U.S. Markets closed

Los autos americanos más potentes de toda la historia

Daniel Matus

los autos americanos mas potentes parnelli jones driving the ford mustang boss 302 700x467 c
los autos americanos mas potentes cotten sstopfinisher63n6bbk5nh15o89cpp5tsrgebb 720x720
los autos americanos mas potentes 1998 viper gts rllb6sn3ubphk9ivk1sqck3o2q4 720x720
los autos americanos mas potentes unnamed3 720x720
los autos americanos mas potentes shelby gt350r mustang at grattan raceway 2 700x467 c
los autos americanos mas potentes 1967 chevrolet camaro z28 720x720
los autos americanos mas potentes 2017 chevrolet camaro zl1 14 720x720
los autos americanos mas potentes kelsey bullitt mustang 2 720x720
los autos americanos mas potentes the winner of second top eliminator hemi heritage trophy chosen at annual carlisle chrysler
los autos americanos mas potentes screen shot 2014 12 09 at 14 26 png 720x720

Al igual que la comida, la música o la literatura, cada país expresa su identidad con sus automóviles. Mientras que las firmas europeas y japonesas son conocidas por enfatizar el manejo, el enfoque estadounidense ha sido tradicionalmente la fuerza. Por ello, hablar de los mejores carros en esta parte del mundo es hablar de los autos americanos más potentes.

En la década de los 60, los fabricantes estadounidenses comenzaron a poner los motores más grandes que podían encontrar. Era un momento en que el rendimiento era pieza fundamental en el proceso de comercialización, tan importante como lo es hoy en día la conectividad de los teléfonos inteligentes. Así nacieron los muscle cars.

Tradicionalmente, el rendimiento de un “musculoso” se define por el tamaño de su motor. Los autos modernos de rendimiento estadounidense son más completos, pero los grandes motores y los cientos de caballos de fuerza siguen siendo su tarjeta de presentación. Como cabría esperar, la siguiente lista no está completa, y por lo mismo, la iremos actualizando con el paso de las semanas. Tampoco se sigue un orden o jerarquía. Trataremos de poner algo de cada fabricante importante, eligiendo entre los más clásicos.

PLYMOUTH BARRACUDA (1964)

los autos americanos mas potentes muscle 1

Mientras que al Mustang se le atribuye la creación de una categoría “pony”, el Plymouth Barracuda en realidad superó al Ford en salas de exposición. Pero Plymouth no comercializó su automóvil con el mismo celo que Ford, y “Fish Cars”, simplemente, no suena tan bien. El Barracuda se convirtió en una versión del Dodge Challenger con insignia de Plymouth, que se completa con Hemi V8 de 426 pulgadas cúbicas disponible. Y aunque Plymouth desapareció del mapa, ocasionalmente surgen rumores de que Chrysler está planeando reciclar el nombre Barracuda en otro modelo.

PONTIAC GTO (1964)

los autos americanos mas potentes muscle 2

El Pontiac GTO es posiblemente el muscle car original. Numerosos carros de rendimiento estadounidenses lo precedieron, pero el GTO fue el primero en combinar un motor de gran tamaño, precios asequibles y un marketing que enfatizaba su rendimiento.

En 1964, Pontiac puso un V8 de 389 pulgadas cúbicas (6.4 litros) en su Tempest, haciendo caso omiso de las restricciones impuestas por los superiores de GM sobre el tamaño de los motores para automóviles más pequeños. Para colmo, Pontiac robó un nombre de Ferrari. “GTO” es la abreviatura de “Gran Turismo Omologato”, que denota autos de carrera que deben tener contrapartes en las calles. El Pontiac GTO no fue fabricado para competir, pero su nombre todavía sonaba genial.

El GTO se volvió después más elaborado, con motores más grandes y un estilo más extrovertido. Eventualmente desapareció, regresando brevemente a principios de la década de 2000 como un relegado Holden Monaro. Ese carro no fue tan bien recibido como el original de la década de 1960 y fue rápidamente desechado. Pontiac en sí no sobrevivió mucho más tiempo.

