U.S. markets open in 2 hours 45 minutes
  • F S&P 500

    4,077.75
    -12.25 (-0.30%)
     
  • F Dow Jones

    34,028.00
    -128.00 (-0.37%)
     
  • F Nasdaq

    12,129.75
    -22.25 (-0.18%)
     
  • RTY=F

    1,935.10
    -4.30 (-0.22%)
     
  • Petróleo

    79.12
    +0.25 (+0.32%)
     
  • Oro

    1,945.10
    -0.20 (-0.01%)
     
  • Plata

    23.64
    -0.20 (-0.84%)
     
  • dólar/euro

    1.0898
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5290
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    19.54
    -0.40 (-2.01%)
     
  • dólar/libra

    1.2327
    +0.0010 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    129.8100
    -0.2580 (-0.20%)
     
  • BTC-USD

    23,093.70
    +205.71 (+0.90%)
     
  • CMC Crypto 200

    523.26
    +4.46 (+0.86%)
     
  • FTSE 100

    7,786.53
    +14.83 (+0.19%)
     
  • Nikkei 225

    27,346.88
    +19.77 (+0.07%)
     

Las cinco presiones que impulsan a los dólares libres hacia el alza

El peligro de emisión monetaria, inflación y cepo, son algunas de las razones que motivan la suba
El peligro de emisión monetaria, inflación y cepo, son algunas de las razones que motivan la suba

En noviembre, los dólares libres dejaron atrás la tranquilidad en la que habían permanecido durante los últimos tres meses. Con saltos acumulados de entre $15 y $28 en lo que va del mes, este movimiento no llamó la atención de los analistas. Es más, esperaban que ocurriera más temprano que tarde. Una inflación arriba del 6% mensual, los temores de la deuda en pesos y una mayor demanda de los paralelos, fueron algunos de los motivos que despertaron a las cotizaciones.

Hoy el dólar blue se negocia en la City porteña a $318, una cifra comparable solo con la crisis financiera de julio. El MEP aparece en pantallas a $316,26, una suba diaria de $1; y el contado con liquidación, permanece estable en los $322,84. Para los economistas, que sigan subiendo aún más dependerá de cinco factores que actualmente presionan hacia el alza.

1. Inflación sin freno

La inflación fue la protagonista de este año, con números no vistos en los últimos 30 años. Sin embargo, luego de la crisis política-financiera de julio, cuando todas las cotizaciones marcaron récords nominales, los tipos de cambio paralelos se estacionaron entre los $290 y $300. Mientras que los precios de la economía continuaron con la escalada, entre agosto y octubre los dólares bursátiles acumularon una caída del 8,5% en términos reales, según la consultora Analytica.

Vaca Muerta: reclaman por un beneficio de Cristina Kirchner para fomentar inversiones que no se cumple

“Dado que subieron las tasas pasivas (+14 puntos la tasa de plazos fijos de más de $1 millón) y las correspondientes a la deuda pública (+18 puntos la de las LEDES), existió un claro incentivo al ‘carry trade’: el retorno de las colocaciones en pesos subió fuertemente, generando ganancias en dólares, medidas en su cotización bursátil”, agregó.

Pero eso se cortó a mediados de noviembre cuando, luego de conocerse que la inflación en octubre fue del 6,3%, el Banco Central no amagó a mover las tasas de interés. La demanda por los dólares revivió y, cuestión de un par de días, el salto de los tipos de cambio paralelos borró la ganancia obtenida durante los últimos meses con los instrumentos en pesos.

Efecto de la inflación sobre el CCL, según GMA Capital
Efecto de la inflación sobre el CCL, según GMA Capital

En noviembre, los financieros acumulan alzas del 7%, superando a la inflación y el rendimiento de un plazo fijo. “Pero si bien se encuentran cerca de máximos nominales, todavía queda mucho terreno para que este alcance un récord al ajustarlo por la inflación. Para tomar dimensión, el último máximo que alcanzó el tipo de cambio allá por julio implicaría a precios de hoy un dólar de $396″, agregó Nery Persichini, de GMA Capital.

2. Peligro en la deuda en pesos

Una de las mayores preocupaciones de los economistas es que el mercado de deuda en pesos se encuentra muy “debilitado”. Para Fernando Marull, economista de FMyA, eso renovó los temores y gatilló un mayor arbitraje en la demanda corporativa, que salieron de los bonos en pesos y se volcaron por bonos soberanos. En consecuencia, el Banco Central se vio obligado a emitir casi $60.00 millones para sostener la deuda en pesos (en Ledes y Lecer) de corto plazo.

