U.S. markets open in 8 hours 12 minutes
  • F S&P 500

    4,005.25
    +2.00 (+0.05%)
     
  • F Dow Jones

    34,016.00
    +30.00 (+0.09%)
     
  • F Nasdaq

    11,800.25
    -5.50 (-0.05%)
     
  • RTY=F

    1,843.90
    +2.00 (+0.11%)
     
  • Petróleo

    77.27
    +0.34 (+0.44%)
     
  • Oro

    1,782.80
    +1.50 (+0.08%)
     
  • Plata

    22.53
    +0.12 (+0.53%)
     
  • dólar/euro

    1.0485
    -0.0012 (-0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5990
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    20.75
    +1.69 (+8.87%)
     
  • dólar/libra

    1.2178
    -0.0015 (-0.13%)
     
  • yen/dólar

    137.1200
    +0.4350 (+0.32%)
     
  • BTC-USD

    17,006.55
    -312.38 (-1.80%)
     
  • CMC Crypto 200

    401.54
    -9.67 (-2.35%)
     
  • FTSE 100

    7,567.54
    +11.31 (+0.15%)
     
  • Nikkei 225

    27,911.67
    +91.27 (+0.33%)
     

El prestamista Kabbage se declara en bancarrota en medio de pesquisa federal sobre fraude al PPP

El prestamista en línea Kabbage fue uno de los mayores prestamistas en el primer año del Programa de Protección de Nóminas (PPP), procesando más de $7,000 millones en préstamos.

Sin embargo, durante más de dos años, la empresa también se ha visto acosada por preguntas sobre si fue demasiado permisiva a la hora de aprobar préstamos que debería haber sabido que eran fraudulentos.

Enfrentándose a numerosas investigaciones federales sobre sus prácticas de préstamos del PPP, Kabbage o, para ser más exactos, el cascarón de lo que fue Kabbage, se declaró en quiebra esta semana.

Kabbage fue adquirida por American Express en otoño de 2020. El gigante de las tarjetas de crédito se quedó con la tecnología del prestamista y con muchos de sus empleados, pero dejó atrás la cartera de préstamos que sería gestionada por una empresa tenedora que ahora hace negocios bajo el nombre de KServicing.

Esa compañía tenedora reveló en los documentos de presentación que enfrenta investigaciones sobre sus prácticas de préstamos del PPP por parte de la Subcomisión Selecta de la Cámara de Representantes sobre la Crisis del Coronavirus, la Comisión Federal de Comercio, la Administración de Pequeñas Empresas y dos fiscales federales, que trabajan conjuntamente con el Departamento de Justicia federal.

El programa PPP fue creado por el Congreso en marzo de 2020 para ayudar a las pequeñas empresas que enfrentaban los cierres y las afectaciones por el COVID-19. Según los términos del programa, las pequeñas empresas podían obtener préstamos de hasta $10 millones que serían condonados si se usaban para los fines aprobados, como la nómina.

Aunque el dinero para el programa PPP procedía del gobierno federal, los bancos y otros prestamistas se encargaron de examinar a los solicitantes del programa y de distribuir el dinero en efectivo, y recibían un pequeño porcentaje de cada préstamo como comisión. Los prestamistas también se encargaban de ayudar a las pequeñas empresas cualificadas a obtener la condonación.

Y a Kabbage también le ha ido mal al tratar de ayudar a los prestatarios a obtener esa condonación.

El Miami Herald informó previamente este año que la compañía tenía la tasa más baja de condonación de préstamos de cualquier prestamista importante en el programa y los prestatarios describían un proceso agonizante para tratar de lograr la condonación de sus préstamos.

Las declaraciones de quiebra proporcionan algunas pistas sobre lo que hay detrás de esas luchas.

Muestran que la compañía tenedora tiene un personal de solo 19 empleados a tiempo completo y que actualmente solo dispone de $11 millones en efectivo. Esos empleados, junto con un ejército de contratistas, son responsables de supervisar una cartera de préstamos que actualmente tiene 48,000 préstamos del PPP con un saldo pendiente de $1,300 millones y de lidiar con una numerosos problemas jurídicas.

Además, la condonación de casi 60,000 préstamos tramitados por Kabbage se ha retrasado debido a múltiples investigaciones sobre posibles errores cometidos por Kabbage en la tramitación de los préstamos.

