un distrito financiero de 10.000 millones en Riyadh, están luchando por despegar.

“Arabia Saudita ha anunciado una serie de megaproyectos recientemente, pero lo que los inversores buscarán en última instancia es más detalles, avances con los planes y la inversión inicial”, señaló a Bloomberg Monica Malik, economista jefe de Abu Dhabi Commercial Bank. Y aunque el marco normativo más liberal y planificado para la ciudad “podría ser positivo para racionalizar la inversión”, esto no tuvo éxito con proyectos anteriores.

Bin Salman entiende el reto. “Soñar es fácil, lograrlo es difícil”, admitió.