Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,675.75
    +11.00 (+0.19%)
     
  • F Dow Jones

    40,378.00
    +77.00 (+0.19%)
     
  • F Nasdaq

    20,576.75
    +52.75 (+0.26%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,184.70
    +17.70 (+0.82%)
     
  • Petróleo

    82.41
    +0.20 (+0.24%)
     
  • Oro

    2,414.30
    -6.40 (-0.26%)
     
  • Plata

    31.09
    -0.07 (-0.23%)
     
  • dólar/euro

    1.0896
    -0.0014 (-0.13%)
     
  • Bono a 10 años

    4.1890
    -0.0040 (-0.10%)
     
  • Volatilidad

    12.46
    -0.46 (-3.56%)
     
  • dólar/libra

    1.2972
    -0.0018 (-0.14%)
     
  • yen/dólar

    157.9340
    +0.0860 (+0.05%)
     
  • Bitcoin USD

    62,497.53
    +3,033.18 (+5.10%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,299.23
    +100.66 (+8.40%)
     
  • FTSE 100

    8,252.91
    +29.57 (+0.36%)
     
  • Nikkei 225

    41,190.68
    -1,033.32 (-2.45%)
     

Cómo es el plan arancelario que Trump tiene en mente para ir contra China si asume la presidencia

Donald Trump está ensayando sus temas de conversación antichinos de cara a las elecciones de noviembre. Lo más probable es que nada supere su plan de imponer un arancel adicional del 60% a todas las mercancías que el continente envíe a Estados Unidos.

Es una idea descabellada, teniendo en cuenta lo mal que le fueron los impuestos que Trump aplicó a las importaciones chinas durante su presidencia de 2017 a 2021. Por todo el dolor que causaron a los hogares y agricultores estadounidenses -que en última instancia tuvieron que pagar los impuestos- hicieron poco, si es que hicieron algo, para alterar la dinámica entre Estados Unidos y China.

El líder chino Xi Jinping no sólo vio venir la estrategia tomada por Trump de 1985, sino que proporcionó una clase magistral sobre cómo navegar alrededor de una guerra comercial gigantesca. El equipo de Trump ni siquiera pudo impedir que prosperara un solo fabricante de equipos inalámbricos, Huawei.

Xi Jinping

Pero el plan de Trump del 60%, en caso de que gane las elecciones, pondría a prueba el sistema financiero mundial de un modo que repercutiría en la economía estadounidense. Y eso juega a favor de China en un momento en el que el Partido Comunista de Xi está tratando de aumentar su huella geoestratégica.

PUBLICIDAD

Hay un buen argumento para afirmar que Xi echa mucho de menos a Trump desde enero de 2021. Mientras que Trump intentó el equivalente económico de reducir los neumáticos de China, Joe Biden fue directo al corazón de las ambiciones de China Inc. de convertirse en una superpotencia tecnológica.

En primer lugar, Biden sorprendió a muchos al dejar en vigor los aranceles de Trump 1.0. Eso irritó tanto al partido de Xi en Pekín como a muchos de los demócratas de Biden en Washington. Pero entonces Biden se dirigió a los objetivos blandos de China con precisión quirúrgica.

Donald Trump

Paso a paso durante los últimos 37 meses, el equipo Biden limitó el acceso de China a la tecnología de punta. Se centró en dificultar la venta de semiconductores y otros equipos de fabricación de chips a China. La Casa Blanca de Biden puso en marcha un programa de control para frenar las ambiciones de Xi en computación cuántica e inteligencia artificial. También invirtió cientos de miles de millones de dólares en elevar el nivel de fabricación de chips de Estados Unidos, creando fuerza económica.

Biden no tuiteó bromitas contra el gobierno de Xi. Golpeó a China Inc. donde más le duele, de un modo que podría tener a Xi deseando que Biden pierda el 5 de noviembre.

Una administración Trump 2.0 sería su propia pesadilla, por supuesto. Los aranceles añadidos reducirían efectivamente a escombros la relación económica más importante del mundo, con un valor comercial de 575.000 millones de dólares. Por no hablar de los impactos inflacionistas.

Nikkei Stock Average
Nikkei Stock Average


Si cree que la Reserva Federal está preocupada por las presiones sobre los precios ahora, imagínese cuando los costes de la gran mayoría de los productos acabados que consumen los estadounidenses sean de repente un 60% más caros. ¿Y piensa Trump en serio que China no devolverá el golpe? Pekín posee 860.000 millones de dólares en valores del Tesoro estadounidense, lo que le hace el segundo banquero extranjero más poderoso de Washington.

Y luego, por supuesto, está la cuestión de cómo el equipo de Trump tomará represalias contra las represalias de Pekín. Basta decir que el año que viene podría hacer que la crisis de Lehman Brothers de 2008 pareciera un contratiempo financiero.

Parte del problema es cómo una Casa Blanca Trump 2.0 estaría pateando la economía de China no sólo cuando está mal, sino potencialmente haciendo cráteres. Las probabilidades de que la crisis inmobiliaria de China se resuelva de aquí a enero de 2025 son excesivamente bajas. Lo mismo ocurre con el equipo de Xi desactivando para entonces una bomba de relojería de 9 billones de dólares relacionada con los vehículos de financiación de los gobiernos locales.

China entraría en el segundo intento de Trump de demostrar a Asia quién manda en un momento en el que las presiones deflacionistas se están intensificando. Y cuando el desempleo juvenil está en máximos históricos. Y cuando se están subiendo los costes de las heridas políticas autoinfligidas por Xi desde 2012.

japón, acciones japonesas, nikkei, asia

Estos pasos en falso incluyen: El equipo de reformas de Xi arrastrando los pies en la sustitución de las empresas estatales por empresas privadas innovadoras; los cierres draconianos de la era Covid; las medidas enérgicas contra las plataformas tecnológicas que hicieron que los inversores debatan si China es "ininvertible"; el retroceso en la libertad de prensa y de Internet; rehacer Hong Kong a imagen y semejanza de Pekín en lugar de aprender de los espíritus animales de la ciudad; no hacer que el yuan sea totalmente convertible antes.

Los economistas esperan, por supuesto, que Xi utilice su tercer mandato al frente de China para recuperar la narrativa reformista. El desplome de aproximadamente 7 billones de dólares de las valoraciones de las acciones chinas desde 2021 demuestra lo asustados que están los inversores por la trayectoria de la economía. Hasta ahora, el círculo íntimo de Xi se movió con lentitud para reforzar los fundamentos económicos de China.

El tiempo no está de parte de China si una nueva guerra comercial sacude la economía mundial dentro de 11 meses. O a Estados Unidos, ya que la relación económica más vital del planeta se tuerce como nunca antes. Lo único que parece claro ahora mismo es que una guerra comercial mayor y más desagradable nos hará a todos más pobres.

 

Nota publicada por Forbes US