U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,544.90
    -4.88 (-0.11%)
     
  • Dow Jones

    35,677.02
    +73.94 (+0.21%)
     
  • Nasdaq

    15,090.20
    -125.50 (-0.82%)
     
  • Russell 2000

    2,291.27
    -4.92 (-0.21%)
     
  • Petróleo

    83.98
    +1.48 (+1.79%)
     
  • Oro

    1,793.10
    +11.20 (+0.63%)
     
  • Plata

    24.39
    +0.22 (+0.91%)
     
  • EUR/USD

    1.1646
    +0.0015 (+0.13%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6550
    -0.0210 (-1.25%)
     
  • GBP/USD

    1.3760
    -0.0036 (-0.26%)
     
  • JPY=X

    113.4800
    -0.5080 (-0.45%)
     
  • BTC-USD

    60,821.37
    -511.95 (-0.83%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,453.34
    -49.69 (-3.31%)
     
  • FTSE 100

    7,204.55
    +14.25 (+0.20%)
     
  • Nikkei 225

    28,804.85
    +96.27 (+0.34%)
     

Pfizer afirma que su vacuna es segura para niños cuya edad oscila entre los 5 y los 11 años. ¿Convencerá eso a los padres?

·5  min de lectura
Los estudiantes llegan al primer día de clases en la Normont Elementary en Los Ángeles, el 16 de agosto de 2021. (Allison Zaucha/The New York Times)
Los estudiantes llegan al primer día de clases en la Normont Elementary en Los Ángeles, el 16 de agosto de 2021. (Allison Zaucha/The New York Times)

Con el anuncio de Pfizer-BioNTech este lunes 20 de septiembre de que su vacuna contra el COVID-19 había demostrado ser segura y efectiva en dosis bajas para niños cuya edad oscila entre los 5 y los 11 años, surge una pregunta importante: ¿cuántos padres se la pondrán a sus hijos?

Si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) la autoriza, la vacuna podría ser un punto de inflexión para millones de familias estadounidenses con niños pequeños y podría ayudar a reforzar la respuesta del país ante la propagación de la altamente contagiosa variante delta del coronavirus. En Estados Unidos, hay alrededor de 28 millones de niños de 5 a 11 años, una cifra mucho mayor que los 17 millones de adolescentes entre 12 y 15 años que tuvieron la posibilidad de vacunarse cuando la vacuna Pfizer fue autorizada para ese grupo de edad en mayo.

Sin embargo, queda por ver qué tan ampliamente será aceptada la vacuna para el grupo más joven. La aplicación en niños mayores ha decaído y las encuestas indican que existen dudas en una parte significativa de los padres.

Lorena Tule-Romain se había levantado temprano el lunes para prepararse a llevar a su hijo de 7 años a la escuela en Dallas, cuando encendió la televisión y escuchó las noticias.

“Pensé: ‘Dios mío, esto es prometedor’”, dijo Tule-Romain, de 32 años, quien sintió una ráfaga inicial de esperanza y alivio. Ha pasado meses viviendo en el limbo, rechazando invitaciones a fiestas de cumpleaños y postergando inscribir a su hijo en la orquesta escolar. Incluso, canceló un viaje reciente para visitar a los abuelos de su hijo en Atlanta.

Tule-Romain está entre quienes esperan con ansias saber si las autoridades federales autorizarán la vacuna para el grupo de edad más joven, quizás incluso para Halloween una decisión que se espera al principio sea para uso de emergencia.

Sin importar cuál sea la decisión de la FDA, Michelle Goebel, de 36 años, de Carlsbad, California, dijo que no está lista en absoluto para vacunar a sus hijos, de 8, 6 y 3 años, contra el COVID-19.

Damarcus Crimes, de 13 años, recibe una dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech. Junto a él está su madre, Christina, y su hermano, Deshaun, de 13 años. San Antonio, Texas, 13 de mayo de 2021. (Tamir Kalifa/The New York Times)
Damarcus Crimes, de 13 años, recibe una dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech. Junto a él está su madre, Christina, y su hermano, Deshaun, de 13 años. San Antonio, Texas, 13 de mayo de 2021. (Tamir Kalifa/The New York Times)

Aunque Goebel afirmó que ya se había vacunado, expresó su preocupación sobre los riesgos para sus hijos, en parte debido al tamaño relativamente pequeño de los ensayos clínicos en niños y la falta de datos de seguridad a largo plazo. Dijo que los riesgos potenciales de una nueva vacuna le parecían mayores que el beneficio, porque los niños pequeños eran mucho menos propensos que los adultos a enfermarse de manera grave por el virus.

