U.S. Markets open in 52 mins

La realidad del 'boom' de los coches eléctricos en España

Con el incentivo de contaminar menos, muchas personas están optando por comprar coches eléctricos o híbridos. De hecho, a pesar de costar un 30% más de media que un coche convencional, el año 2018 se ha cerrado con un incremento en las ventas de eléctricos en España de un 61%  respecto al 2017. Exactamente 13.822 unidades se han incorporado a nuestras calles y carreteras. Es causa de celebración, ¿verdad?

Pues no del todo. Estas cifras de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) son probablemente correctas, pero de las casi 14.000 unidades, sólo 3.295 fueron vendidas a particulares. Es decir, más de tres cuartos de las ventas han ido destinadas a empresas. Según otra fuente, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), se produjeron 11.809 matriculaciones, repartidas en 1.447 alquiladores, 7.164 empresas y 3.198 particulares. Pero, independientemente de qué dato estadístico se elija, lo cierto es que el número de ventas de coches eléctricos e híbridos en España es un poco ‘mentiroso’.

Foto: Coche eléctrico. REUTERS/Francois Lenoir

Aunque lo compren empresas, es cierto que se destinan estos coches a particulares a la larga. Zitty, la plataforma de carsharing creada en 2017 por Renault y Ferrovial, cuenta con una flota de 650 Renault Zoe, uno de los coches eléctricos más populares en España. Car2Go, en cambio, ha agregado a su flota en 2018 unos 450 coches (150 smart fortwo EQ y 300 smart forfour). Estas marcas tienen disponible estos vehículos no sólo para satisfacer las demandas de los crecientes usuarios, sino también para aprovechar las nuevas regulaciones de tráfico en Madrid. No es únicamente conciencia, también es dinero y oportunidad.

Otras empresas menos relacionadas con el transporte han buscado incorporar vehículos eléctricos a su plantilla particular como parte de iniciativas sostenibles. Tal es el caso de la empresa del sector eléctrico Endesa. La compañía ha cerrado el 2018 con el 7,5% de su plantilla viajando en coches eléctricos.

Se puede considerar una buena señal que las personas jurídicas se estén interesando en la energía sostenible tanto como las personas físicas. Al fin y al cabo, están ocupando puestos que habrían pertenecido a vehículos convencionales más contaminantes. Pero lo cierto es que es un ejemplo de lo poco asequibles que puede llegar a ser un coche eléctrico para los particulares. Si bien uno puede ahorrar combustible hasta cubrir la diferencia, el coste inicial es un factor disuasivo para muchos compradores.

Apoyo gubernamental

Actualmente estamos a la espera de que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado (PGE), los cuales incluyen una ayuda de 66,6 millones de euros destinados al Plan VEA (Vehículos de Energías Alternativas). Sin ayuda gubernamental, España no tendrá la infraestructura necesaria para el uso masivo de los vehículos eléctricos, porque la gran mayoría de los particulares no estarán dispuestos a comprarlos.

El Plan VEA aumentaría el poder adquisitivo de los compradores y financiaría la instalación de más puntos de recarga, pero estos fondos se encuentran congelados mientras los PGE no se aprueben. Cómo siempre, de momento sólo queda esperar y resignarse.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

21 coches eléctricos que llegarán en 2019 y 2020

Bajas temperaturas afectan rendimiento de coches eléctricos

El lado oscuro del coche eléctrico que nadie había previsto: la desigualdad social

Los coches eléctricos y el dilema de hacerlos rentables

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias