Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,967.23
    -43.89 (-0.88%)
     
  • Dow Jones

    37,986.40
    +211.02 (+0.56%)
     
  • Nasdaq

    15,282.01
    -319.49 (-2.05%)
     
  • Russell 2000

    1,947.66
    +4.70 (+0.24%)
     
  • Petróleo

    83.24
    +0.51 (+0.62%)
     
  • Oro

    2,406.70
    +8.70 (+0.36%)
     
  • Plata

    28.75
    +0.37 (+1.29%)
     
  • dólar/euro

    1.0661
    +0.0015 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6150
    -0.0320 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.2373
    -0.0065 (-0.52%)
     
  • yen/dólar

    154.5620
    -0.0380 (-0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    65,177.50
    +1,035.00 (+1.61%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,397.86
    +85.24 (+6.49%)
     
  • FTSE 100

    7,895.85
    +18.80 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    37,068.35
    -1,011.35 (-2.66%)
     

Novak Djokovic se animó a cantar “Muchachos” después de ganar su décimo título en el Australian Open

Novak Djokovic se divierte cantando el tema mundialista "Muchachos", que identificó a Argentina en Qatar 2022
Novak Djokovic se divierte cantando el tema mundialista "Muchachos", que identificó a Argentina en Qatar 2022

Ya desde su irrupción en el ATP Tour, Novak Djokovic se reveló como un gran imitador y bromista, una manera de descontracturar un circuito en donde prevalece la concentración. El último domingo, después de su décima consagración en el Australian Open tras superar al griego Stefanos Tsitsipas, el campeón de 22 torneos grandes se animó a cantar “Muchachos”, el tema que identificó a la selección argentina rumbo a la obtención de la Copa en el Mundial de Qatar. Resultó una forma de disfrutar de su enorme momento deportivo a los 35 años, con algunas temporadas todavía por delante.

Antes de empezar a cantar junto con el periodista de ESPN Alejandro Klappenbach, el serbio confirmó que es fan de Messi y que estuvo presente en la final de aquel glorioso 18 de diciembre para nuestro país, entre Argentina y Francia, en el estadio Lusail de Qatar. Y después, empezó a entonar la canción readaptada de La Mosca, con la letra creada por Fernando Romero, un docente de teología, “futbolero maradoniano” -tal como se definió en su momento-, e hincha de Racing. Nole habla seis idiomas y entiende perfectamente el español. Fue un momento divertido, después de la entrega de trofeos, los flashes y la conferencia de cierre que ofrece el campeón del certamen.

El serbio ya es inmortal en los courts del Abierto de Australia: conquistó por décima vez el título sobre el cemento del Melbourne Park e igualó, con 22 trofeos individuales de Grand Slam, el récord que ostentaba el español Rafael Nadal (el suizo Roger Federer se retiró con 20). La victoria frente al griego por 6-3, 7-6 (7-4) y 7-6 (7-5), en 2 horas y 56 minutos, además, le permite a Nole regresar a lo más alto del ranking, en reemplazo del español Carlitos Alcaraz.

PUBLICIDAD

Un año después de haber sido deportado de Australia por incumplir las reglas sanitarias (no se vacunó contra el Covid-19), Djokovic volvió a Oceanía en busca de revancha. Volvió para demostrar que es el tenista más dominante. Dio demasiada ventaja el año pasado; de hecho, perdió el número 1 y no pudo jugar un puñado de valiosos torneos en los Estados Unidos, incluido el US Open. Así y todo, ganó Wimbledon y el torneo de Maestros, en el cierre de la temporada. Si hay algo que demostró en su carrera fue capacidad de reacción y resiliencia. Desde el primer día que empezó a hacer ruido lidió con la certeza de un circuito -justamente- embelesado de Federer y Nadal que, muchas veces, le dio la espalda. Criado en medio de los bombardeos de las fuerzas de la OTAN en la Belgrado de la antigua Yugoslavia, aprendió a enfrentar las peores dificultades desde temprano. Hoy, a los 35 años, tiene razones para afirmar que es el mejor de la historia, como dijo Tsitsipas sosteniendo el plato de subcampeón.

Novak Djokovic con el trofeo Norman Brookes tras vencer a Stefanos Tsitsipas; el serbio mantiene un legado intachable en la historia del deporte
Novak Djokovic con el trofeo Norman Brookes tras vencer a Stefanos Tsitsipas; el serbio mantiene un legado intachable en la historia del deporte - Créditos: @Ng Han Guan

“Este ha sido uno de los torneos más desafiantes que jugué en mi vida considerando las circunstancias: no jugar el año pasado y volver este año. Tenía dudas sobre cómo sería recibido. Pero todo ha salido bien. Probablemente sea la mayor victoria de mi vida”, sentenció Djokovic, con argumentos.

La última vez que Djokovic había sido el número 1 del mundo fue el 12 de junio pasado. En el Melbourne Park, la victoria del domingo le permitió sumar los 2000 puntos que necesitaba para desplazar a Carlos Alcaraz, que llegará en los próximos días a Buenos Aires para jugar el Argentina Open como segundo jugador de la clasificación semanal del ATP Tour. Y consiguió otro récord: el de este lunes es el salto de más posiciones a la cima (cuatro peldaños, del 5° al 1°) logrado en un solo torneo, por delante de los tres puestos (del 4° al 1°) que lograron Alcaraz (12 de septiembre de 2022), Pete Sampras (11 de septiembre de 2000), Andre Agassi (5 de julio de 1999) y Carlos Moyà (15 de marzo de 1999).

En concreto, Djokovic suma ahora 7070 puntos. Es una cifra fantástica si se tiene en cuenta que el serbio jugó muy pocos torneos en los últimos meses, por su decisión de no vacunarse contra el Covid, lo que le impidió el ingreso a varios de los torneos más importantes del circuito.