U.S. Markets open in 4 hrs 40 mins

No caigas en estos 6 mitos sobre la compra de viviendas

La compra de una casa es una de las decisiones financieras más importantes que se toman en la vida, y probablemente necesites hacer una buena planificación e investigación antes de dar el paso. No te dejes engañar por conceptos erróneos. El experto en hipotecas Tim Manni derriba estos seis mitos comunes sobre los bienes raíces para ayudarte a encontrar ‒y pagar‒ tu primera casa.

Foto de Getty Images

Mito 1: es necesario un pago inicial del 20%

Si bien lo norma era tener que pagar en concepto de entrada el 20% del valor de la vivienda, el ahorro de una suma tan grande de dinero puede resultar algo irrealizable y eso podría demorar la compra de tu casa durante años, dice Manni.

“En los últimos años, estamos viendo más programas para las entradas. Es una excelente forma de acceder al mercado sin necesidad de ahorrar un montón de dinero”, dice Manni.

Según la National Association of Realtors, el 60% de los compradores de su primera vivienda ponen un 6% o menos como entrada, aunque Manni advierte a los compradores de viviendas: el hecho de que se pueda, no significa que se deba.

“Si te limitas únicamente a ahorrar un porcentaje reducido del valor del préstamo, vas a estar corto de efectivo cuando llegue el momento de pagar los costos del cierre del trato o el momento de amueblar la casa en la que estás viviendo”, dice Manni.

Si bien poner un 20% de entrada tiene sus beneficios, incluidos cuotas mensuales más reducidas y una tasa de interés más baja, saber lo que puedes permitirte requiere investigación y un examen de cerca de tus finanzas.

“Es algo que toda persona tiene que hacer por su propia cuenta: juega con los números para ver qué funciona mejor”, dice Manni.

Mito 2: tu puntaje de crédito es “suficientemente bueno” para comprar una casa

“Creer que tu puntaje de crédito es suficiente es un mito”, dice Manni says. “Cuanto más puntaje se tenga, más dinero se ahorrará a largo plazo”.

Manni dice que el puntaje de crédito es muy importante cuando se trata de comprar una casa porque el prestamista verá que puedes pagar las facturas y te darán una mejor tasa de interés, lo cual hará que tu hipoteca sea más asequible.

Si tienes un mal puntaje de crédito, no creas que jamás podrás comprar una casa. Tómate el tiempo de construir un buen puntaje pagando tus facturas a tiempo cada mes y no te olvides nunca ni pagues con retraso ninguno de tus gastos.

“Muchas de tus finanzas son miradas con lupa y seguramente lo que más es el puntaje de crédito”, dice Manni.

Mito 3: la preaprobación del préstamo determina tu rango de precios

La preaprobación de una hipoteca significa que tu banco o prestamista ha revisado tu historial de crédito y ha determinado el tamaño de hipoteca que podrás pagar. Sin embargo, Manni advierte que eso no necesariamente significa que en realidad puedas hacer frente a la hipoteca.

Los prestamistas revisan tus finanzas básicas, como el salario, las facturas y deudas, pero no tienen en cuenta las elecciones relacionadas con tu estilo de vida que podrían afectar a la cantidad de dinero que realmente puedes gastar en tu casa.

“Necesitarás hacerte un colchón, por lo que ofrezco el gran consejo de que ningún comprador de vivienda se endeude hasta el máximo de su capacidad”, dice Manni.

Mito 4: una vez hecha la oferta, lo demás es más fácil

Si has logrado encontrar una casa y hacer una oferta, puede que pienses que el resto será pan comido, pero Manni dice que lo más difícil no ha hecho más que empezar.

“Está la inspección de la casa, la inspección de plagas. Cuando compré mi casa, había una inspección de chimenea”, dice Manni. “Si ves cosas en la inspección de tu casa, seguramente se lo dirás al vendedor, y eso conllevará más negociaciones”.

Puede que tu vendedor maneje otros tiempos o tenga expectativas distintas a las tuyas, advierte Manni.

Mito 5: la compra de tu casa no es negociable

Manni advierte a los compradores de viviendas que todo es negociable. “Hay muchas cartas sobre la mesa”, dice. “Pueden ser reparaciones [de la casa], puede ser gastos de gestión del contrato”.

Manni dice que los compradores deberían valorar la posibilidad de pedir al vendedor que se haga cargo de los gastos de gestión, porque esto reduciría el precio de tu casa en miles de dólares. Los gastos de gestión son tasas adicionales por la vivienda, e incluyen cosas como honorarios de tasación, horarios para abogados o cargos por informes de crédito.

“Eso es una gran cantidad de dinero que no tienes por qué gastar de tu bolsillo para tener tu casa; es dinero que puedes ahorrar”, dice Manni.

Mito 6: has comprado la “vivienda perfecta”

Según una encuesta de Nerdwallet, el 49% de compradores de viviendas se arrepentían del proceso de compra de su vivienda.

“Hay remordimientos con los que se puede vivir y hay otros que realmente se preferirían evitar”, dice Manni. “Es completamente normal lamentarse de no tener espacio suficiente, pero no debes lamentarte por cosas como tu hipoteca o la tasa de interés”.

Manni anima a los compradores de viviendas a hacer sus investigaciones acerca de la ubicación de la vivienda y tomarse el tiempo necesario para averiguar opciones de hipoteca para evitar sentirse atrapado.

“La casa de tus sueños no va a estar lista esperándote. Tienes que buscarla”, dice Manni.