U.S. Markets closed

Peleas familiares y relaciones estrechas con el poder: la historia oculta de las marcas deportivas

LA NACION

Eugenio Palopoli se encontró de casualidad con un tema y se obsesionó. Durante meses investigó la historia de las marcas deportivas y quiso ir más allá de las compañías: indagó en las motivaciones, los sueños y los desafíos de sus fundadores.

"Es un tema que nos toca a todos de cerca como consumidores de las marcas deportivas. En muchos casos circulan leyendas urbanas de conflictos y peleas que a veces son ciertas, pero en otros casos hay información que no estaba publicada", detalló el autor del libro La historia de las marcas deportivas. El escritor estuvo en el programa Comunidad de Negocios , emitido por LN+ , y adelantó parte de las anécdotas que se pueden leer en su obra.

La discusión que creó el podio

Las dos marcas alemanas más importantes, Adidas y Puma, surgieron de una pelea entre dos hermanos que tenían una marca en común, comenzó Palopoli. Empezaron en el período de entreguerras prácticamente de la nada y fueron creciendo con el correr de los años. Para el comienzo de la Segunda Guerra Mundial ya era la firma más importante de Alemania y de Europa.

Esos hermanos son los Dassler: Adolf (Adi) y Rudolf. "Durante la guerra pasan cosas tremendas, en términos históricos y también dentro de la familia, que desembocan en una gran pelea. Luego de la guerra deciden separarse y Rudolf forma Puma, y Adi, la marca Adidas", narró.

Cada uno arranca su marca con la mitad de las posesiones de la fábrica que tenían en común. "Desde entonces son enemigos íntimos y durante varias décadas van creciendo hasta ser parte de las marcas deportivas mas importantes del mundo", añadió.

Relaciones con el poder para ser número uno

Adidas tiene un momento muy importante al despegarse de su competidora en el Mundial de Suiza, en 1954, cuando Alemania sale campeón. Palopoli contó: "La fama de Adi y de sus botines trasciende Alemania por ser una figura enquistada dentro de la selección como proveedor de los mejores zapatos de fútbol".

A partir de ese momento Adidas se convierte en la marca número uno del mundo. Se consolida por la gestión del principal heredero de la familia Dassler, Horst, que no solo se enfoca en cuestiones de producto y de abrir nuevos mercados sino también en alianzas institucionales con clubes, federaciones nacionales y, luego, federaciones internacionales.

La marca que dio la vuelta al Pacífico

Nike aparece en los años '70 y empieza como una empresa muy chiquita que importaba las zapatillas japonesas de otra marca, Onitsuka Tiger, llamada así por el nombre de su fundador, narró el escritor. Esa firma empieza en Japón, luego de la Segunda Guerra y en un entorno de devastación consigue ventaja por ser un producto barato.

Phil Knight, el fundador de Nike, al terminar su carrera emprende un año sabático de viaje y pasa por Japón, donde descubre la importancia de la marca Tiger. "En ese momento, se presenta como un importador, casi como un juego, era muy joven. Lo que empieza como una excusa para estar ahí adentro de la fábrica se vuelve real en el termino de un año, con cartas, envíos por correo y malentendidos de por medio", expresó.

La diosa griega que venció el miedo

Nike surge por una disputa comercial entre los gerentes de la marca japonesa y el propio Phil Knight, que siente que va a ser absorbido. "Él tenía una posición financiera muy débil, su trabajo era día tras día salir a vender lo que tenía para cubrir el cheque que estaba por caer en el banco", describió.

Cuando Knight siente que va a perder la exclusividad en Estados Unidos, decide independizarse "en una suerte de operación de espionaje" y lanza su propia marca, Nike, "de una manera increíblemente improvisada para un marca de este nivel", dijo Palopoli.

El imperio oculto que engendró decenas de marcas

Horst Dassler, heredero de Adidas, comienza a sentir que el negocio familiar lo limita en sus pretensiones y en su ambición de manejar el mercado deportivo mundial. Empieza a operar a espaldas de sus propios padres desde la filial francesa de Adidas. "Allí arma una estructura oculta de marcas que en los papeles figuran como socios comerciales, pero que en realidad alcanzan un nivel muy importante gracias a su influencia", relató.

Una es Arena, otra es Le Coq Sportif y otra es Pony, "que hoy se sigue presentando como una marca creada en nueva York pero que en realidad tiene una historia oculta", añadió. "Todas esas marcas, y algunas otras por alianzas más o menos blanqueadas, son el imperio oculto de Dassler, que empieza a derrumbarse en el '80 también por cuestiones familiares", concluyó.