U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,338.00
    +20.25 (+0.47%)
     
  • F Dow Jones

    34,162.00
    +119.00 (+0.35%)
     
  • F Nasdaq

    14,118.00
    +131.25 (+0.94%)
     
  • RTY=F

    1,930.50
    +2.20 (+0.11%)
     
  • Petróleo

    86.86
    +0.25 (+0.29%)
     
  • Oro

    1,797.20
    +4.10 (+0.23%)
     
  • Plata

    22.74
    +0.06 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.1148
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    1.8070
    -0.0410 (-2.22%)
     
  • Volatilidad

    30.49
    -1.47 (-4.60%)
     
  • dólar/libra

    1.3389
    +0.0008 (+0.06%)
     
  • yen/dólar

    115.4380
    +0.1360 (+0.12%)
     
  • BTC-USD

    36,851.02
    +548.91 (+1.51%)
     
  • CMC Crypto 200

    833.05
    +13.54 (+1.65%)
     
  • FTSE 100

    7,554.31
    +84.53 (+1.13%)
     
  • Nikkei 225

    26,608.20
    +437.90 (+1.67%)
     

La princesa Amalia cumplió 18 años y dio otro paso como heredera al trono de Holanda

·5  min de lectura
Amalia, junto a su madre, la reina Máxima, en el palacio Huis ten Bosch, en La Haya. (Photo by Patrick van Katwijk/Getty Images)
Patrick van Katwijk

ÁMSTERDAM.– Un cumpleaños con cariz muy institucional y miras de Estado. La princesa Amalia, hija de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, cumplió 18 años este martes y pasó a la mayoría de edad; así, dio un nuevo paso como heredera de la corona.

Según reveló la casa real, un día después de la celebración de su cumpleaños, Amalia se incorporará este miércoles al Consejo de Estado, donde ocupará un asiento sin derecho a voto. El artículo 74 de la Constitución establece que la princesa tiene “por derecho” un puesto en este órgano, encargado de asesorar al gobierno y al Parlamento en temas de legislación y gobernanza.

Está previsto que Guillermo presente a su hija ante el organismo, en un acto que tendrá lugar este miércoles en el Palacio Kneuterdijk de La Haya, según un comunicado que difundió la casa real. La princesa dará un breve discurso y, en un gesto simbólico, plantará una lima en el jardín francés de la residencia real.

El rey es el presidente del consejo –aunque la presidencia efectiva recae sobre el vicepresidente, el jurista Thom de Graaf– y es miembro del órgano desde que cumplió 18 años, en 1985. Veinte años después, Máxima pasó a integrar el consejo. “Es una forma valiosa de familiarizarse con los problemas asociados con la gobernanza del Estado”, dijo la exreina Beatriz, que fue integrada al organismo en 1956.

Regalos para la princesa en la puerta del palacioHuis ten Bosch, en La Haya. (Photo by Frank van Beek / ANP / AFP) / Netherlands OUT
Regalos para la princesa en la puerta del palacioHuis ten Bosch, en La Haya. (Photo by Frank van Beek / ANP / AFP) / Netherlands OUT (FRANK VAN BEEK/).

Amalia no hará uso de uno de los principales privilegios que a partir de ahora le competen: renunciará a los 30.000 euros mensuales de ingreso de “princesa” hasta terminar sus estudios universitarios, los cuales comenzará cuando llegue el fin de su año sabático.

“Me resulta incómodo en tanto puedo ofrecer poco a cambio, mientras otros estudiantes lo tienen más difícil, especialmente en esta época de coronavirus”, afirmó Catalina-Amalia de Orange en una carta dirigida al primer ministro holandés, Mark Rutte, en alusión al sueldo.

Según la ley local, la heredera puede recibir, al cumplir la mayoría de edad, 1,6 millones de euros anuales en concepto de gastos de personal y materiales, dentro de los cuales se encuentra el monto al cual momentáneamente decidió renunciar.

La princesa también advirtió que no dudará en desafiar al Parlamento a la hora de formar pareja. “Si el hombre que me apoya, a quien amo, no recibe la aprobación del Parlamento, entonces tendremos que ver qué hago”, adelantó en su biografía –publicada a mediados de noviembre–, en referencia al permiso que deben solicitar los miembros de la familia real a la Legislatura si desean contraer matrimonio.

ARCHIVO – En esta fotografía del 17 de julio de 2020 la princesa Amalia de Holanda posa en el jardín del palacio real Huis ten Bosch en La Haya, Holanda. (Piroschka van de Wouw, Pool via AP, archivo)
ARCHIVO – En esta fotografía del 17 de julio de 2020 la princesa Amalia de Holanda posa en el jardín del palacio real Huis ten Bosch en La Haya, Holanda. (Piroschka van de Wouw, Pool via AP, archivo).

La reciente difusión desencadenó una serie de debates. Entre ellos, la posibilidad de que la heredera al trono se convierta en reina aun si eligiera casarse con una persona de su mismo sexo. La hija de Guillermo y Máxima afirma que la homosexualidad es un asunto instalado y aceptado en la casa real. Cuando tenía 14 años, vestía ropa morada para ir a la escuela el “viernes morado”, en solidaridad con los estudiantes que no eran heterosexuales ni cisgénero. Y en su biografía sostiene que creció rodeada de amigos de su familia homosexuales, en un país en donde el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal desde hace 20 años.

Bicicleta

Amalia asistió a una escuela pública cerca de su casa, en La Haya, y, como muchos de sus compañeros, iba a cursar en bicicleta. Se graduó de una escuela secundaria protestante, y al hacerlo siguió con la tradición de los egresados de izar la bandera holandesa en su casa, con su mochila encima. Lo hizo en el techo del palacio Huis ten Bosch.

Tras finalizar sus estudios de bachillerato, decidió tomarse un año sabático con el objetivo de viajar y aspirar a algún trabajo temporal, pero la pandemia del coronavirus obstaculizó parte de sus planes.

En su biografía, manifestó que le interesaría estudiar algo relacionado con economía o derecho, y cursar un máster en el extranjero.

La mayor de las hermanas de la realeza de Holanda –Alexia tiene 16 años y Ariadna, 14– tiene aptitudes para el canto y es una gran aficionada al salto a caballo. También practica hockey y habla con fluidez neerlandés, español e inglés.

En las confesiones que aparecen en la biografía, Amalia admitió que no está lista para tomar las responsabilidades de su padre, en caso de que a él le sucediera algo que lo obligara a abdicar. Si eso ocurriera, le pediría a su madre que se encargara de la jefatura de Estado. Aun así, remarca: “Doy mi vida por Holanda”.

También, entre sus declaraciones más íntimas, contó que hace terapia para lidiar con la dificultad de ser objeto de críticas. Amalia se convirtió ayer en una de las cinco candidatas europeas que eventualmente se tornarán soberanas. En su misma situación están Isabel, de Bélgica (20); Ingrid Alexandra, de Noruega (17); Leonor, de España (16), y Victoria, de Suecia (44).

Agencias AP y Reuters, y El País

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Oslo construirá una ciudad verde dedicada a la ciencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.