U.S. markets open in 1 hour 18 minutes
  • F S&P 500

    4,027.25
    -5.25 (-0.13%)
     
  • F Dow Jones

    33,706.00
    -79.00 (-0.23%)
     
  • F Nasdaq

    11,937.00
    -31.00 (-0.26%)
     
  • RTY=F

    1,893.90
    +0.40 (+0.02%)
     
  • Petróleo

    77.13
    -0.77 (-0.99%)
     
  • Oro

    1,924.20
    -15.00 (-0.77%)
     
  • Plata

    23.33
    -0.40 (-1.70%)
     
  • dólar/euro

    1.0837
    -0.0020 (-0.18%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5510
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    20.29
    +1.78 (+9.62%)
     
  • dólar/libra

    1.2303
    -0.0051 (-0.41%)
     
  • yen/dólar

    130.4130
    +0.0550 (+0.04%)
     
  • BTC-USD

    22,924.87
    -178.78 (-0.77%)
     
  • CMC Crypto 200

    520.05
    -17.82 (-3.31%)
     
  • FTSE 100

    7,734.29
    -50.58 (-0.65%)
     
  • Nikkei 225

    27,327.11
    -106.29 (-0.39%)
     

Panaderías y pastelerías de larga data en Caracas disfrutan beneficios de la dolarización

Por Mayela Armas

CARACAS, 1 dic (Reuters) - Después de años de dificultades, panaderías y pastelerías de larga data de la capital venezolana, Caracas, están produciendo una mayor cantidad de panes y postres, en la última señal del leve repunte de la economía del país sudamericano, que además está recuperando los ingresos de varias pequeñas empresas familiares.

Antiguas panaderías y pastelerías de las principales ciudades de Venezuela, que hace casi dos años mostraban pocas variedades de productos por las restricciones en el acceso a la materia prima, ahora presentan una mayor oferta.

Baguettes y diferentes de panes de estilo europeo llenan las panaderías y pastelerías, mientras un aumento en las frutas disponibles, escasas durante lo peor de la crisis de Venezuela, ha hecho que tartas y pasteles multicolores brillen en las neveras y vitrinas, rodeados de otros postres.

La recuperación de las panaderías y pastelerías de Venezuela, negocios tradicionales que estuvieron entre los más afectados por el colapso económico del país y la hiperinflación que llevó a los consumidores a reducir algunos gastos, es otro indicio de un incipiente crecimiento económico.

En 2019, y en medio de una caída de ingresos petroleros, el gobierno del presidente Nicolás Maduro flexibilizó los controles permitiendo una dolarización de facto que dio algo de oxígeno al comercio, la manufactura y los servicios, pero que aún no ha sido suficiente para una recuperación total, según analistas.

Bajo la dolarización, las empresas intentan protegerse de los vaivenes de la moneda local y pueden adquirir en el exterior insumos, como la harina de trigo, con menos obstáculos.

Si bien los negocios no alcanzan la producción de hace una década, Andrés Kerese y su familia, dueños de una de las cadenas de panaderías y pastelerías más antiguas de Caracas, están aprovechando la oportunidad de las mayores transacciones en divisas luego de años de crisis económica.

La producción "se redujo y ahora creció un poquito. Clientes que dejaron de venir o hacer pedidos están retornando", dijo Kerese en la terraza del local que ha sido ampliada y donde además de dulces y panes, se ofrecen almuerzos. "La necesidad hace que te bandees (ingeniárselas), porque tienes que responder por más de 200 trabajadores", agregó.

Por años, el procesamiento y la distribución de la harina de trigo estuvo bajo control estatal y su despacho era intermitente, lo que llevó a las panaderías a bajar la producción y los venezolanos adquirían el pan con restricciones.

"Hay una mejoría en las panaderías porque el gobierno no interviene en la distribución de la harina de trigo y la dolarización fue de gran ayuda, por lo menos en las grandes ciudades", dijo Luis Nunes, directivo de la Federación de Panaderías, que agrupa a unos 8.000 negocios en el país.

En Venezuela, se importa y procesa harina de trigo. El procesamiento se ha recuperado desde el pasado año y entre diciembre de 2021 y agosto de 2022 creció 4,4%, según los últimos datos de la Cámara Venezolana de Alimentos. Hace unos tres años la caída era de más de 10%.

Con el deterioro económico, cientos de panaderías cerraron y y aquellas que siguieron operando en medio de la crisis tienen un leve respiro, según propietarios de negocios consultados, quienes señalaron que las inversiones en los locales han sido con ingresos propios debido a la falta de créditos en el país.

"Los clientes nos pidieron que teníamos que reinventarnos, ampliar el local", dijo Viviane Caloni, propietaria de una pastelería en una zona del norte de Caracas a la cual los clientes solían ir a comprar para llevar a sus hogares y oficinas. Hace unos meses el negocio se reformó para incluir una pequeña cafetería. "La gente sale más a tomarse un café y comprar un dulce", agregó.

A pesar del repunte económico, los bajos salarios impactan en la demanda de los panaderías y pastelerías, y más cuando la inflación anual es 155%.

Un café cuesta mínimo 1,5 dólares en las panaderías, el pan más económico 1 dólar y un dulce pequeño unos 3 dólares, algo que no todos pueden costear, porque el salario mínimo equivale a 12 dólares mensuales. Con el leve crecimiento económico, la pobreza se redujo, pero las desigualdades de ingresos se ampliaron, según la Encuesta de Condiciones de Vida.

En las principales ciudades de Venezuela las panaderías también se transforman. "Hay un crecimiento de nuestro rubro", dijo Manuel Márquez propietario de una panadería en Barquisimeto, una ciudad al oeste de Venezuela, cuya oferta es más amplia desde unos meses.

(Reporte de Mayela Armas. Información adicional de Keren Torres en Barquisimeto.)