U.S. Markets open in 6 hrs 11 mins

Por qué las declaraciones de impuestos de Trump siguen siendo importantes

En la imagen, el presidente estadounidense, Donald Trump. EFE/Michael Reynolds/Archivo

Es probable que ya te hayas olvidado, pero los demócratas quieren forzar la publicación de las declaraciones de impuestos del presidente Trump, mientras este se resiste a cada paso. Los abogados se están enriqueciendo, pero los votantes no descubren nada nuevo.

Sin embargo, el esfuerzo demócrata por publicar las cuentas de Trump avanza lentamente y podría convertirse en una bomba que dañe a Trump en las elecciones presidenciales de 2020, suponiendo que llegue tan lejos.

Un juez federal falló a favor de los demócratas el 7 de octubre, ordenando a la firma de contabilidad de Trump que entregue 8 años de declaraciones corporativas y personales al fiscal de distrito de Manhattan. El fiscal de distrito está investigando si Trump infringió la ley al realizar los conocidos pagos de dinero en secreto a dos mujeres, y si pudo haber falsificado registros comerciales para ocultar esos pagos.

Inmediatamente después del fallo, un tribunal de apelaciones lo revocó y le otorgó a la firma contable una suspensión temporal. Por tanto, las ganancias de Trump todavía no se publicarán. Es probable que se emprendan más acciones judiciales y quizá le toque decidir a la Corte Suprema. Sin embargo, las defensas de Trump se están debilitando puesto que el juez federal que ordenó la publicación de las declaraciones está castigándolo por ponerse por encima de la ley. Un comité de la Cámara también ha presentado una demanda para obtener las declaraciones de impuestos de Trump.

Si esas declaraciones de impuestos se hacen públicas, podrían sacudir la reelección de Trump, por tres razones fundamentales. Primero, es posible que Trump pague una tasa impositiva muy baja en comparación con los trabajadores comunes. Como promotor inmobiliario, disfruta de exenciones de impuestos que pueden reducir drásticamente el pago de tasas. Además, los ingresos por inversiones, la manera en que las personas ricas ganan gran parte de su dinero, generalmente se gravan con tasas más bajas que los ingresos por trabajo.

Descuentos fiscales para promotores inmobiliarios

El trabajador estadounidense medio paga alrededor del 14% de sus ganancias en impuestos federales sobre la renta, sin contar los pagos adicionales como las tasas que financian el Seguro Social y Medicare. Joe Biden pagó aproximadamente el 33% de sus ganancias brutas en impuestos federales sobre la renta en 2018. Elizabeth Warren pagó el 27% y Bernie Sanders pagó el 24%. Es probable que la tasa que se aplica a Trump sea mucho más baja e incluso es posible que haya pagado 0 impuestos durante algunos años ya que puede aducir pérdidas comerciales que reducen su obligación fiscal. Los líderes demócratas no gestionan negocios como el de Trump, por lo que no se benefician de esas exenciones de impuestos.

El Trump International Hotel ubicado en el número 1100 de la avenida Pensilvania, en el Noroeste de Washington, en Washington DC. (Foto de Jonathan Newton/The Washington Post vía Getty Images)

Es fácil hacer demagogia con un político como Trump por evadir impuestos, aunque este recurra a lagunas legales para reducir lo que tiene que pagar. A diferencia de la investigación sobre Rusia y la denuncia de Ucrania, los impuestos son un tema intuitivo que los votantes pueden entender fácilmente. Si Trump, que se jacta frecuentemente de su riqueza, paga una tasa impositiva más baja que un trabajador típico de la clase media, quedaría más expuesto a los cargos que le acusan de aprovecharse de un sistema impositivo manipulado y sesgado para beneficiar a los ricos.

También está la cuestión de si Trump y su familia se han beneficiado de la propia ley de reducción de impuestos que aprobó Trump a finales de 2017. La ley redujo drásticamente la tasa impositiva sobre el tipo de negocio que opera la familia Trump. También incluyó otras disposiciones que probablemente benefician a Trump. Si es así, reforzaría los argumentos que indican que está más interesado en beneficiarse que en ayudar a los trabajadores.

Las ganancias de Trump también podrían mostrar cuánto se beneficia personalmente de las bajas tasas de interés, a través, por ejemplo, de préstamos de tasa variable que se reinician periódicamente. Trump ha estado amedrentando a la Reserva Federal para que reduzca las tasas y la ha culpado afirmando que su reticencia ha conducido a una desaceleración de la economía. Si resulta que Trump gana dinero cuando las tasas caen, sería una nueva evidencia de que está promulgando políticas que le benefician.

Por supuesto, también es posible que las declaraciones de impuestos de Trump no sean tan condenatorias como los críticos afirman. Sin embargo, él actúa como si lo fueran, desafiando la tradición al ser el único candidato presidencial importante desde la década de 1970 que se ha negado a publicar sus declaraciones de la renta. Los votantes tomarán sus propias decisiones, si alguna vez llegan a ver lo que hay en esos documentos.

Rick Newman