CHEVROLET CAMARO Z / 28 (1967)

los autos americanos mas potentes muscle 3

El Camaro Z28 original fue creado para las carreras de Trans Am, donde se enfrentó a equipos como el Ford Mustang Boss 302 y el Dodge Challenger T/A. Logró un récord impresionante, ganando el campeonato en 1968 y 1969. En la calle, el nombre Z28 se ha aplicado a múltiples modelos de Camaro en los últimos años, y más recientemente, a una versión hardcore (y enfocada en la pista) del Camaro de quinta generación.

AMC AMX

American Motors Corporation (AMC) fue un niño de pecho al lado de Los Tres Grandes de Detroit (General Motors, Ford y Chrysler), pero el fabricante de automóviles de Kenosha, Wisconsin, tuvo sus momentos memorables. El AMX fue uno de ellos.

En lugar de simplemente “calentar” un automóvil de producción estándar, AMC acortó la distancia entre ejes de su Javelin para crear un modelo de rendimiento de dos asientos. El AMX tenía unos músculos en forma de V8 disponible con 390 pulgadas cúbicas (6.4 litros), pero también una apariencia única. Incluso hoy en día, el AMX original se destaca con facilidad en medio del mar de Fords GMs y carros Mopar que suelen inundar cada exhibición de autos.

Al igual que muchos otros muscle cars, el AMX se fue atrofiando con el paso de los años, convirtiéndose en una insignia aplicada a modelos AMC más peatonales, todo lo cual culminó con el deslucido Spirit AMX, antes de desaparecer por completo en 1980.

Dodge Charger (segunda generación)

El Dodge Charger se lanzó en 1966 como un elegante fastback, y sigue vivo hoy en día como un sedán de cuatro puertas. Pero es el modelo de segunda generación, vendido de 1968 a 1970, el que lo convirtió en un ícono

El Charger 1968-1970 es probablemente uno de los autos estadounidenses más reconocibles jamás fabricado. Solo su hermoso estilo ya le habría asegurado el sitial, pero el Charger también está familiarizado con innumerables apariciones en cine y televisión, desde The Dukes of Hazzard hasta Bullitt.

Una selección de potentes motores V8 aseguraron que podría mantenerse al día con los rivales de Ford y GM en las calles. Cuando los ingenieros descubrieron que era tan aerodinámico como un ladrillo en la pista, crearon el Charger 500 y las versiones aladas del Charger Daytona, lo que lo llevó a la gloria en el circuito de NASCAR.

FORD MUSTANG GT (SEGUNDA GENERACIÓN, 1968)

los autos americanos mas potentes muscle 4

El Ford Mustang GT de 1968 puede ser el muscle car más icónico de todos los tiempos, gracias a su papel co-protagonista en la película de Steve McQueen, Bullitt. McQueen pilotó un Highland Green Mustang con un V8 de 390 pulgadas cúbicas, para la inmortalidad en lo que muchos consideran la mejor persecución de un cine de todos. Para celebrar el 50 aniversario de Bullitt, Ford creó un Mustang 2019 de edición especial y ayudó a sacar de la clandestinidad uno de los autos originales jamás utilizados en una película.

PLYMOUTH ROAD RUNNER (1968)

los autos americanos mas potentes muscle 5

A finales de la década de 1960, la idea original de los muscle car como autos de rendimiento asequible parecía haber seguido su curso. Los “musculosos” se estaban volviendo más elaborados y, en consecuencia, más costosos. Fue entonces cuando la división Plymouth de Chrysler vio una oportunidad para crear un modelo que volviera a lo básico.

El Road Runner no era más que un automóvil ordinario con un gran motor y referencias a cierto personaje de dibujos animados. En el exterior, el Road Runner no se veía como algo especial, pero contenía una gran potencia de fuego bajo el capó, incluido el legendario 426 Hemi V8 de Chrysler (7.0 litros). En 1970, Plymouth equipó al Road Runner con una nariz aerodinámica y un enorme spoiler trasero para crear el Superbird, un carro inspirado en NASCAR y medio-hermano del Charger Daytona de Dodge.

Sin embargo, desde allí las cosas fueron cuesta abajo. Más tarde, los Road Runners carecían de las agallas de los modelos de finales de los 60 y principios de los 70. Hoy, no solo han desaparecido los Road Runners, sino también la marca Plymouth por completo.

