U.S. markets close in 41 minutes
  • S&P 500

    4,076.75
    -3.36 (-0.08%)
     
  • Dow Jones

    34,391.71
    -198.06 (-0.57%)
     
  • Nasdaq

    11,482.81
    +14.82 (+0.13%)
     
  • Russell 2000

    1,884.34
    -2.24 (-0.12%)
     
  • Petróleo

    81.36
    +0.81 (+1.01%)
     
  • Oro

    1,816.40
    +56.50 (+3.21%)
     
  • Plata

    22.92
    +1.14 (+5.25%)
     
  • dólar/euro

    1.0521
    +0.0113 (+1.08%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5290
    -0.1740 (-4.70%)
     
  • dólar/libra

    1.2244
    +0.0182 (+1.51%)
     
  • yen/dólar

    135.3200
    -2.7600 (-2.00%)
     
  • BTC-USD

    16,956.57
    -92.61 (-0.54%)
     
  • CMC Crypto 200

    402.22
    -3.93 (-0.97%)
     
  • FTSE 100

    7,558.49
    -14.56 (-0.19%)
     
  • Nikkei 225

    28,226.08
    +257.09 (+0.92%)
     

Pareja puertorriqueña pierde la casa de sus sueños por las inundaciones de Fiona

Leida Rodríguez siempre había deseado tener una casita junto al mar.

Hace seis años, ella y su marido, Jaime Castellano, llegaron a Villa Esperanza, una pequeña comunidad en el municipio sureño de Salinas, donde el mar Caribe se une al río Nigua, para hacer realidad ese sueño.

“Es un lugar muy tranquilo, mucha gente humilde”, dice Rodríguez, de 50 años. “Rápidamente nos acogieron como en familia”.

La pareja del céntrico pueblo de Naranjito, que celebró su 30 aniversario el mes pasado, vivió en una casa móvil que alguien les regaló mientras construían la casa poco a poco.

Rodríguez sufre de lupus, lo que retrasó la construcción porque no toleraba el sol de la isla. Luego le diagnosticaron problemas del corazón. Le recetaron 16 medicamentos. Los médicos le pusieron un desfibrilador en el pecho. En un momento dado, la pareja pensó que tendría que abandonar sus planes.

Pero en mayo de 2019, con la ayuda de sus familiares, la pareja terminó su casa: una casa de una sola planta, azul cielo y gris, con columnas blancas, rodeada de cactus espinosos y un gran patio trasero con césped. Una moderna barandilla de acero conducía a la puerta principal, donde las campanas de viento se balanceaban con la brisa. Colgaron luces en los árboles y colocaron mesas de madera y azulejos.

“Hicieron la casa. Era la más bonita de aquí”, dijo el vecino Joel Méndez. “Todo el mundo estaba enamorado de esa casa”.

Los exteriores de la casa, a la sombra de los árboles, se convirtieron en un lugar de reunión para amigos y familiares, y siempre había mucha comida y bebida. Entre semana, Rodríguez preparaba desayunos y comidas para los vecinos en la cocina exterior.

“Nuestros amigos de Salinas se convirtieron en nuestra familia”, dice Rodríguez. Y todos los que la visitaban desde otros lugares, dijo, le pedían ayuda para conseguir una casa en el pueblo.

Entonces llegó la noticia, la semana pasada, de que el huracán Fiona atravesaría Puerto Rico, empapando la isla de lluvia.

Al principio, dijo Rodríguez, Castellano insistió en que se quedaran en su casa, a pesar de que los vecinos dijeron que las aguas de la inundación habían subido unos dos pies durante el huracán María en 2017. Una semana antes, el matrimonio de Salinas se había enterado de que serían abuelos por primera vez. Eso fue suficiente para convencerlos de irse.

“Tuve un instinto. No puedo explicarlo”, dijo ella.

La pareja guardó sus pertenencias más valiosas para protegerlas de las inundaciones. Luego, cuando empezaron las primeras lluvias en Villa Esperanza, condujeron dos horas y media, una hora más de lo habitual, para quedarse con uno de sus dos hijos en el pueblo de montaña de Naranjito. Al salir, pudieron escuchar el estruendo de las aguas del río.

