U.S. Markets closed

A pedradas: no todos están contentos con los vehículos autónomos

Uno podría pensar que todo el mundo estará encantado en contemplar que las calles de sus ciudades se llenan de vehículos autónomos que, pausados y repletos de sensores, circulan de forma uniforme y segura por sus calles. Los datos no dan lugar a interpretaciones: los automóviles autónomos son más seguros que sus equivalentes ‘humanos’ y serán una realidad cotidiana en muy poco tiempo. Sin embargo, parece que no todo el mundo está muy satisfecho con su despliegue.

En la localidad de Chandler, Arizona, se suceden los ataques y sabotajes de forma indiscriminada hacia este tipo de vehículos ¿Por qué? Por un cúmulo de excusas, aunque esta es la que más peso tiene: la potencial pérdida de puestos de trabajo. Una posibilidad que muchos han tomado a la tremenda y ha servido como excusa para lanzarse contra estos vehículos en periodo de prueba.

Vehículo autónomo en pruebas de la empresa Waymo. Foto: Getty Images.

Los automóviles de Google han sido apedreados, han visto sus neumáticos rajados y terceros conductores han puesto a prueba al límite sus sistemas de seguridad realizando conducciones temerarias y cortando su trayectoria. En esta orgía de violencia, el episodio más llamativo tuvo lugar cuando uno de los conductores de emergencia de uno de los Waymo saboteados contempló como uno de los saboteadores blandía una pistola del calibre 22 y, tras ser detenido, se justificó por el trágico atropello mortal de un Uber en Tampa el pasado mes de marzo.

Chandler ha saltado a los titulares por los sabotajes, lógicamente, pero también porque es uno de los núcleos urbanos elegidos por Google para probar sus vehículos. “¡Tienen muchas otras ciudades donde probarlos!”, gritó uno de los detenidos tras intentar expulsar a volantazos con su 4×4 a uno de los Waymo de la carretera. Y no solo el trágico atropello de Uber sirve de excusa: un niño de 10 años casi es atropellado por uno de los Waymo mientras jugaba con un balón en la calle, y este suceso también ha sido aprovechado como mecha para el incendio.

El debate está abierto

Se han contabilizado en total más de una veintena de ataques mientras el debate se mantiene en las calles: ¿estamos preparados para los vehículos autónomos en nuestras ciudades? Los responsables de Waymo, entre tanto, han optado por no presentar denuncias contra los atacantes mientras restan importancia a los sabotajes y continúan probando sus vehículos.

Desde Waymo existe un único temor: que alguno de los conductores de emergencia (los que, por ley, se sientan en el puesto del conductor del vehículo autónomo e interviene en caso de necesidad) sea herido en alguno de los ataques. Estos conductores asumen además otra responsabilidad: la mayoría desactiva la conducción autónoma ante un ataque por el temor a la reacción de otros conductores que puedan accidentarse ante un frenazo súbito.

Entre tanto, Waymo rebate el peso de los sabotajes con cifras: representan tan solo una mínima porción si se tienen en cuenta los más de 40.000 kilómetros recorridos por sus vehículos autónomos en el territorio. Los representantes de la compañía nos muestran por su parte otra estampa de la prueba: “los ciudadanos de Arizona están encantados con nuestros vehículos”.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Quién lidera la revolución de los vehículos autónomos

El sexo, la industria oculta que podría resurgir con los vehículos autónomos

Así será el camión del futuro: eléctrico, autónomo y sin cabina de conducción