U.S. markets open in 3 hours 1 minute
  • F S&P 500

    3,752.25
    -4.50 (-0.12%)
     
  • F Dow Jones

    30,004.00
    +22.00 (+0.07%)
     
  • F Nasdaq

    11,491.00
    -50.75 (-0.44%)
     
  • RTY=F

    1,759.70
    +1.60 (+0.09%)
     
  • Petróleo

    89.25
    +0.80 (+0.90%)
     
  • Oro

    1,716.80
    -4.00 (-0.23%)
     
  • Plata

    20.70
    +0.05 (+0.22%)
     
  • dólar/euro

    0.9805
    +0.0010 (+0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8260
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    30.38
    +1.83 (+6.41%)
     
  • dólar/libra

    1.1198
    +0.0029 (+0.26%)
     
  • yen/dólar

    144.9030
    -0.1650 (-0.11%)
     
  • BTC-USD

    19,953.05
    -165.01 (-0.82%)
     
  • CMC Crypto 200

    454.12
    -9.01 (-1.94%)
     
  • FTSE 100

    7,010.21
    +12.94 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    27,116.11
    -195.19 (-0.71%)
     

Opinión: Me enseñaron a odiar a Salman Rushdie en mi escuela islámica en los EE.UU., a 8 millas de la casa de Hadi Matar

·5  min de lectura

Atacar al Islam. He sido acusado de eso antes por personas con las que solía orar codo a codo durante años. Pero no es por eso que estoy escribiendo sobre el apuñalamiento de Salman Rushdie y cómo me enseñaron a odiarlo desde una edad temprana. En cambio, quiero mostrar cuán fácilmente se puede enseñar a las personas en mi posición a odiar a alguien que ni siquiera conocen.

Fui a una escuela islámica privada dentro de los Estados Unidos durante seis años. Salman Rushdie era universalmente vilipendiado en mis clases. Un instructor de Estudios Islámicos en particular hablaba de él regularmente. Rushdie era considerado un “apóstata” por algunos, ya que nació en una familia musulmana pero no practicaba la religión. Era odiado por otros por sugerir, aunque fuera en una obra ficticia, que el mensaje del Profeta Mahoma (que la paz y las bendiciones sean con él) no era el mensaje absoluto e infalible de un único Dios verdadero. Si no crees eso, entonces no eres musulmán, fin de la discusión: eso es lo que nos enseñaron. Y, según muchos fallos de los gobiernos islámicos, los apóstatas deben ser asesinados.

A lo largo de los años, también descubrí que odiaba a Rushdie. El ayatolá Jomeini emitió una fetua contra el autor cuando yo tenía tres años, cuando mis amigos y yo estábamos más interesados en las Tortugas Ninja y rogábamos a nuestros padres por quedarnos cinco minutos más en el parque. Pero eso no importaba. Lo despreciábamos.

No digo que en mi escuela se dedicaran conferencias enteras al trabajo herético de Rushdie, pero su nombre aparecía a menudo en las conversaciones sobre el Islam. Cada vez que surgía una discusión sobre ciertas enseñanzas coránicas o referencias a “enemigos del Islam”, Rushdie era mencionado.

Crecí en una época en la que los hombres con nombres que sonaban como el mío (y el de mis amigos de secundaria y preparatoria) siempre eran los malos. En la televisión, se representó a un terrorista postrado en oración sobre una estera momentos después de blandir un arma en un avión, amenazando a mujeres y niños para secuestrar la aeronave. Vi esto y me sentí insultado. No éramos como estas personas violentas en la pantalla; esos eran extremistas y nos estaban poniendo a todos en el mismo paquete, y todos los que creí

Pero cuando eres visto como el “tipo malo” durante tanto tiempo, empiezas a entrar en la política de subyugación. Para mí, sucedió a los 12 años. Por supuesto que no estoy a favor de los atentados suicidas y los secuestros, pero inmediatamente argumentaba que estos asesinos probablemente eran “orillados hasta ese punto” porque eran “forzados” a estar en esa posición por la política mundial, que no les dejaba otra opción.

Ese es el mismo tipo de pensamiento que me convenció de odiar a un hombre que ni siquiera conocía. No leí The Satanic Verses, ni siquiera sabía quién era el ayatolá Jomeini, excepto porque se hizo referencia a él en una película de Back to the Future y Sebastian Bach una vez lo criticó en un concierto, algo que vi de casualidad en VH1. Pero Rushdie era el enemigo, y cuando entré a la universidad y finalmente le eché un vistazo al polémico libro, como el aspirante a escritor que era, fui crítico al instante. Menosprecié su trabajo, le atribuí toda la controversia a que era un provocador.

Irónicamente, llegué a apreciar la obra de Rushdie cuando decidí centrarme más en un aspecto del Islam que no se discute lo suficiente, y es la idea de que cada persona es su propio jeque. Hay una aleya (verso) en el Corán que se repite muchas veces: “Alá es el mejor de los jueces”. Insta a los musulmanes no a seguir una escuela de pensamiento en particular, sino a mantenerse fieles al Corán, una idea que muchos eruditos islámicos aún defienden actualmente.

Dejé de ver a las personas que criticaban el Islam, como se percibía que era Rushdie, como “monstruos” destinados a ser odiados. La verdad es que Rushdie se ha pronunciado abiertamente en contra de las políticas globales que se consideran destructivas para el Medio Oriente, que es musulmán en un 85 por ciento. Pero incluso si no lo hubiera hecho, ¿de qué me servía odiarlo? Era solo un hombre que publicó un libro. Eso suena simple, pero cuando llegué a ese pensamiento por primera vez durante mis días de universidad, se sintió como una epifanía. Odiar a Salman Rushdie no tenía sentido.

El hombre que ha sido arrestado por el intento de asesinato de Rushdie, Hadi Matar, proviene de un pueblo a ocho millas (12 kilómetros) de distancia de la escuela en Nueva Jersey a la que asistí. A los 24 años, nació mucho después de que se emitiera la fetua contra Rushdie. Parece claro que odia a Rushdie, como yo lo hice una vez. También estaría dispuesto a apostar que sabe tan poco sobre sus libros y sobre el ayatolá Jomeini como yo lo sabía a esa edad.

Aunque los informes indican que Matar apoyaba el extremismo chiíta y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en las redes sociales, Matar es étnicamente libanés y el Líbano está a 1.300 millas de Irán. Vive en Fairview, Nueva Jersey. Él es la personificación viviente de cuán extenso puede ser el odio.

La suya es una mentalidad que entiendo, pero suscribirse a ella es una elección, y algo que Mahoma, según los eruditos islámicos devotos de toda la vida, no aprobaría. De hecho, existen numerosos casos documentados en la historia de la vida del Profeta en los que no tomó medidas contra quienes lo ofendieron o le faltaron al respeto.

Eso no ha detenido a un gran número de otros imanes y eruditos que han tolerado atacar o incluso matar a personas que se considera que han insultado al Profeta Mahoma. Y desafortunadamente, estas ideologías erróneas a menudo se inculcan en personas desde la juventud. Yo mismo las creía.