Mercados cerrados

Este Porsche Cayman eléctrico se carga tan rápido como acelera

Daniel Matus
Porsche Cayman e-volution

El primer carro eléctrico de producción de Porsche no llegará sino hasta finales de la década, pero el fabricante alemán nos ha preparado un aperitivo para mostrarnos algunas de las nuevas características en las que está trabajando.

El Porsche Cayman e-volution debutó en el Electric Vehicle Symposium de este año, en Montreal. Como su nombre indica, es un carro deportivo Porsche Cayman modificado para funcionar con energía eléctrica. Porsche afirma que va de 0 a 62 mph en 3.3 segundos, siendo poco más de un segundo más rápido que un 718 Cayman S a gasolina. El Cayman eléctrico posee además un rango de 200 kilómetros (124 millas) por carga, de acuerdo con Porsche.

En cualquier caso, el e-volución de Cayman no entrará en producción; Porsche acaba de fabricarlo para demostrar que los vehículos eléctricos pueden ser también deportivos y muy atractivos. El próximo automóvil de producción eléctrica de Porsche será un sedán de cuatro puertas basado en el concepto Mission E que conocimos por primera vez en el Salón de Frankfurt de 2015. Porsche afirma que el Mission E tendrá un alcance de 500 kilómetros (310 millas), y se espera que llegue a los concesionarios finales de la presente década.

Una característica que tendrá el Mission E ha sido incluida en el e-volución de Cayman. Es lo que la compañía ha apodado “Porsche Turbo Charging”. Se trata de un sistema de carga rápida de hasta 320 kilovatios, lo que lo hace mucho más potente que la mayoría de los sistemas actuales. Porsche asegura que el sistema permitirá al Mission E recargar al 80 por ciento de su capacidad en sólo 15 minutos,.

Cargar un vehículo eléctrico en su totalidad aún toma unas horas en una estación de carga de AC, mientras que las estaciones de carga rápida CC —como la que está mostrando Porsche— normalmente pueden cargar el 80 por ciento de la capacidad de la batería en 30 minutos. No se cargan a esta velocidad el 100 por ciento, ya que aquello podría dañar los paquetes de baterías.

Un sistema de carga más rápido podría hacer de los vehículos eléctricos una opción realista para más personas, pero sólo si hay suficientes estaciones de carga. Porsche tendrá que asegurarse de que esas estaciones sean construidas, ya sea haciéndolas ellos mismos (como Tesla) o financiando el trabajo de terceros (como Nissan).

Sin duda, habrá una gran demanda de estaciones de carga, ya que Porsche está lejos de ser el único fabricante de lujo que planea sacar un automóvil eléctrico de largo alcance. Su hermano corporativo Audi lanzará su SUV eléctrico e-tron el próximo año, y Jaguar y Mercedes-Benz están elaborando sus propios SUVs eléctricos.