U.S. markets close in 1 hour 28 minutes
  • S&P 500

    3,635.20
    -109.32 (-2.92%)
     
  • Dow Jones

    29,240.06
    -686.88 (-2.30%)
     
  • Nasdaq

    10,646.54
    -426.77 (-3.85%)
     
  • Russell 2000

    1,706.00
    -46.52 (-2.65%)
     
  • Petróleo

    92.31
    +3.86 (+4.36%)
     
  • Oro

    1,707.30
    -13.50 (-0.78%)
     
  • Plata

    20.24
    -0.42 (-2.06%)
     
  • dólar/euro

    0.9749
    -0.0046 (-0.47%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8730
    +0.0470 (+1.23%)
     
  • dólar/libra

    1.1085
    -0.0083 (-0.74%)
     
  • yen/dólar

    145.3130
    +0.2450 (+0.17%)
     
  • BTC-USD

    19,439.13
    -661.96 (-3.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.39
    -11.64 (-2.56%)
     
  • FTSE 100

    6,991.09
    -6.18 (-0.09%)
     
  • Nikkei 225

    27,116.11
    -195.19 (-0.71%)
     

'Nop' parte con una ventaja para convertirse en el espectáculo de terror del año

·5  min de lectura

Jordan Peele nos conquistó en 2017 con su debut por todo lo alto con Déjame Salir. A través del terror, el cineasta logró tejer un original e impactante discurso contra el racismo que logró arrasar en taquilla, llegar a los Óscar y hacerse con la estatuilla al Mejor Guion Original. Lejos de quedarse en un éxito pasajero, dos años después volvió a lo más alto con Nosotros, cinta con la que siguió apostando por el horror como vehículo de discursos trascendentes. Sin embargo, aunque adoré estas dos películas, sentía que sus algunas de sus ideas a ratos eran forzadas, que se sentían algo caóticas y que sus reivindicaciones se comían parte de la magia del cine, algo que también me ocurrió con otras producciones escritas por Peele como el reboot-secuela de Candyman.

Por esta razón, ahora que el director vuelve a nuestras pantallas con una cinta de terror y ciencia-ficción como Nop, quise ser cauto a la hora de acercarme a su visionado. Los trailers me daban a entender que estaría ante una película muy críptica de extraterrestres que poco tenía que ver con lo que Peele nos había mostrado hasta ahora. Por un lado, era apetecible pensar que sería otra propuesta refrescante repleta de intriga y giros, pero por otro, sentía que entre medias podía meterme otro discurso forzado que volviera a chirriarme. No obstante, en esta ocasión creo que ha conseguido combinar ambas facetas de una forma ya no solo orgánica, sino al servicio del puro espectáculo cinematográfico.

Daniel Kaluuya en Nope de Jordan Peele (Foto: © Universal Studios. All Rights Reserved)
Daniel Kaluuya en Nope de Jordan Peele (Foto: © Universal Studios. All Rights Reserved)

Nop es una película de extraterrestres que recurre a lo mejor del terror y la acción, pero, por otro lado, Peele aprovecha la propuesta para charlar del legado borrado de los negros en la historia del cine y reivindicar el séptimo arte como un espectáculo que deja huella en el mundo. Lo hace remitiendo a Eadweard Muybridge y a sus primeros experimentos con la imagen cinética, a aquel caballo en movimiento cuyo jinete era un hombre de raza negra y que sirvió como base para el cinematógrafo de los hermanos Lumiere. Los protagonistas, dos hermanos que se dedican a la cría de caballos para rodajes en Hollywood, reivindican cómo el racismo que históricamente ha imperado en la sociedad ha impedido que el nombre de esta persona que protagonizó este material pionero, al igual que muchos otros negros que trabajaron para Hollywood, no haya pasado a la historia. Por esta razón, ante la aparición de un supuesto ovni en la zona de su rancho, removerán cielo y tierra para poder grabar este extraño objeto, vender el material, poder grabar su nombre en los anales de la humanidad y romper con esta injusticia que siempre ha rodeado a su raza en el séptimo arte.

Pero, salvo algún pequeño discurso explicativo en los primeros compases de la película, Nop en ningún momento fuerza esta reivindicación. Lo único que hace Peele es poner el foco en el espectáculo y dejar que este hablar por sí solo. Con simplemente mostrar planos espectaculares, dar juego al impacto del terror y mostrar el empeño de los protagonistas de enfrentarse al extraterrestre, grabarlo y dejar escrito su nombre en la historia, se nos deja claro de qué va el asunto. Y al final, con tan solo lograr imágenes espectaculares, sangrientas e impactantes que se quedan clavadas en nuestras retinas, salimos del cine con su mensaje grabado a fuego.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

De hecho, el director no ha escatimado en medios para conseguir este propósito, porque, mientras que sus dos anteriores películas eran propuestas pequeñas cuyo presupuesto se estimó en 4,5 y 20 millones de dólares respectivamente, aquí nos encontramos con una grandilocuencia propia de cualquier gran blockbuster que ha elevado su coste hasta los 68 millones. Razón de ello es la aparición de ese enorme y misterioso objeto extraterrestre, los numerosos planos generales y aéreos que captan la inmensidad de sus grandes parajes desérticos o el uso de cámaras IMAX. Y al final, al priorizar lo espectacular por encima del texto ha logrado una película mucho más disfrutable y cargada de imágenes para el recuerdo.

Y creo que esta es una ventaja que no solo la eleva por encima de Déjame salir o Nosotros, sino que también la erige, por el momento, como el mayor espectáculo de terror del año. Y es que no es una acción o terror vacuo que simplemente busca entretenimiento, sino que detrás de toda su grandilocuencia está esta reivindicación tan bien planteada del legado de los negros en la historia del séptimo arte y un homenaje inmenso al cine como espectáculo. Además, la cinta también incluye subtramas que elevan su mensaje a un nivel mayor, como una crítica al capitalismo tan excesivo que siempre ha rodeado al mundo del entretenimiento donde el beneficio puede importar incluso más que las vidas humanas. Y planteado desde de secuencias sangrientas, intrigantes y terroríficas se convierte en todo un disfrute para los amantes del género.

Su único contratiempo es su elevada duración de 136 minutos, que resulta excesiva para una cinta que, en el fondo, se centra en un simple enfrentamiento contra un objeto extraterrestre. Y creo que con media hora menos podía haber tenido más ritmo e impacto, puesto que de esta forma hay ratos en los que sientes que sus ideas quedan diluidas. Pero en su conjunto, no deja de ser uno de los espectáculos más ambiciosos e impactantes que nos ha dado el género de terror en los últimos años.

Más historias que te pueden interesar: