Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,266.95
    -39.09 (-0.74%)
     
  • Dow Jones

    38,441.54
    -411.32 (-1.06%)
     
  • Nasdaq

    16,920.58
    -99.30 (-0.58%)
     
  • Russell 2000

    2,036.19
    -30.66 (-1.48%)
     
  • Petróleo

    79.28
    -0.55 (-0.69%)
     
  • Oro

    2,336.90
    -19.60 (-0.83%)
     
  • Plata

    32.16
    +0.02 (+0.07%)
     
  • dólar/euro

    1.0807
    -0.0053 (-0.49%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6240
    +0.0820 (+1.81%)
     
  • dólar/libra

    1.2703
    -0.0069 (-0.54%)
     
  • yen/dólar

    157.5760
    +0.7180 (+0.46%)
     
  • Bitcoin USD

    67,491.87
    -858.04 (-1.26%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,448.88
    -35.81 (-2.41%)
     
  • FTSE 100

    8,183.07
    -71.11 (-0.86%)
     
  • Nikkei 225

    38,556.87
    -298.50 (-0.77%)
     

Opinión | Gobierno corporativo: espina dorsal de la perdurabilidad empresarial

Gobierno corporativo: espina dorsal de la perdurabilidad empresarial Imagen: Bancolombia
Gobierno corporativo: espina dorsal de la perdurabilidad empresarial Imagen: Bancolombia

Por: Julián Mora Gómez, vicepresidente Corporativo del Grupo Bancolombia

Si tuviera que describir el tejido empresarial colombiano en pocas palabras, los términos más idóneos serían dinamicidad y crecimiento. El dinamismo, en la medida que en el país se crean en promedio más de 300.000 compañías al año, y el crecimiento, ya que Colombia ha alcanzado máximos históricos con más de 1,7 millones de empresas activas al cierre del 2023.

A esto le sumaría la resiliencia, pues, aunque las estadísticas muestran que Colombia es un país que alienta la creación de empresas, también es cierto que es un territorio con un ambiente muchas veces adverso que desafía las condiciones propicias para mantener su desarrollo, en especial, considerando que solo 3 de cada 10 organizaciones superan los 5 años de operación. Un nivel de supervivencia que nos muestra que únicamente el 33,5 % de las nuevas empresas logra sobrevivir a su primer lustro.

PUBLICIDAD

¿Pero cuáles son los factores de éxito para que una empresa se mantenga en el tiempo? Posiblemente una pregunta cuya respuesta no tiene un consenso, pues cada caso es único. Sin embargo, algunas personas podrían abogar por la estrategia de negocio, de operación, el reconocimiento de la marca, el desempeño del talento, las ventas o el acceso a mercados; otros podrían argumentar un sin número de elementos que influyen en el desarrollo empresarial presente y en su perdurabilidad a futuro.

Recomendado: Podcast | Explorando la relevancia del buen gobierno corporativo para las empresas

Y aunque seguramente todos estarían en lo correcto, no me queda duda de que hay algunos elementos que son pilares estratégicos. Pero ¿qué hace que los negocios perduren en medio de un contexto de altas exigencias por parte de los reguladores, los consumidores y los competidores? Un punto de partida es un gobierno corporativo sólido.

Pues además de brindar un marco claro para la toma de decisiones, también les permite a las empresas protegerse frente a los diferentes riesgos del entorno y les da la seguridad a los líderes para tomar decisiones estratégicas dando pasos en terrenos seguros.

Un gobierno corporativo sólido no es solamente un invento de las grandes corporaciones. Su lógica y principios aplican a todas las empresas. Se trata de una visión multidimensional compuesta por diversos elementos que se complementan entre sí, como, por ejemplo:

  • La voluntad de realizar negocios bien hechos soportados por personas, procesos e instancias cuyas decisiones respondan a las sensibilidades de mercado, las prioridades del negocio y las expectativas de los diferentes grupos de interés y, sobre todo, a límites éticos claros.

  • La consolidación de liderazgos sólidos y empáticos que alineen a los equipos, pequeños o grandes, en torno a un propósito superior, así como que aporten al manejo de situaciones de riesgo.

  • La habilidad de comunicar de manera abierta y cercana para construir lazos de confianza con las personas y entornos donde operan sus negocios, para que sean reconocidos y valorados positivamente como un factor de bienestar en la comunidad.

  • La preparación de los miembros de junta y los directivos en diferentes temas relevantes para cada negocio, que les permita un mayor empoderamiento y capacidad para tomar decisiones que impulsen el éxito de la empresa.

  • La capacidad de adaptación a los diferentes contextos, para garantizar el cumplimiento de las expectativas de los actores en diferentes países, regiones, ciudades, pero también entendiendo que ahora las empresas operan en un entorno cada vez más cambiante.

Estamos en un momento económico desafiante en el que la toma de decisiones audaces y estratégicas son casi que cotidianas. Y en este camino el gobierno corporativo es fundamental, pues es un activo que le permitirá a las empresas diferenciarse y asegurar que toman decisiones que generen bienestar para sus dueños, inversionistas, empleados y clientes.

El reto que tenemos por delante es uno: que el gobierno corporativo no sea visto como una exigencia o un lujo, un atributo de papel o una moda del momento, sino que sea percibido y abordado como una práctica sólida que se incorpore a la cultura de cualquier empresa, se fortalezca con la práctica y se desarrolle según las necesidades de cada negocio, entendiendo sobre todo que es un factor determinante para que las empresas logren sus objetivos y se mantengan a lo largo del tiempo.