U.S. Markets close in 16 mins

Por qué hay dos salientes en las teclas 'J' y 'F' del teclado

Seguro que la primera vez que viste o usaste un teclado dos cosas te llamaron la atención. Una, la extrañísima colocación de las letras, puestas sin ton ni son, sin respetar el orden alfabético. Y dos, los dos pequeños salientes que tiene las letras ‘F’ y ‘J’. ¿Por qué están ahí esos bultos? ¿Es un defecto de fábrica? ¿Por qué las demás teclas no los tienen?

Tal y como señala Gizmodo, la respuesta a esta pregunta está en la mecanografía, esa técnica o habilidad para escribir en un teclado que había que aprender hace medio siglo para poder optar a un trabajo de oficina (incluso había cursos que enseñaban a trucos para poder escribir más rápido a máquina).

Por qué hay dos salientes en el teclado (Unsplash)

Los primeros teclados sí que estaban ordenados de manera alfabética, pero las personas que más los utilizaban (los radiotelegrafistas) consideraban que esa disposición era errónea y poco funcional, porque tardaban mucho en mandar sus mensajes (hace 70 años no existía el correo electrónico). Así que se investigó y se llegó a la conclusión que la colocación QWERTY (la de los actuales teclados), era la más adecuada para un teclado.

Y en los cursos de mecanografía se enseñaba que para empezar a escribir rápido, lo más recomendable era empezar colocando los dedos de una manera adecuada: la mano izquierda sobre ASDF y los de la derecha sobre JKL, con los índices posados sobre F y J respectivamente. Y para encontrar la F y la J lo más fácilmente posible, sin tener que apartar la vista del papel (o de la pantalla) se les añadió esas dos protuberancias. 

Sin embargo no todos los teclados de la actualidad cuentan con estas dos guías. Por ejemplo, las máquinas destinadas a videojuegos las eliminaron hace tiempo, lo mismo que determinadas marcas de ordenadores portátiles. Para ellos, esas dos marcas son cosa del pasado y no están en su teclado. Curiosamente, Apple, una de las empresas más avanzadas del planeta, las incluye sin excepción.