U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,811.40
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.35
    +0.51 (+2.25%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2900
    -1.0160 (-0.75%)
     
  • BTC-USD

    16,910.87
    -146.58 (-0.86%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

La polémica práctica de explotar a las yeguas preñadas para producir un fármaco

La imagen muestra la extracción de sangre mediante una cánula en la vena yugular de una yegua atada, en una
La imagen muestra la extracción de sangre mediante una cánula en la vena yugular de una yegua atada, en una "granja de sangre" cerca de Selfoss, al sur de Islandia, el 30 de septiembre de 2022.(Foto de JEREMIE RICHARD/AFP vía Getty Images)

La web de un laboratorio en Missouri, Estados Unidos, anuncia la venta de la gonadotropina sérica de yegua preñada en dos presentaciones. Una contiene 2,5 kIU, unidad internacional usada en farmacología que mide el efecto y no la masa de la sustancia, por 336 dólares. Pero los interesados también pueden adquirir el producto cuatro veces más potente de 10 kIU por menos de la mitad a 662 dólares.

Sobre los usos, el laboratorio Lee Biosolutions indica que induce la superovulación de animales de laboratorio para fines de investigación o de fabricación. Y explica con claridad que “la gonadotropina sérica de yegua preñada (PMSG) es una hormona glicoproteíca sintetizada en la placenta del caballo doméstico. Las preparaciones comerciales se aíslan del suero de yeguas preñadas”.

Nada en esa página informativa sugiere la realidad de las yeguas preñadas a unos 8.700 kilómetros al sur en Uruguay, donde un proyecto de ley parlamentario señala que se les extraen cerca de 10 litros de sangre por semana a los animales que se encuentran entre el día 40 y 139 de gestación para obtener la materia prima del fármaco utilizado para aumentar la producción ganadera.

La recomendación de los expertos -para que el animal no tenga consecuencias desde el punto de vista sanitario- es que la extracción de sangre debería ser, como máximo, entre 12 a 16 cc por kg de peso, es decir 6 a 8 litros cada 30 días para un animal de 500 kg.

Pero un informe sobre la extracción de órganos, tejido y sangre de caballos señaló que a las yeguas preñada en Uruguay se les extrae sangre tres veces por semana entre diciembre y abril, lo que excede 5 veces las recomendaciones científicas.

El proyecto de ley sobre la extracción de sangre a yeguas preñadas, presentado ante la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay el 11 agosto 2022, indicó que una vez terminado el lapso en el que se le puede extraer sangre a la yegua, se le obliga a abortar, lo que produce más estrés al animal, además de que se deja morir al feto.

El representante por Montevideo, César Vega Erramuspe, señala que la industria ganadera usa la PMSG para aumentar la capacidad de producción debido al continuo incremento de la demanda.

La mayoría de las yeguas usadas en las granjas de sangre no están domadas. Eso hace que el manejo para la extracción sea más violento y muchas veces vuelven al campo heridas, “caminando muy débiles por la falta de sangre y estando preñadas, su destino es morir de agotamiento, o ser llevadas a frigoríficos”, señaló el informe uruguayo.

Lo que dicen los científicos

El relato del anteproyecto de ley uruguayo coincide con una investigación sobre el bienestar de los caballos durante la producción de la gonadotropina equina realizada en Suiza y publicada en la revista Animals en 2019.

Entre sus hallazgos, el estudio dijo que el proceso del sangrado puede atemorizar o causar sufrimiento a los animales que no están acostumbrados a los humanos, cuando el personal no está bien capacitado o cuando están apurados debido al volumen de muestras de sangre que deben sacar en un día.

Luego de la extracción, las yeguas vuelven a pastar en el campo sin suplementos dietéticos especiales. Algunas se debilitan, enferman y mueren sin atención veterinaria.

Las yeguas con mala salud pueden sufrir abortos espontáneos, pero como “las copas endometriales mantienen la producción de eCG después del día 90 y hasta el día 120, estas yeguas pueden continuar sangrando”, explica el estudio. Algunas granjas permiten que las yeguas sanas lleven al potro a término para después venderlo. Pero lo común en las granjas latinoamericanas es que se interrumpa la preñez para que la yegua vuelva a preñarse y así iniciar un segundo período de recolección de sangre ese mismo año.

La recolección de sangre de yeguas preñadas para la producción del fármaco es difícil de rastrear, pero se cree que ocurre predominantemente en Uruguay, Argentina, Islandia, Rusia, Mongolia y China.

En la Unión Europea está permitida su comercialización. Un ganadero español confirmó a Yahoo Noticias que la hormona es usada en España cuando las cerdas no salen en celo pero el fármaco no aumenta la prolificidad. La marca comercial en España es Serigan y es comercializada por el reconocido Ovejero Laboratorios.

Eurogroup for Animals ha solicitado a la Comisión Europea que detenga la producción, importación y uso de eCG en la UE, pero ésta aún no se ha pronunciado al respecto.

Recomendaciones

Los investigadores recomiendan el establecimiento de estrictos marcos regulatorios que incluyan el chequeo permanente de las yeguas antes de los sangrados para mantengan una salud y un peso adecuado. También indican que los animales asustados o agitados no deben ser sometidos al proceso.

Sobre las denuncias de las prácticas de los abortos a las yeguas para inducir otro ciclo de sangrado, la investigación señaló lo siguiente: “Basados en razones éticas y considerando que el aborto podría ser angustioso y posiblemente doloroso para los animales, nuestra opinión es que no debe realizarse, a menos que sea prescrito por un veterinario y únicamente por razones terapéuticas”.

El estudio señaló que las corporaciones e industrias que producen, venden y usan eCG tienen la responsabilidad ética de garantizar que la supervisión, cuidado, recolección de sangre y manejo de yeguas preñadas se lleven a cabo con humanidad.

El proyecto de ley uruguayo va un paso más allá. En caso de ser aprobado, Uruguay prohibirá el sangrado de las yeguas preñadas.

Fuentes: Cámara de Representantes del Uruguay, Lee Biosolutions, NCBI.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así puedes convertir tu jardín en un paraíso para las aves migratorias