La compañía tenedora también culpa a American Express de algunos de los problemas, diciendo que el gigante de las tarjetas de crédito no entregó los documentos necesarios ni el apoyo para la condonación de los préstamos tras la fusión.

‘La rapidez era la consigna’

Kabbage, que se especializa en préstamos rápidos a pequeñas empresas aprobados por algoritmos en lugar de por agentes de crédito, había estado pasando apuros al principio de la pandemia. Pero las comisiones de los $7,000 millones en préstamos del PPP que la empresa concedió ayudaron a apuntalar sus finanzas, lo que la convirtió en un objetivo atractivo para American Express.

Sin embargo, pronto surgieron preocupaciones sobre esos préstamos.

A los prestamistas se les dijo que, esencialmente, aceptaran la palabra de los prestatarios al examinar las solicitudes del PPP.

“La rapidez era la consigna del PPP”, escribió Deborah Rieger-Paganis, que ha asesorado a Kabbage en su quiebra, en uno de los documentos presentados.

Esa rapidez tuvo un costo, ya que los expertos dijeron desde el principio que el programa estaría plagado de fraudes.

Pero incluso en un mar de fraudes, Kabbage se destacó.

Kabbage aprobó una parte desproporcionada de los préstamos sospechosos identificados en una investigación del Miami Herald de septiembre de 2020 sobre un aparente fraude en el PPP. Seguirían otros artículos de medios de comunicación y Kabbage fue vinculada a un número creciente de detenciones por fraude del PPP por parte del Departamento de Justicia.

La Fiscalía Federal de Massachusetts comenzó a investigar a Kabbage en diciembre de 2020 por posibles infracciones de la Ley de Reclamaciones Falsas, que castiga el fraude gubernamental. (Kabbage contrataría más tarde a Andrew Lelling, ex fiscal federal de Massachusetts, que estaba en el cargo cuando se inició la investigación, para representar a la empresa).

A esto le seguiría pronto una investigación de la Comisión Federal de Comercio, iniciada el 8 de febrero de 2021, sobre si Kabbage incurrió en “actos engañosos y/o desleales”, en relación con su “publicidad, comercialización, suscripción, desarrollo y servicio de préstamos del PPP”.

Tres meses más tarde, la Subcomisión Selecta de la Cámara de Representantes sobre la Crisis del Coronavirus inició una investigación sobre las prácticas de préstamos del PPP de la empresa, mientras que en julio el Fiscal Federal del este de Texas inició una investigación sobre los controles de fraude de la empresa.

La Administración de Pequeñas Empresas (SBA), que supervisaba el programa del PPP, también investigó un problema con el procesamiento de préstamos de Kabbage que dio lugar a que Kabbage y dos bancos con los que se había asociado aprobaran a los prestatarios más de lo que tenían derecho a recibir —y se llevaran más en comisiones correspondientes— debido a un cálculo erróneo de los impuestos de los prestatarios. Kabbage acabó pagando a la SBA $30 millones como parte de un acuerdo para resolver el problema.

Kabbage demandó por separado a uno de los dos bancos con los que se asoció, Customers Bank, por $65 millones por concepto de comisiones del PPP que, según Kabbage, le adeuda Customers Bank. Kabbage aceptó retirar la demanda, pero las dos partes aún no han finalizado sus negociaciones sobre el litigio.

Customers Bank declinó hacer declaraciones.

Kabbage sugiere que el peso de las diversas investigaciones y disputas —que, según dice, le han costado a la empresa $19 millones en honorarios solo este año— ha paralizado efectivamente a la empresa.

Pero la SBA no lo ve así.

La peluquera Vicki LeMaster fue una de las muchas prestatarias del PPP a las que Kabbage prestó sus servicios y que lucharon por conseguir la condonación de sus préstamos, tal y como prometía el programa del PPP.
La peluquera Vicki LeMaster fue una de las muchas prestatarias del PPP a las que Kabbage prestó sus servicios y que lucharon por conseguir la condonación de sus préstamos, tal y como prometía el programa del PPP.

“La SBA no está de acuerdo con la descripción que hace KServicing de los motivos de su presentación”, dijo Han Nguyen, portavoz de la SBA, en un comunicado.

Nguyen añadió que la SBA está siguiendo de cerca la quiebra de Kabbage, junto con otras agencias federales interesadas, incluido el DOJ. “Si se ha producido alguna irregularidad, se adoptarán las medidas legales oportunas”.

