U.S. Markets open in 8 hrs 25 mins

Por qué no es el mejor momento para comprar acciones

En un mercado propenso a las caídas de 800 puntos solo por la especulación generada por la guerra comercial, las acciones aparentemente baratas aún pueden ser más baratas.

Así que hasta a los inversores a largo plazo puede que les vaya bien este baile hasta que la costa esté despejada. “Aún no creemos que sea un momento de oportunidades de compra”, dijo la veterana estratega Liz Ann Sonders de Charles Schwab a Yahoo Finance. Sonders señaló varias razones por las que los inversores deberían ser cautelosos: la nueva curva invertida de rendimiento que podría estar señalando una recesión inminente; los mercados a la baja para las acciones de empresas tecnológicas de alto crecimiento como Amazon; el agotamiento de la liquidez por parte de los bancos centrales del mundo y una debilidad en aumento en muchos indicadores económicos clave.

“Hemos estado diciendo [a los clientes] que no tomen riesgos excesivos más allá de las asignaciones normales, y si los toman, [hay que recortar la exposición de las acciones para] ganar mayor solidez y usar la volatilidad con fines de balanceo”, apuntó Sonders.

A su momento, hay que tomar los nuevos datos que arrojan los indicadores económicos más importantes que solo hacen que avivar las llamas de la tendencia a la baja. El índice principal económico (LEI) aumentó un 0,1% en octubre, en comparación con los incrementos del 0,6% y el 0,5% en los primeros dos meses, según Conference Board.

El LEI es un indicador ponderado de 10 medidas usado para señalar los picos y niveles de los ciclos económicos.

La lectura de octubre marcó la primera desaceleración en el ritmo de crecimiento desde mayo. “El índice sigue señalando un robusto crecimiento económico a principios de 2019, pero el rápido ritmo de crecimiento puede que ya haya alcanzado su pico más alto. Si bien el crecimiento económico a corto plazo se va a mantener fuerte, es probable que el crecimiento a más largo plazo se modere alrededor del 2,5% para mediados o finales de 2019”, dice Ataman Ozyildirim, director de investigación económica y presidente de investigación global en The Conference Board.

Por su lado, los últimos datos de solicitudes iniciales tocaron su máximo de seis meses. Otra señal de que economía estadounidense podría estar desacelerándose por el peso de la guerra comercial contra China y el aumento de las tasas de interés.

Otros profesionales del mercado, en conversación con Yahoo Finance, señalaron que el temor a un ciclo tardío en la economía de Estados Unidos mantendrá al margen los precios de las acciones a corto plazo. En su visión colectiva, el endurecimiento de las condiciones de crédito ‒generado por la Reserva Federal liderada por Jay Powell‒ es un riesgo que están subestimando los inversores.

Esos mercados…

Uno puede culpar a veteranos como Sonders por tener un tono de cautela en este momento.

El Dow Jones se hundió casi 800 puntos el martes en medio de la preocupación por la curva invertida de rendimiento, la combinación de mensajes del presidente Donald Trump sobre el acuerdo comercial en la cumbre del G20 y los temores actuales sobre los pronósticos de Apple. El panorama actual de las finanzas también estuvo en la parte alta de la lista de preocupaciones.

Las 67 acciones del S&P Financials Index cayeron el martes, según datos de Bloomberg. Los bancos regionales lideraron la caída. Las finanzas fueron el sector que tuvo un peor desempeño en el S&P 500. Goldman Sachs se desplomó hasta mínimos históricos en 52 semanas.

El martes fue el 22ª caída del actual mercado con tendencia alcista, señaló Keith Lerner, responsable de estrategia de mercado de SunTrust. Las acciones se recuperaron una semana después de 19 de esas instancias menores, con una ganancia promedio del 2,6%, dice Lerner.

Las finanzas han sido duramente golpeadas.

Pero es probable que reine un clima de angustia suprema al menos durante varias sesiones más.

“Desde la perspectiva del mercado, uno quiere ver estabilizadas las finanzas y las tasas de interés, y al S&P 500 manteniéndose por encima de los mínimos de octubre”, dice Lerner.

Hasta que eso ocurra ‒y algunos de los datos económicos comienzan a reafirmarse‒, hay que proceder con cautela, incluso aquellos que tengan horizontes a largo plazo.

Brian Sozzi