FORD MUSTANG BOSS 302 (1969)

los autos americanos mas potentes muscle 6

Los primeros días de los muscle cars tenían que ver con NASCAR y las carreras de resistencia, pero esas no eran las únicas disciplinas para las que se crearon. La serie de carreras de SCCA Trans Am provocó una auténtica guerra entre Ford, General Motors, Chrysler y AMC.

El arma elegida por Ford fue el Boss 302, una versión del Mustang diseñado específicamente para ganar en el Trans Am. El “302” se refería al motor de 302 pulgadas cúbicas (5.0 litros) del automóvil, fabricado para cumplir las normas Trans Am que limitaban el desplazamiento del motor.

En manos del piloto Parnelli Jones, el Boss 302 llevó la pelea a los rivales de Ford, dando lugar a algunas batallas épicas en la pista. Aunque lejos de ser la única variante memorable de rendimiento de Mustang, el Boss 302 fue tan recordado que Ford revivió el nombre de un modelo de edición limitada en 2011.

PONTIAC FIREBIRD TRANS AM (1969)

los autos americanos mas potentes muscle 7

Hoy, el Trans Am es probablemente más conocido como el auto que el recién fallecido Burt Reynolds condujo en Smokey & The Bandit de 1977, aunque Pontiac lanzó el modelo en 1969. Fue nombrado después de la serie de carreras Trans Am y posicionado como una versión de alto rendimiento del Pontiac Firebird, en sí mismo, un gemelo del Chevy Camaro. El Trans Am fue uno de los pocos muscle cars en sobrevivir en la década de los ‘70s, tiempo suficiente para alcanzar el estado de icono con Reynolds al volante.

Chevrolet Chevelle SS

En la época dorada de los muscle cars, la insignia Super Sport (o SS, para abreviar) denotaba las versiones de alto rendimiento de los modelos convencionales de Chevy. Ha sobrevivido hasta el día de hoy, con el Camaro SS y, recientemente, con el sedán SS, y todo gracias a un modelo absolutamente legendario: el Chevelle SS.

El Chevelle SS era, en muchos sentidos, el muscle car por excelencia. Chevy tomó su auto mediano y lo fue llenando de una sucesión de enormes motores V8 bajo su capó. La locura culminó con el SS 454, que debutó en 1970 con un motor de 454 pulgadas cúbicas (7.2 litros). Con ese gran motor y un exterior elegante, el SS 454 representó el auténtico Everest de los musculosos americanos clásicos. A medida que la década de los ‘70s fue avanzando, tanto las normas de emisiones como las compañías de seguros los fueron matando poco a poco.

Buick GNX

En la década de 1980, la edad de oro de los musculosos americanos ya había desaparecido. Pero Buick logró mantener vivo el concepto, intercambiando los grandes V8 de aspiración natural por unos V6 turboalimentados de 3.8 litros. Con ese motor, el Buick Grand National fue uno de los autos más rápidos de su tiempo.

En 1987, el Grand National estaba a punto de desaparecer, pero Buick le dio una buena despedida. Se fabricó un número limitado (547) de versiones de GNX, con motores ajustados para producir 276 caballos de fuerza y 360 libras-pie de torque. El GNX corrió el cuarto de milla en 12.7 segundos a 113 mph, más rápido que un Ferrari F40.

DODGE VIPER (1992)

los autos americanos mas potentes muscle 8

Al igual que el Corvette, el Viper es, en realidad, un automóvil deportivo con ADN de muscle car estadounidense. Construido alrededor de un enorme motor V10, el Viper era conocido por ser refrescantemente básico y difícil de conducir, debido a la resistencia de Dodge a las ayudas modernas al conductor, como el control de tracción. El Viper de última generación obtuvo esta característica, así como más comodidades, pero eso no fue suficiente para mantenerla vivo.

FORD SHELBY MUSTANG GT350R (2015)

los autos americanos mas potentes muscle 9

Con el Mustang de la generación actual, Ford intentó crear un automóvil que no solo atrajera a los fanáticos tradicionales de los Estados Unidos, sino que también luchara contra los autos deportivos europeos. El Shelby GT350R era el arma secreta de Ford.

