Mercados cerrados

Nueva Zelanda te ofrece unas vacaciones gratis si haces una entrevista de trabajo

Buscar trabajo no es plato de buen gusto para nadie. A las agotadoras horas de mandar currículums que muchas veces no obtienen respuesta, se unen las complicadas pruebas de selección, en las que hay que demostrar ser el candidato ideal manejando de la mejor manera posible el estrés y los nervios. Sin embargo, este procedimiento no siempre es así y en ocasiones hay empresas que hacen algo totalmente diferente.

Un ejemplo perfecto es lo que va a ocurrir en Nueva Zelanda. El país tiene escasez en algunas áreas de personal altamente cualificado, por lo que una empresa tecnológica de la capital, Wellington, que busca expertos tecnológicos a lo largo y ancho del planeta, ha decidido pagar el viaje y el alojamiento a 100 candidatos, a cambio de simplemente presentarse a la entrevista. Una oportunidad casi imposible de ver en otros lugares y que puede suponer un cambio a la hora de buscar trabajo en el futuro.

Wellington, capital de Nueva Zelanda (Wikipedia)

El objetivo es que los aspirantes se sientan cómodos y puedan dar lo mejor de sí mismos, por lo que además harán diferentes rutas por la ciudad y excursiones durante el tiempo que estén en la capital neozelandesa, tal y como cuenta The Independent.

El viaje tendrá lugar entre el 8 y el 11 de mayo y los potenciales candidatos tienen hasta el 20 de marzo para enviar sus currículum, especificando el puesto al que quieren optar: desarrolladores de software, directores creativos, gerentes de producto y analistas.

Este programa de reclutamiento viene de la mano de la unión entre el Gobierno del país y una empresa que se dedica a la búsqueda del talento global llamada Workhere New Zealand. La idea es conseguir reunir distintos perfiles profesionales en el mundo que puedan cubrir las necesidades del país.

Así pues aquellos profesionales altamente cualificados y a la caza de empleo pueden tener la oportunidad como poco de conseguir unas vacaciones pagadas en un ambiente paradisíaco y quién sabe si lograr el empleo de sus sueños después. Merece la pena intentarlo.