Mercados abrirán en 2 h 10 min

¿Por qué Colombia aún no es terreno fértil para plataformas digitales como Uber y Airbnb?

Taxistas protestan en Bogotá contra la plataforma Uber el pasado 14 de marzo. REUTERS/ John Vizcaino

Por Sebastián Aguirre Eastman – Medellín, Colombia

El ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones -MinTIC-, David Luna, ha dicho que las plataformas digitales de prestación de servicios son legales en Colombia, en especial las que operan en los sectores de transporte y turismo, pero la Superintendencia de Puertos y Transporte ha sancionado en dos ocasiones a Uber con multas por un total de 795 millones de pesos (cerca de 265.000 dólares al cambio actual de divisas), una más a Cabify por 516 millones (172.000 dólares) y por este mismo valor tanto a Easy Taxy como a Smart Taxi.

En todos los casos la razón ha sido similar: “facilitar la violación de las normas de transporte al permitir que se preste el servicio público de transporte individual de pasajeros en vehículos de transporte especial o particular”.

El jefe de la cartera de Transporte, Germán Cardona, contradice a su homólogo del MinTIC y reafirma que Uber y Cabify “son ilegales” y no tienen autorización para prestar sus servicios.

La cartera de Turismo, Industria y Comercio tiene una posición similar aunque no tan radical, y asegura que quien preste servicios de hospedaje y turismo mediante aplicaciones como Airbnb debe ajustarse al Registro Nacional.

Airbnb opera en Colombia desde 2013. Foto CNBC.

Luna les responde: “Desde 2009 está consagrado el principio de neutralidad en la red, y significa que cualquier plataforma puede rodar por la red salvo que exista prohibición expresa del Congreso de la República. El Congreso solo ha establecido dos prohibiciones: la pornografía infantil y los juegos de azar; todo lo demás es legal”.

Este debate configura una zona gris para estas plataformas, que siguen funcionando pero enfrentan muchos obstáculos no solo legales sino sociales para operar en Colombia.

La regulación no es clara

Las plataformas tecnológicas que ofrecen servicios de transporte y turismo pueden ser descargadas y consultadas por los usuarios en Colombia, como explica el MinTIC.

El problema surge cuando realizan transacciones comerciales a través de sus aplicaciones. Lo advierten los ministerios de Transporte y Turismo: mientras no estén registradas formalmente, no pueden ejercer sus actividades.

Esta ha sido la queja los gremios de hoteleros y taxistas, que consideran que la competencia es ilegal.

La Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco, ha llamado a este fenómeno la “parahotelería”, en referencia a su informalidad. Las razones, ha expresado el presidente ejecutivo, Gustavo Toro, a medios de comunicación, es que los anfitriones de plataformas como Airbnb y HomeAway no asumen la carga impositiva que sí les corresponde pagar a sus asociados y a las agencias de viaje como intermediarios con los viajeros.

En agosto, el Gobierno les dio un plazo de 100 días (se vence en los primeros días de diciembre) a Airbnb, HomeAway y a todas las que ofrecen servicios turísticos por plataformas digitales para que regularan su actividad, hecho que aún no ha sido anunciado públicamente.

En cuanto a los taxistas, en octubre el gremio desarrolló un paro nacional. En Bogotá participaron 2.500 conductores. En esta ciudad y en otras como Medellín y Cali ha habido agresiones físicas a los conductores y vehículos de Uber y Cabify. Su reclamo es el mismo: que estas empresas de economía digital no hacen parte del marco regulatorio, y por ende corren con desventaja.

Plataformas defienden su servicio

Uber funciona en 19 ciudades de Colombia con cerca de 78.000 conductores registrados, citando un comunicado publicado en su sitio web. La empresa se estableció en el país desde 2013.

El gerente de Uber para Colombia, Lucas Llinás, se ha mostrado abierto a buscar una solución concertada a los problemas que ha encontrado para su operación en el país.

Cabify, entre tanto, llegó a competirle a Uber en 2015. El director de mercadeo de la firma, Jorge Santos, reportó en entrevista con la revista Dinero en octubre pasado que la compañía registraba 20.000 socios conductores, y agregó que están dispuestos a ajustarse a las normas que establezca el Gobierno para que su servicio esté regulado.

En Colombia, un conductor que preste sus servicios a cualquiera de estas plataformas podría obtener ingresos hasta por 2.500.000 pesos mensuales (unos 800 dólares), mientras que un taxista puede llegar alcanzar, en promedio, a 1.750.000 pesos (cerca de 580 dólares), calcula la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco.

En Latinoamérica el único país que hasta ahora ha regulado la presencia de plataformas colaborativas de transporte ha sido México. EFE/Carlos Durán

Airbnb cuenta con 16.200 anfitriones, informó, director de política pública para América Latina de Airbnb, durante un foro en Bogotá con motivo del Día Mundial del Turismo a finales de septiembre. En el mismo escenario dijo que la empresa se presta para buscar el consenso, pero aclaró que deben estudiarse los aspectos legales en cada lugar donde opere su aplicación.

Mientras las normas se ajustan, la polémica está servida en Colombia.