Según datos federales, solo alrededor del 40 por ciento de los niños cuya edad oscila entre los 12 y los 15 años cuentan con el esquema completo de vacunación, en comparación con el 66 por ciento de los adultos. Las encuestas indican que la disposición de los padres a vacunar a sus hijos disminuye con la edad de los niños.

Cerca del 20 por ciento de los padres de niños cuya edad oscila entre los 12 y los 17 años afirmaron que definitivamente no tenían previsto vacunar a sus hijos, según una encuesta de la Fundación de la Familia Kaiser publicada el mes pasado. El grupo de los “definitivamente no” creció a alrededor del 25 por ciento entre los padres de niños cuya edad oscila entre los 5 y los 11 años y al 30 por ciento entre los padres de niños menores de 5 años.

René LaBerge, de 53 años, de Katy, Texas, dijo que planea vacunar a su hijo de 11 años apenas pueda hacerlo. “Pero no tengo prisa. Quiero que hagan bien su trabajo”.

Dijo que había escuchado sobre algunos efectos secundarios muy poco comunes pero graves en los niños y estaba ansiosa acerca de que los funcionarios federales revisen a fondo los datos antes de tomar una decisión.

“No quiero que mi hijo tome algo que no es seguro”, dijo, pero agregó: “Creo que el COVID-19 es peligroso. No hay respuestas buenas ni fáciles en esta situación”.

Entre los efectos secundarios que los científicos han estado estudiando se encuentra la miocarditis, una inflamación del corazón. En casos inusuales, la vacuna ha provocado miocarditis en personas jóvenes. Pero un extenso estudio israelí, basado en registros médicos electrónicos de 2 millones de personas mayores de 16 años, también reveló que es mucho más probable que el COVID-19 cause estos problemas cardiacos.

Los resultados del ensayo clínico de Pfizer fueron recibidos con entusiasmo por muchos administradores escolares y organizaciones docentes, pero es poco probable que generen cambios inmediatos en las políticas.

“Este es un gran paso para vencer al COVID-19 y regresar a la normalidad. No creo que modifique las conversaciones sobre exigir la vacunación en los niños”, dijo Randi Weingarten, presidenta de la Federación Estadounidense de Maestros, un sindicato nacional.

Weingarten predijo que la vacunación no será una exigencia generalizada para los estudiantes sino hasta el ciclo escolar 2022-2023. Señaló que los padres y educadores todavía estaban esperando la aprobación plena de la FDA de las vacunas para niños cuya edad oscila entre los 12 y los 15 años y que la obligatoriedad de la vacunación para adultos llegó meses después de que las dosis estuvieran disponibles.

Una barrera importante para la vacunación infantil, dijo, eran las extensas teorías de conspiración que aseguraban que las vacunas afectaban la fertilidad.

“Cuando las personas tienen estas conversaciones prematuras sobre la obligatoriedad, la desconfianza aumenta”, dijo.

Solo un distrito escolar grande —Los Angeles Unified— ha exigido la vacunación para aquellos estudiantes que ya podían optar por recibir las dosis, los de 12 años o más. El lunes 20 de septiembre, el distrito dijo que no estaba listo para dar una respuesta a las noticias sobre los resultados del ensayo de Pfizer para niños menores de 12 años.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo el lunes que los resultados prometedores de Pfizer no habían cambiado su convicción de que no era una buena estrategia hacer obligatoria la vacunación en los estudiantes. La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, dijo el mes pasado que exigirles a los estudiantes la vacuna sería “prematuro”.

Históricamente, han sido los estados y no los sistemas escolares individuales, los que han determinado qué vacunas son necesarias para la asistencia escolar. Actualmente, los 50 estados exigen la vacunación contra enfermedades como la poliomielitis, el sarampión y la varicela.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.