“Es duro dejar tus pertenencias aquí”, dijo Castellano, “pero la vida vale más”.

Durante la tormenta, un vecino compartió las imágenes de seguridad para que pudieran ver lo que estaba pasando. En cada fotografía, el agua subía más escalones en la escalera de la puerta principal. Hacia la medianoche, la pareja recibió una llamada telefónica en la que se le informaba que la cámara ya no funcionaba. Al día siguiente, el vecino volvió a llamar diciendo que la casa había “sufrido daños” y que tenían que volver a Villa Esperanza.

“Parece que el vecino no quería dar la noticia por teléfono”, dijo Castellano.

Doris Romero (derecha) consuela a su vecina Leida Rodríguez, cuya casa se derrumbó en un socavón  tras la inundación del río Nigua durante el huracán Fiona en Villa Esperanza en Salinas, Puerto Rico.
Doris Romero (derecha) consuela a su vecina Leida Rodríguez, cuya casa se derrumbó en un socavón tras la inundación del río Nigua durante el huracán Fiona en Villa Esperanza en Salinas, Puerto Rico.

La casa seguía en una pieza. Pero se había derrumbado en un socavón que cedió por la furiosa crecida de las aguas. Vetas de barro atravesaban hasta la parte superior de las paredes. Sobrevivieron dos tubos de campanas de viento, sujetos por un adorno en el que se leía “Beach”. La presión del agua destrozó el cristal de la puerta principal, el lodo del río lo atravesó y cubrió cada centímetro de su interior. Las inundaciones arrancaron el césped del patio trasero, junto con la carretera que corría paralela a la construcción.

“Mi vida se acabó”, dijo Castellano que pensó cuando vio por primera vez lo que quedaba.

Su esposa sintió que estaba en duelo.

“Obviamente no es lo mismo. La vida de alguien vale mucho más. Pero es como lo describo”, dijo.

La pareja está ahora con sus hijos. Todos los días han ido a Villa Esperanza para limpiar la devastación que dejó Fiona. Castellano pintó su número de teléfono en la pared de enfrente por si alguien quiere contactarlo u ofrecerle ayuda.

“Todos los que nos conocen y que han pasado por aquí han llorado por nosotros”, dijo Rodríguez.

Una tarde reciente, Castellano entró en la inestable casa para sacar del barro su licencia de conducir y otros documentos importantes. Después de unas horas, salió, con una bolsa oscura en la mano. Una esquina de la casa seguía sumergida en un sucio charco de agua.

Un tapete de bienvenida frente a la casa de Villa Esperanza que se derrumbó en un socavón durante el huracán Fiona.
Un tapete de bienvenida frente a la casa de Villa Esperanza que se derrumbó en un socavón durante el huracán Fiona.

Rodríguez no está seguro de cuál será su próximo hogar. Cuando el Departamento de Vivienda de Puerto Rico vino a visitar Villa Esperanza, los funcionarios aseguraron a la pareja que los ayudarían. Pero a pesar de las promesas del gobierno, Castellano cree que la ayuda no llegará a tiempo, si es que llega.

Los vecinos han estado limpiando el terreno para ayudar, y restaurando el pozo de la pareja para que vuelvan a tener agua. Querían levantar la casa con una grúa y ponerla en un lugar seguro, pero una de sus columnas se agrietó.

Por ahora, Castellano está pensando en construir una nueva casa temporal en el terreno. Pudieran usar el baño y la cocina exteriores, que sobrevivieron al derrumbe.

“Algo sencillo, quizá de madera”, dijo, “algo en lo que podamos vivir”.

Rodríguez dijo que no hay que cuestionar la voluntad de Dios, y que ella ya ha superado batallas de salud en las que estuvo en juego su vida. Así que también puede sobrevivir a esto.

“Esto es lo que decidió la naturaleza”, dijo.