U.S. markets close in 11 minutes
  • S&P 500

    4,142.77
    +84.93 (+2.09%)
     
  • Dow Jones

    33,108.28
    +471.09 (+1.44%)
     
  • Nasdaq

    12,074.54
    +333.89 (+2.84%)
     
  • Russell 2000

    1,884.09
    +45.85 (+2.49%)
     
  • Petróleo

    115.03
    +0.94 (+0.82%)
     
  • Oro

    1,857.10
    +3.20 (+0.17%)
     
  • Plata

    22.10
    +0.14 (+0.61%)
     
  • dólar/euro

    1.0732
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    2.7430
    -0.0130 (-0.47%)
     
  • dólar/libra

    1.2627
    +0.0022 (+0.17%)
     
  • yen/dólar

    127.0740
    -0.0280 (-0.02%)
     
  • BTC-USD

    28,536.15
    -950.34 (-3.22%)
     
  • CMC Crypto 200

    618.47
    -11.03 (-1.75%)
     
  • FTSE 100

    7,585.46
    +20.54 (+0.27%)
     
  • Nikkei 225

    26,781.68
    +176.84 (+0.66%)
     

La pandemia ha cambiado a los artistas del tatuaje, posiblemente para siempre

·4  min de lectura
Tatuaje/Getty Creative
Tatuaje/Getty Creative

Durante la pandemia de coronavirus, algunos de los empleos más afectados fueron los que requerían cercanía física: los trabajadores de salones de masajes y uñas, peluquerías, gimnasios y estudios de tatuajes. Algunos negocios nunca más volverán a abrir sus puertas.

Es el caso de Saved Tattoo, un antiguo salón de tatuajes en Brooklyn, Nueva York. Stephanie Tamez y Virginia Elwood eran copropietarias de este. Como casi todo el mundo, inicialmente pensaron que el cierre era temporal, y llegaron a un acuerdo con el propietario de pagar la mitad del alquiler mientras la tienda permanecía cerrada. Pero en julio de 2020 el dueño les canceló el acuerdo, en busca de alquilar el espacio a otros negocios. Saved Tattoo desapareció.

Elwood le dijo a CNN que había estado solicitando asistencia a través del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) y Préstamos por Desastre por Afectaciones Económicas (EIDL), pero no recibieron ninguna ayuda hasta después de que tomaron la decisión de cerrar permanentemente. Los fondos de ayuda los usaron para ayudar a trasladar su equipo a almacenes, entre otras cosas.

"Lo realmente frustrante es que ahora tenemos un préstamo que tenemos que pagar por un negocio que ya no está en funcionamiento", comentó.

En la mayoría de las tiendas de tatuajes, los artistas que trabajan técnicamente no son empleados, sino contratistas independientes. Esto les permite trabajar en sus propios horarios, sin tener que responder ante un jefe y luego pagan una parte al dueño.

Debido a eso muchos no tenían la documentación necesaria para mostrar cuando trataban de solicitar préstamos PPP, al no tener un negocio registrado a su nombre.

También te puede interesar:

La pandemia supuso un duro golpe para los artistas del tatuaje y también generó cambios duraderos. Foto: Getty Images.
La pandemia supuso un duro golpe para los artistas del tatuaje y también generó cambios duraderos. Foto: Getty Images.

Una situación traumática

Tratando de hacerle frente al desastre económico, en California, un grupo de tatuadores demandó sin éxito al estado en 2020 para que permitiera la reapertura de los locales de tatuajes.

Tiffany Mitchell, propietaria de Black Raven Tattoo en Torrance, California, desde 2017, era parte de ese grupo. Aunque los estudios de tatuajes en otros estados cerraron solo durante unos meses, Mitchell le dijo a CNN que el suyo se vio obligado a cerrar por un total de 10 meses durante el transcurso de la pandemia.

"Fue extremadamente traumático", recordó. "Ser acosada por el administrador de la propiedad y saber que no tengo dinero. Mis nervios se dispararon; mis manos temblaban; tenía miedo de salir. No podía relajarme. Muchos de mis amigos y colegas estaban igualmente asustados".

Mitchell finalmente pudo reabrir Black Raven en enero. Cuando presentó sus impuestos este año, tuvo una pérdida de 20.000 dólares.

"Mucha gente no se da cuenta de cuánto sufrieron los artistas del tatuaje durante esto", dijo, y agregó que a diferencia de los restaurantes "no podíamos vender nada para llevar".

Marie Reverie, quien vive en Raleigh, Carolina del Norte, acababa de lograr su sueño de abrir un estudio propio cuando estalló la pandemia.

Los nuevos propietarios del lugar seguían exigiendo el pago del alquiler el primer día del mes. La mujer solicitó el desempleo, pero solo recibió alrededor de $ 37 a la semana del estado. Agotó más de la mitad de sus ahorros mientras tanto, pero por suerte tuvo el apoyo de los ingresos de su marido y su familia. Así pudo mantenerse a flote durante los dos meses que estuvo cerrada, hasta que recibió ayuda federal.

Ha aumentado la demanda de tatuajes durante los últimos meses, pese a ello, los tatuadores prefieren tomárselo con calma. Foto: Getty Images.
Ha aumentado la demanda de tatuajes durante los últimos meses, pese a ello, los tatuadores prefieren tomárselo con calma. Foto: Getty Images.

Cambios permanentes

El tatuaje también sufrió una revolución durante el Covid-19. Por lo general a los clientes ya no se les permite traer a familiares o amigos. Y aunque algunos artistas usaban máscaras mientras tatuaban, incluso antes de la pandemia, ahora, por supuesto, todos la usan.

Y el ritmo de trabajo es diferente. Alysha Howard, una tatuadora con sede en Atlanta, quien sobrevivió haciendo retratos de mascotas para ganar dinero extra, dijo que antes de la pandemia trabajaba en más de siete tatuajes en un día, incluyendo en personas que llegaban sin citas. Ahora sólo trabaja con quienes hacen cita previa.

"Se deshizo esa mentalidad de la prisa que tengo que poner en cada persona", dijo. "Ese ha sido el cambio más grande, poder concentrarme en (proyectos de tatuajes) que realmente quiero hacer".

Y la demanda ha aumentado. Reverie le dijo a CNN que normalmente recibía 250 o 350 correos electrónicos cuando abría sus libros para nuevos clientes. La última vez que los abrió, en septiembre, recibió casi 600. Y no está sola, todos los que conoce están reservados por al menos seis meses.

Tamez y Elwood pudieron abrir un nuevo local en agosto y han estado tatuando allí durante la pandemia. Desde que regresaron, dijo Tamez, han notado que la gente parece más reflexiva.

Howard señaló que ha visto a más clientes solicitar tatuajes a gran escala, como mangas y piezas para la espalda. También dijo que la experiencia es más íntima.

"He estado haciendo bastantes tatuajes conmemorativos de las pérdidas de Covid", dijo. "Es muy emotivo, y si mi cliente llora, es probable que yo también me emocione”, afirmó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.