U.S. markets open in 3 hours 31 minutes

Diez productos en los que gastamos demasiado

La mayoría de las veces no nos damos cuenta de ello, pero tenemos en casa una serie de productos para los que destinamos una buena suma de dinero.

Luego, al final del mes, nos sorprendemos al comprobar que la cuenta bancaria se acerca a sus números rojos… pero es que no queremos acabar de entender que hay productos no siempre necesarios que nos han ido desangrando.

Business Insider ha decidido ponerlo sobre la mesa y señalarlos con el dedo; ellos pudieran ser los culpables de nuestros problemas financieros:

1.  Billetes de lotería

Billetes del Powerball. Foto: Getty.

Muchos fanáticos a los juegos de azar compran a diario uno o varios billetes con la esperanza de algún día dar el gran golpe y hacerse millonarios de la noche a la mañana. Pero el truco aquí es que, mientras más juegues, más perderás; esta es la razón de ser de esta poderosa industria. Aquí la garantía del éxito no existe.

2.  Cigarrillos

Una caja de cigarrillos acabada de abrir. Foto: Getty.

Quien se fume un paquete de cigarrillos al día en Nueva York estará quemando más de 5,000 dólares al año. Eso sin tener en cuenta el algo costo para la salud. Para esa persona habrá muchas más posibilidades de enfermarse y de que se acumulen las facturas médicas.

3. Botellas de agua

Decenas de botellas de agua antes de ser etiquetadas. Foto: Getty.

A medida que los estadounidenses se volvieron más conscientes de la salud y comenzaron a beber menos refrescos, las compañías de bebidas se trazaron un nuevo plan: lanzarse al embotellamiento de agua. En la actualidad los estadounidenses beben más agua embotellada que refrescos, a pesar de que la media del galón cuesta 1.22 dólares, mientras en casa el agua del grifo no te cuesta casi nada.

4. Café en un café

Un cappuccino recién servido en una cafetería. Foto: Getty.

Antes de que Starbucks y Dunkin'Donuts se instalaran en cada esquina de nuestras ciudades, la gente preparaba su propio café en casa. Aunque esto sigue ocurriendo y beneficiando al negocio de las cápsulas de café, también es cierto que las cafeterías han ocupado gran parte del negocio, a pesar de los precios altos y de lo que hay que esperar para que te sirvan.

5. Libros

Joven sonriente con un libro tomado en una biblioteca. Foto: Getty.

Aunque en casi todas las ciudades hay un servicio de bibliotecas públicas, muchos de nosotros continuamos comprando libros. Una vez más, no debemos olvidar que en estas apacibles instituciones completamente gratuitas nos esperan millones de libros, DVDs y otros materiales listos para ser prestados.

6. Botes y yates

Un hombre navega con su bote en altamar. Foto: Getty.

Navegar en un yate personal ya sabemos que es una señal de riqueza y de éxito. Pero también es un indicador de la riqueza desperdiciada. Es que por sí solos los barcos son caros: como dice Saltwater Sportsman, al final los precios de almacenamiento, combustible, mantenimiento y navegación electrónica terminan disparando su precio inicial.

7. CDs y DVDs

Un hombre escogiendo lo que va a comprar en una tienda de DVD's. Foto: Getty.

Aunque estos objetos se están volviendo obsoletos, muchos de nosotros todavía pagamos dinero en efectivo por discos de música y películas. Y es que no debemos olvidar que, como ocurre con los libros, los CDs y DVDs se pueden alquilar en las bibliotecas. Además de que en la actualidad casi todos disponemos de plataformas como Spotify o Netflix por una tarifa mensual mucho menor que el precio de un solo disco.

8. Tarjetas de felicitación

Ella ha decidido elaborar por sí misma una tarjeta de felicitación. Foto: Getty.

¿Tienes un cumpleaños? No compres más de estas tarjetas. Haz una con tus propias manos. Será personalizada y te ahorrará los cinco dólares. Y la otra persona te agradecerá el gesto.

9. Membresía de gimnasio

Dos jóvenes caminan sobre una máquina en un gimnasio. Foto: Getty.

Estas pueden ser caras y lo peor es que en realidad solemos ir muy poco en el mes y en el año a estos salones diseñados para esculpir el cuerpo y mantener la forma. Por suerte para todos hay otras maneras de estar saludable y de hacer ejercicio sin necesidad de un gimnasio.

10. Gasolina premium

Para muchos de nosotros, abastecer de gasolina el auto es un hábito y una obligación en nuestros días. Foto: Getty.

Un lujo innecesario. Para la mayoría de los automóviles no hay necesidad de gastar más en la bomba de gasolina premium. Con la regular ya estarás bien servido. Nunca tendremos idea de cuánto hemos ahorrado al final del año si tomamos la decisión de no ponerle más premium a nuestro auto.

Artículos relacionados: