El presidente de Chipre visita Bruselas para negociar una última oportunidad

El presidente de Chipre, Nicos Anastasiadis, participa este domingo en Bruselas en una reunión de la última oportunidad con los acreedores europeos, en víspera de que expire un ultimátum del Banco Central Europeo (BCE) que amenaza con cortar la línea de crédito a los bancos de la isla al borde de la quiebra.

Después de una jornada de exhaustivas negociaciones en Nicosia con representantes de la 'troika' -Unión Europea (UE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)-, el presidente Anastasiadis tendrá que convencer a Bruselas de que su plan para lograr los 7.000 millones de euros (más de un tercio de su PIB) que le pide la zona euro a cambio de una ayuda de 10.000 millones de euros es sólido.

El presidente chipriota se reunirá con responsables europeos y con la directora del FMI, Christine Lagarde, según el portavoz del Gobierno Christos Stylianides, y está prevista una reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) sobre Chipre a las 17H00 GMT.

Antes, a las 13H30 (12H30 GMT), el presidente del Consejo europeo, Herman Van Rompuy, tenía previsto dirigir una "reunión de alto nivel" con Anastasiadis "para facilitar una solución para Chipre", confirmó uno de sus portavoces. En este reunión previa participará el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

Anastasiadis prevé entrevistarse igualmente con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

"El presidente y su delegación tienen ante sí una tarea difícil para rescatar la economía y evitar la quiebra (...)" dijo en un comunicado el portavoz gubernamental.

Según un responsable del gobierno chipriota, las negociaciones entre Nicosia y sus acreedores se están convirtiendo en un pulso.

Citado por la agencia CNA, la fuente, que pidió el anonimato, criticó el sábado por la noche la actitud "rígida" del FMI en las negociaciones, diciendo que formulaba "cada media hora una nueva exigencia".

Sin embargo, Chipre y la troika habrían logrado el sábado algunos progresos que consisten principalmente, según varias televisiones chipriotas, en la imposición de una tasa de 20% para los depósitos superiores a 100.000 euros del Bank of Cyprus y una excepcional del 4% para las cuentas que superen esa cantidad en todos los bancos del país.

La idea inicial de imponer una tasa excepcional a todos los depósitos bancarios prendió fuego en la opinión pública y el parlamento la rechazó el martes, lo que sumió a los dirigentes en una carrera contrarreloj en busca de alternativas.

En la isla, donde los bancos llevan una semana cerrados, el miedo y la ira de los ahorradores, temerosos de perder sus ahorros o fondos de pensiones, va en aumento. Además, el jueves, el BCE exigió un acuerdo antes del lunes, porque en caso contrario cerrará el grifo a los bancos.

"Si no garantizan nuestros fondos de pensiones, empezaremos una huelga a partir del martes", cuando está previsto que reabran los bancos, advirtió el sábado Loizos Hadgicostis, presidente de la Unión Chipriota de los Empleados de los Bancos (Etyk).

Sin un acuerdo antes del lunes, según fuentes europeas, los países de la zona euro están dispuestos a excluir a Chipre para evitar que la crisis contagie a Grecia, España e Italia.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, advirtió de nuevo a la isla que su permanencia en la zona euro dependía del proyecto de plan de rescate, en una entrevista al Welt am Sonntag.

"Cuando la troika estime que existe un proyecto que aporta una solución a los problemas de Chipre y que se ajusta a las normas, el Eurogrupo podrá centrarse en el tema", afirmó.

"Aquí y ahora, mientras hay negociaciones en curso, no puedo decirles con absoluta certeza" si la Unión Europea aceptará ayudar a Chipre, dijo.

"Chipre tiene, en cualquier caso, un recorrido difícil por delante. Y no se debe a la rigidez europea, sino a un modelo económico que ya no funciona", insistió el ministro.

Ante la amenaza de hundimiento, los diputados chipriotas ya adoptaron el viernes por la noche las primeras medidas: reestructuración del sector bancario del país, creación de un fondo de solidaridad e imposición de un límite al movimiento de capitales cuando reabran los bancos.

Según varias fuentes europeas, el plan negociado comprende la reestructuración del Bank of Cyprus y del Popular Bank, que "deben desaparecer" en favor de una nueva entidad bancaria creada con sus activos sanos.

La ley de reestructuración bancaria votada el viernes contempla la congelación de todos los depósitos del Popular Bank superiores a 100.000 euros y según la prensa local, el gravamen esperado para las grandes cuentas del Bank of Cyprus podría compensarse con bonos del Tesoro, lo cual evitaría un voto parlamentario.

Cargando...

 
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.