“Es un Déjà vu de lo que pasó en junio pasado, pero ahora es menos violento. El mercado sigue preocupado de que el Tesoro no logre refinanciar los vencimientos de deuda en pesos y sale antes”, añadió. De acuerdo con el economista, si Sergio Massa logra controlar la deuda en pesos es “lógico” que el dólar financiero se vaya a $360, algo probable teniendo en cuenta que todavía tiene herramienta para estabilizar los precios. Pero si en las próximas semanas no logra hacer frente a la situación, y el Banco Central continúa perdiendo reservas, el tipo de cambio podría escalar a los niveles de $430 (comparable a la salida de Martín Guzmán).

¿Puntapié al PBI? Qué pasa con la economía de los países campeones del Mundial

El último test de noviembre será esta tarde. “El mercado de pesos posee una importancia gravitante para el financiamiento del déficit del Tesoro. En otras palabras, si el financiamiento no se consigue mediante esta vía, es probable que se busque por otra alternativa peor como la asistencia monetaria del BCRA”, explicó Portfolio Personal de Inversiones (PPI).

3. “La Maquinita” de hacer billetes

Hay tres potenciales fuentes de emisión monetaria que podrían propulsar el avance de los dólares financieros, según indicó Facimex Valores. En primer lugar, porque los últimos meses del año suelen caracterizarse por un mayor déficit fiscal, algo que se conjuga con el débil desempeño de la licitación de deuda en pesos.

“La situación en el mercado de deuda en pesos deberá ser observada con especial atención. Si bien no depende únicamente de lo que pueda hacer el Gobierno, sino también de las señales que de la oposición, poder mantener un cierto orden hasta que finalice el mandato es una condición necesaria. De no ser así, un evento disruptivo como el de julio podría desencadenar en una emisión masiva por parte del Central, lo que presionaría al tipo de cambio y echaría combustible al fuego inflacionario”, coincidió GMA Capital.

Precios Justos: las petroleras se sumarían al programa y aumentarían los combustibles un 4% mensual

Un segundo frente es que el Banco Central siga comprando deuda en pesos en el mercado secundario, lo que podría agregar presión monetaria. Y, por último, la implementación del nuevo dólar soja, ya que el Gobierno se ve obligado a cubrir la brecha de comprar dólares a $230 y venderlos a $166 con más emisión. Algo que ya sucedió en septiembre.

4. Cepo a las importaciones

Ante la falta de reservas en el Banco Central, el Ejecutivo ha ido aplicando distintos torniquetes a las importaciones. Y, sin la posibilidad de financiar pagos, cada vez más empresas empiezan a demandar dólares contado con liquidación (CCL). Esta cotización surge de la compra-venta de títulos, que se liquidan en una cuenta bancaria fuera de la Argentina.

“Si los importadores no pueden anticipar pagos, deben recurrir al dólar libre para cerrar sus compras externas, ya que difícilmente un proveedor acceda a liberar los embarques contra una promesa de pago del BCRA”, remarcaron desde Analytica. Un factor peligroso, ya que si más bienes de la economía ajustan por CCL, un salto de esta cotización impactaría de forma directa en la inflación.

Las definiciones de Melconian junto a Cavallo sobre el plan para el próximo Gobierno

5. Dólar Qatar

El Mundial de fútbol ya comenzó y miles de argentinos viajaron a Qatar para alentar a la Selección. Para el analista financiero Christian Buteler, eso podría haber disparado los dólares libres en los últimos días, teniendo en cuenta que el dólar Qatar (oficial, más 100% de impuestos) es mucho más caro que el resto de los dólares libres. Actualmente, se vende a $344,50, $21 más caro que el CCL, a $26 del MEP y a $30 de distancia del MEP.

“Hubo más demanda de aquellos que viajan, algo que se seguirá sosteniendo. La realidad es que cuando tocas el dólar tarjeta y le pones un 100% de impuesto, marcas el piso de la brecha, no el techo. Fue así en los últimos tres años. Cada vez que modificaron el tipo de cambio para viajar al exterior, lógicamente el blue, el MEP y el CCL se acomodaron hacia ese valor”, concluyó.