Inspirado en un modelo clásico de los años ‘60 del mismo nombre, Ford lanzó el Shelby GT350 en 2015, y con él la variante hardcore “R”. Ambas versiones están impulsadas por un V8 de 5.2 litros de alta potencia, aunque el GT350R lleva las cosas al extremo con ruedas de fibra de carbono y un enfoque draconiano para el ahorro de peso. Los asientos traseros y el aire acondicionado son extras opcionales.

El resultado es un automóvil que es increíblemente capaz en la pista, pero también refrescantemente analógico. Mientras que la mayoría de los autos de rendimiento modernos confían en la electrónica para ir rápido, la GT350R se basa en componentes mecánicos bien clasificados, y deja el resto al conductor.

CHEVROLET CAMARO ZL1 (2016)

los autos americanos mas potentes muscle 10

En términos de Chevrolet, el término ZL1 denota el Camaro más rápido jamás fabricado. Cuenta con los 650 caballos de fuerza de un motor V8 sobrealimentado de 6.2 litros tomado del Corvette Z06. Los compradores pueden seguir con el estándar de seis velocidades, o pagar un poco más por una transmisión automática de 10. De cualquier manera, el ocho cilindros dirige su salida a las ruedas traseras, de la forma en que la deidad platónica de los muscle car lo querían.

Sin embargo, no todo se trata de velocidad en línea recta. Este Camaro también lo puedes manejar por ti mismo, gracias a un chasis bien ajustados y unos freno y suspensión actualizadas. Después de manejar el ZL1, llegamos a la conclusión de que “eleva al Camaro fuera de los rangos de los muscle cars al reino de los autos deportivos de clase mundial”.

Chevrolet Corvette ZR1 (C7)

El Corvette es, en realidad, más un carro deportivo que un muscle car, pero Chevy ha producido varios ‘Vettes’ excelentes a lo largo de las décadas, los cuales merecen la doble militancia. La actual generación C7 de Corvette puede ser la combinación más efectiva de los atributos deportivos y musculosos.

La familia C7 actualmente está coronada por el ZR1, el Corvette más potente jamás producido. Basado en la plataforma Z06 (con algunos cambios), el vehículo cuenta con un V8 de 6.2 litros con un sobrealimentador mejorado, un sistema de inyección dual de combustible y cuatro nuevos radiadores, aumentando su potencia a 755 caballos de fuerza y 715 libras-pie de torsión. Su aceleración manda al Z06 —e incluso al Dodge Hellcat— al agua, y con una velocidad máxima de —al menos— 210 mph, dejará a casi todos los vehículos del planeta Tierra a sus espaldas. El motor puede acoplarse a una transmisión manual de siete velocidades o a una automática de ocho.

Equilibra toda esta potencia un chasis configurado para la conducción de la pista, así como un diferencial electrónico de deslizamiento limitado, control de conducción magnético y gestión de la tracción de rendimiento. Lo mismo ocurre con los frenos de cerámica de carbono Brembo, que te aseguran poder detener el ZR1 cuando sea necesario. Júntalo todo, y el ZR1 será un automóvil de alto rendimiento para conductores que desean hacer algo más que ir en línea recta.

Dodge Challenger SRT Demon

Si el Dodge Challenger SRT Hellcat de 707 caballos de fuerza es la última expresión del muscle car tradicional, entonces el SRT Demon es (literalmente), un ser del inframundo.

Muchos fabricantes de automóviles han creado modelos enfocados más en las pistas que en la carretera, pero Dodge es el primero en aplicar el mismo nivel de rigor a ambos. El Demon hace el cuarto de milla en 9.65 segundos a 140 mph. En la calle, pasa de 0 a 60 mph en 2.3 segundos.

Ese rendimiento insensato se debe en parte a un motor V8 Hemi de 8.0 litros y 840 caballos de fuerza, si lo llenas con combustible de 100 octanos, pero también gracias a un truco (hardware) que antes solo se encontraba en los autos de carrera. El Demon funciona con radiales de arrastre de estilo de carreras, usa un dispositivo llamado “freno de transmisión” que bloquea la transmisión mientras el automóvil está en la línea de partida, todo para un arranque más rápidos. Además, viene de serie con solo un asiento.

*Actualizado el 7 de septiembre.