U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,026.12
    -1.14 (-0.03%)
     
  • Dow Jones

    34,347.03
    +152.93 (+0.45%)
     
  • Nasdaq

    11,226.36
    -58.94 (-0.52%)
     
  • Russell 2000

    1,869.19
    +5.67 (+0.30%)
     
  • Petróleo

    76.55
    -1.39 (-1.78%)
     
  • Oro

    1,755.00
    +9.40 (+0.54%)
     
  • Plata

    21.48
    +0.11 (+0.53%)
     
  • dólar/euro

    1.0392
    -0.0021 (-0.20%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6910
    -0.0150 (-0.40%)
     
  • dólar/libra

    1.2069
    -0.0045 (-0.38%)
     
  • yen/dólar

    139.1500
    +0.5600 (+0.40%)
     
  • BTC-USD

    16,554.35
    +58.19 (+0.35%)
     
  • CMC Crypto 200

    386.97
    +4.32 (+1.13%)
     
  • FTSE 100

    7,486.67
    +20.07 (+0.27%)
     
  • Nikkei 225

    28,283.03
    -100.07 (-0.35%)
     

Papel de $1000: las particularidades de un nuevo billete récord en la Argentina

Billetes de $1000 con la imagen de la taruca
Billetes de $1000 con la imagen de la taruca - Créditos: @Shutterstock

Si las proyecciones de inflación que esperan en promedio los agentes económicos se confirma, la Argentina terminará este año con un incremento de precios superior al 100%. Pese a esta acelerada, en el Banco Central (BCRA) ratifican que no se lanzará un billete de mayor denominación que el actual de $1000. “No está por ahora en agenda”, indicaron.

El rechazo del Gobierno a poner en circulación billetes con mayor poder compra obligó a que en el último año se acelerara la impresión de los papeles de $1000, con la imagen del hornero, según datos oficiales del Banco Central, que procesó LA NACION DATA.

Cuando comenzó el año, los billetes de $1000 representaban el 22,6% del total en circulación, mientras que al 30 de septiembre pasado, ya equivalían el 30% del total, con 2193 millones de unidades en la calle.

De esta manera, se llegó a un empate “técnico” con la cantidad de billetes de $100 que andan en circulación. A diferencia de los de $1000, en los últimos meses fueron perdiendo terreno. El 31 de agosto de 2020, la mitad de los billetes que había en la economía eran los de $100, representados en las imágenes de Domingo Faustino Sarmiento, Eva Duarte de Perón y la taruca. Desde entonces, se fueron retirando billetes de $100, que cayeron de 3240 millones en circulación a 2566 millones.

Los billetes de $1000 y de $100 representan en conjunto el 60% del total de billetes en circulación, mientras que el resto se reparte entre los de $500 (18% del total), $200 (7%), $50 (3%), $20 (5%) y $10 (7%).

Al 30 de septiembre pasado, había en circulación 7283,7 millones de billetes, cuyo valor total equivale a $3,186 billones. La cantidad de billetes en circulación aumentó un 6% con relación a la misma fecha del año anterior, mientras que el valor de ese stock creció 47% en un año.

Cuando salió en circulación el billete de $1000, el 1º de diciembre de 2017, su valor en dólares era de casi US$58. Actualmente, representa apenas US$6,7, si se toma el tipo de cambio oficial de $149,24, o US$3,44, al valor del MEP ($290).

La Argentina es el país de la región cuyo billete de mayor denominación es el que menor valor tiene, si se lo mide en dólares. Sin considerar el caso de Ecuador, que adoptó el dólar estadounidense como moneda de curso legal en 1999 (y tiene al papel de US$100 como el de mayor poder de compra), en América Latina el país con el billete más valioso es Perú. Allí, el de más alta denominación es el de 200 soles, que equivale a US$50,35.

En mayo pasado, el presidente Alberto Fernández y el titular del Banco Central, Miguel Pesce, presentaron una nueva familia de billetes, pero sin ampliar la denominación del de mayor poder de compra. Según lo anunciado en su momento, a partir del próximo mes deberían estar en la calle las imágenes de José de San Martín en el billete de $1000; las de Manuel Belgrano y Remedios del Valle, en el de $500; las Juana Azurduy y Martín Miguel de Güemes, en el billete de $200, y María Eva Duarte de Perón seguirá en el de $100, con un diseño distinto del actual.

Al momento de explicar por qué no se lanzaba un billete con mayor denominación, dada la aceleración inflacionaria de los últimos cinco años, Pesce indicó que “es para estimular los medios de pago electrónicos”. En esa misma entrevista radial, el presidente del BCRA también había dicho que se esperaba una “desaceleración de la inflación”, luego del 6,7% de marzo y el 6% de abril.

La inflación no solo no se redujo, sino que llegó a un pico de 7,4% en julio y se mantuvo en el piso de 7% en agosto. Ayer, la entidad publicó el relevamiento de expectativas de mercado (REM) en el cual se destaca que el promedio de las consultoras privadas esperan una inflación de 100,3% para este año. De ratificarse esas proyecciones, sería el nivel de inflación más alto desde 1991.

“El sistema material de billetes tiene un costo muy importante de producción y logística, y en ese sentido, el sistema electrónico es más eficiente y viene creciendo aceleradamente. Entonces, las transacciones que son de mayor volumen deberían hacerse por esos medios”, dijo Pesce en mayo pasado.

A principios de 2020, el Gobierno estudió la posibilidad de lanzar un nuevo billete de $5000, que llegó a tener su diseño terminado, con las imágenes de Ramón Carrillo, el primer ministro de Salud de Juan Perón, acompañado por Cecilia Grierson, la primera médica argentina. En el reverso figuraba la imagen del Instituto Malbrán. De hecho, ya se habían comprado el papel y las tintas, por un costo de alrededor de US$9 millones, según reveló en su momento Pablo Fernández Blanco en LA NACION. Sin embargo, finalmente el Gobierno descartó la idea, sin dar explicación.

Durante el final del mandato de la expresidenta Cristina Kirchner, la aceleración inflación también había golpeado el poder de compra de los billetes de $100, que en ese entonces era el de mayor denominación y el de mayor circulación, ya que la actual vicepresidenta se negaba a lanzar papel moneda de mayor valor. De esa forma, se evitaba convalidar la inflación, que estaba escondida en los datos oficiales, luego de la intervención en el Indec y la falsificación de los informes. Al dejar la gestión, el billete de $100 representaba casi el 70% del total en circulación.