U.S. Markets close in 3 hrs 56 mins

El Profesor: estaba casi jubilado, tomó a las Black Ferns y vive una de las mejores experiencias de su vida

Wayne Smith celebra con Joanah Ngan-Woo tras la consagración de Nueva Zelanda en el Mundial femenino
Wayne Smith celebra con Joanah Ngan-Woo tras la consagración de Nueva Zelanda en el Mundial femenino - Créditos: @MARTY MELVILLE

El neozelandés Wayne Ross Smith acaba de ser elegido por la World Rugby como el mejor entrenador de 2022. El reconocimiento apuntó específicamente al campeonato del mundo que logró el último 12 de noviembre al frente del seleccionado femenino de su país. Pero la trayectoria de Smith trasciende las fronteras de la final ganada con las Black Ferns ante Inglaterra por 34-31 en el Eden Park de Auckland. En lo estadístico, es la primera persona en la historia de este deporte en lograr tres títulos del mundo, porque al reciente hay que agregarle los alcanzados con los All Blacks en 2011 y 2015, también como parte del staff. A esos números, que se engrosan con otros alcanzados en clubes, hay que adosarle lo más importante: la filosofía con la que este hombre de 65 años sigue encarando y evolucionando este juego. Ahí está el legado de Smith, especialmente en Nueva Zelanda, donde el rugby es una religión. Lo que le da autenticidad a su apodo: “El profesor”.

Smith nació el 19 de abril de 1957 en Putaruru, Waikato. Allí se recibió en 1979 de licenciado en Ciencias Sociales. Luego se mudó a la Isla Sur para recalar en Canterbury. Jugó en el club Belfast y en el seleccionado provincial fue entrenado por un conocido de los argentinos, Alex Wyllie. Saltó a los All Blacks y como apertura disputó 17 tests. En 1986 se fue a jugar a Italia y allí empezó a entrenar. En 1997 volvió a Nueva Zelanda al ser contratado para dirigir a los Crusaders, a los que llevó, en 1998 y 1999, a ganar los dos primer títulos en el Súper Rugby, en ese entonces Súper 12.

Wayne Smith durante un entrenamiento de las Black Ferns
Wayne Smith durante un entrenamiento de las Black Ferns - Créditos: @Phil Walter

Después del Mundial de 1999 fue convocado para entrenar a los All Blacks, pero renunció en 2011 tras dos derrotas con los Wallabies por la Bledisloe Cup. Luego dirigió al Northampton en la Premier inglesa y en 2004 regresó a los All Blacks. Allí empezó a integrar un cuarteto de oro en el seleccionado de su país junto a Graham Henry, Steve Hansen y Gilbert Enoka, el coach de aptitudes mentales a quien Smith había llevado a Crusaders en 1997. Ambos son como hermanos. Los cuatro condujeron a los All Blacks a reconquistar la Copa del Mundo en 2011.

El Haka de las Black Ferns

En 2012, Smith volvió a su cuna y con él al frente, los Chiefs de Waikato obtuvieron su primer título en el Super Rugby. Luego regresó a los All Blacks para colaborar con la reconquista del Mundial en 2015. En 2019 sumó otra corona, esta vez en Japón, con los Kobelco Steelers.

Ruby Tui festeja un try de las Black Ferns
Ruby Tui festeja un try de las Black Ferns - Créditos: @MICHAEL BRADLEY

Smith considera que su mayor capital es que jugó y empezó a entrenar en el amateurismo. Estaba casi jubilado cuando en enero de este año le llegó el llamado para las Black Ferns . Aceptó si la tarea era sólo para colaborar, pero se encontró un día que estaba a cargo del equipo y en medio de una crisis en el seleccionado. “Me atrapó una avalancha, pero terminé en una mina de oro”, definió Smith a la experiencia que calificó “como una de las mejores de mi vida”. “En el equipo tenemos maestras, abogadas, una ingeniera… Todas estas jóvenes han tenido que luchar mucho para llegar a donde están. Fue maravilloso poder involucrarme con ellas”, contó en una entrevista que le realizó la inglesa Giselle Mather, campeona del mundo en 1994, para la revista Rugby World. En la cruzada, al Profesor se le sumó un maestro de profesión y otro prócer y amigo de Smith, sir Graham Henry. “Los dos nos involucramos en el campo. Él detrás de la defensa, yo del ataque. Tanto que en el medio de la preparación me esforcé de más y tuve que operarme de una hernia”, confesó.

Los highlights de la final de la Copa del Mundo

“El éxito excepcional requiere circunstancias excepcionales”, dice Smith en el libro “Legado”, de James Kerr, quien hace especial hincapié en él en el cambio de filosofía que ha llevado a los All Blacks a ser quizás el mejor equipo de la historia. Smith, una de las mentes más brillantes que dio el rugby, cree que el juego de hoy es muy estructurado. Propone eliminar los reseteos en el scrum y el tackle por encima de la cintura. “No parece importar el disfrute de los espectadores”, concluye.