U.S. Markets closed

Por qué tu próximo celular podría tener un lunar en la pantalla

Ricardo Sametband

En 2017, la gran novedad en las pantallas para celulares fue el notch: la muesca popularizada por el iPhone X para maximizar el espacio que ocupa la pantalla en el frente del teléfono, reduciendo los marcos, pero dejando lugar en la parte superior del frente del teléfono para la cámara frontal y los sistemas de identificación biométrica.

Este 2018 se hizo más popular ese diseño (con múltiples variantes) y la novedad la trajeron los teléfonos con pantalla móvil (conocidos como sliders): el frente se desliza hacia abajo para revelar la cámara frontal y los sensores que suelen ubicarse a su lado. Una variante de esto son los equipos que hacen emerger la cámara frontal desde adentro del teléfono. Los chinos apuestan por este diseño: Oppo, Vivo, Xiaomi, Lenovo.

En 2019, parece, la clave estará en las pantallas que no tienen esa pestaña en la parte superior, ni partes móviles, sino un punto negro en una esquina, un lunar, una perforación: es un espacio, en la misma pantalla, que permite operar a la cámara frontal que está detrás (o integrada a la misma pantalla). La gracia es que el panel circunda la cámara por completo, en vez de fijar su límite donde se ubica la cámara y el resto de los sensores en el frente del teléfono.

En el mismo evento donde presentó su tecnología para pantallas flexibles, en noviembre último, Samsung mostró este concepto: el de la pantalla perforada, donde el display ocupa todo el frente del equipo y no hay muescas: tan solo un punto negro en una esquina de la pantalla para la cámara. No hay otro elemento visible en el frente del equipo. Samsung (que fabrica pantallas para sus equipos y, como LG, para muchas otras marcas) la llama Infinity-O; también tiene Infinity-V o Infinity-U, dos variantes de paneles con notch mínimos que hoy llamaríamos tradicionales: uno en forma de V, otro en forma de U, en el medio del borde superior de la pantalla.

¿Qué tiene de atractivo este nuevo diseño que veremos el año próximo, que evita estas pestañas y ubica la cámara dentro del territorio de la pantalla? Permite fabricar el display en una sola pieza, sin cortes ni bordes raros, no "desperdiciar" ni un centímetro, al tiempo que protege la cámara frontal, hace que ocupe menos espacio en el frente del equipo, disimula su posición y dejar más lugar para la pantalla. En teoría, al menos; en la práctica habrá que esperar para ver cómo se aprovecha esto, y qué pasa con las fotos, videos o juegos a pantalla completa, cuyo aspecto quedará afectado por este punto negro.

El puntapié inicial lo dará la semana que viene Samsung con el Galaxy A8s, el primer teléfono que ofrecerá este diseño. Una semana más tarde le tocará el turno al Huawei Nova 4, que también incorpora esta elección estética; con los dos gigantes de smartphones a bordo, sería raro que le resto de sus competidores no los siga en este punto. Apple, por ahora, mantendría el diseño del iPhone X y sus sucesores para dejar espacio a Face ID, su sistema de identificación biométrica.

De hecho, varios rumores sugieren que Samsung llevará un diseño de este tipo al Galaxy S10 que presentará en los primeros meses del año próximo. El tuit que se ve abajo muestra cómo podrían ser los frentes del Galaxy S10 con la pantalla perforada.

¿Cuál es el objetivo de estos diseños? El mismo de los últimos años: encontrar la manera para hacer que la pantalla ocupe la mayor parte posible del frente del teléfono, para maximizar su superficie sin cambiar las dimensiones del dispositivo en sí. Es la misma razón por la que se hicieron populares los sensores de huellas digitales "invisibles" (ocultos detrás del vidrio de la pantalla o integrados a ella). En un futuro a más largo plazo, con lo que sueñan las compañías es con hacer que la cámara frontal también sea invisible. Varias patentes lo atestiguan; falta, todavía, que el desarrollo técnico se ponga a la altura necesaria.