Sin embargo, los problemas financieros de la empresa no han impedido, la creación de un “Plan de Retención de Empleados Clave”, para 15 de los 19 empleados de tiempo completo, que reserva $773,000, o aproximadamente $50,000 por empleado, para “retener a ciertos Empleados clave, y centrar sus esfuerzos durante el complejo proceso de liquidación [de Kabbage]”.

‘Ha sido una pesadilla’

Kabbage también culpa a las investigaciones de su escasa tasa de condonación del PPP.

Mientras investigaba el problema de los pagos excesivos, la SBA pausó el proceso de condonación de 53,000 préstamos. Kabbage no pudo reanudar el proceso de condonación de esos préstamos hasta octubre de 2021, una vez alcanzado el acuerdo.

La condonación de otros 6,200 préstamos procesados por Kabbage quedó en suspenso debido a las preocupaciones del DOJ de que Kabbage incluyó indebidamente a empleados con altos ingresos y gastos no elegibles para determinar cuánto podían recibir los prestatarios del PPP. Kabbage dijo que se le impidió discutir el asunto con los prestatarios mientras se investigaban los préstamos.

Pero incluso ahora, cuando puede proceder al proceso de condonación de esos préstamos, la tasa de condonación de Kabbage es drásticamente inferior a la de otros prestamistas importantes del programa. Alrededor de uno de cada cuatro préstamos procesados por Kabbage permanecen en el limbo, sin ser perdonados, pagados o considerados en mora, dijo la compañía en los documentos de la quiebra. En general, más del 95% de los préstamos emitidos en el programa han sido condonados hasta la fecha, según las cifras más recientes de la SBA.

Más allá de sus problemas legales, Kabbage echa parte de la culpa a la empresa que la adquirió: American Express.

Dice que la empresa de tarjetas de crédito no ha compartido los antiguos registros de Kabbage de antes de la fusión y no ha actualizado el portal de condonación del PPP que había prometido proporcionar a la empresa como parte de su acuerdo de transición después de que la SBA hiciera cambios en el proceso de condonación de préstamos. Kabbage dice que, en su lugar, tuvo que contratar a un tercero para completar su portal de condonación.

American Express refutó esa descripción, diciendo en un comunicado que “ha cumplido con sus obligaciones bajo el acuerdo de servicios de transición y continuará haciéndolo de acuerdo con sus términos”.

Kabbage está solicitando que el tribunal de bancarrota le permita seguir prestando servicios a los préstamos del PPP durante todo el proceso de bancarrota, lo que espera que el tribunal apruebe.

“Por lo tanto, los casos del Capítulo 11 de Bancarrota no deberían tener ningún impacto en los prestatarios ni afectar de otro modo a sus préstamos”, dijo la asesora de la compañía Alison Miller. “Todos los demás servicios y sistemas para los clientes continuarán con normalidad”.

Esa promesa pudiera ser de poco consuelo para los miles de prestatarios de Kabbage que aún buscan que se les condonen sus préstamos del PPP.

Propietarios de pequeñas empresas describieron al Herald a principios de este año horrendas experiencias con el proceso de condonación de préstamos de Kabbage, incluyendo interminables llamadas telefónicas, repetidas solicitudes para presentar más papeleo y documentos oficiales elaborados por Kabbage que estaban plagados de errores.

Vicki LeMaster, una peluquera de Miami, describió al Herald incontables horas al teléfono buscando la condonación de un préstamo que obtuvo en mayo de 2020 por poco más de $3,000.

“Ha sido ridículo”, dijo.

LeMaster, que forma parte de una demanda colectiva presentada por prestatarios del PPP contra Kabbage, aún no ha conseguido que le condonen el préstamo.

Mientras tanto, Crystal Rischer, una modelo y actriz de Sarasota, también sigue buscando la condonación de los préstamos que ella y su esposo, un fotógrafo, obtuvieron en mayo de 2020 y que ascendían a $17,000.

Su solicitud de condonación de préstamos está todavía en revisión, dijo. La de su esposo fue denegada recientemente. Cuando recurrieron la decisión, se enteraron por la SBA de que Kabbage no había presentado ninguno de los documentos que habían entregado a la empresa en apoyo de su solicitud.

“Ha sido una pesadilla”, dijo.