U.S. markets open in 45 minutes
  • F S&P 500

    4,404.75
    -9.50 (-0.22%)
     
  • F Dow Jones

    34,922.00
    -112.00 (-0.32%)
     
  • F Nasdaq

    15,119.50
    +1.75 (+0.01%)
     
  • RTY=F

    2,196.40
    -17.00 (-0.77%)
     
  • Petróleo

    71.86
    -0.05 (-0.07%)
     
  • Oro

    1,805.20
    +6.00 (+0.33%)
     
  • Plata

    25.24
    -0.08 (-0.31%)
     
  • dólar/euro

    1.1819
    +0.0011 (+0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    1.2440
    -0.0320 (-2.51%)
     
  • Volatilidad

    18.73
    +1.53 (+8.90%)
     
  • dólar/libra

    1.3818
    -0.0006 (-0.04%)
     
  • yen/dólar

    110.0000
    -0.3750 (-0.34%)
     
  • BTC-USD

    38,313.55
    -467.88 (-1.21%)
     
  • CMC Crypto 200

    910.93
    -4.55 (-0.50%)
     
  • FTSE 100

    6,989.27
    -36.16 (-0.51%)
     
  • Nikkei 225

    27,970.22
    +136.93 (+0.49%)
     

¿Por qué Putin busca acercarse a Europa?: Leonid Bershidsky

·9  min de lectura

(Bloomberg) -- El presidente ruso, Vladimir Putin, rara vez apela directamente a los ciudadanos occidentales para que acepten y cooperen amistosamente con Rusia. Desde su famoso discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2007, su tono ha sido más desafiante que conciliador. Y, sin embargo, el 22 de junio, en el 80 aniversario del ataque de la Alemania nazi a la Unión Soviética, el periódico alemán de centro izquierda Die Zeit publicó un artículo de opinión firmado por Putin que, esencialmente, pide a los europeos que abandonen a Estados Unidos como socio estratégico y se inclinen por Rusia.Putin comprende que este escenario no es realista. Y las reacciones de los medios alemanes al artículo han ido desde el desprecio hasta el enojo. Pero un análisis del supuesto escenario onírico de Putin sigue siendo un ejercicio mental útil. Hay al menos tres preguntas importantes que responder: ¿por qué exactamente no es realista? ¿Sería viable sin Putin? ¿Y por qué Putin eligió exponerlo ahora, en 2021, cuando él, y por asociación Rusia, es cada vez más impopular en Occidente?

Hace apenas cuatro meses, Josep Borrell, el máximo responsable de la política exterior de la Unión Europea, escribió después de una desastrosa visita a Moscú que “Europa y Rusia se están separando. Parece que Rusia se está desconectando progresivamente de Europa y mirando los valores democráticos como una amenaza existencial”. Pero en Die Zeit, Putin recuerda repentinamente la idea de Charles de Gaulle de una Europa que se extiende desde el Atlántico hasta los Urales, y su prolongación, amada por el predecesor de Putin, Boris Yeltsin, de una Europa “desde Lisboa a Vladivostok”. “Es dentro de esa lógica, dentro de la lógica de la construcción de una Gran Europa unida por valores e intereses comunes, que Rusia se esforzó por desarrollar sus relaciones con los europeos”, escribió Putin (esta traducción es del ruso original).

Es decir, se esforzó hasta que EE.UU., el país malvado, interfirió impulsando la extensión hacia el este de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en contra del consejo de algunos políticos europeos. (Putin cita específicamente a Egon Bahr, el prominente socialdemócrata responsable de la “Ostpolitik”, tolerante a la Unión Soviética, del canciller Willy Brandt, una referencia que no debe perderse para los lectores de Die Zeit, tradicionalmente allegado al Partido Socialdemócrata). EE.UU. organizó un golpe de Estado en Ucrania en 2014, y Europa “lo respaldó sin coraje”, “provocando la secesión de Crimea”.

En lugar de seguir ciegamente a EE.UU., Europa debería cooperar con Rusia en un amplio espectro de asuntos, desde la lucha contra el covid-19 hasta la creación de un espacio económico y de seguridad común, “porque Rusia es una de las naciones europeas más grandes y sentimos un vínculo cultural e histórico inquebrantable con Europa”.

Las reacciones de los principales medios de comunicación alemanes eran predecibles. “Putin admite errores, los de Occidente”, fue el titular en el semanario Der Spiegel, que también señaló que el vínculo de Putin con Europa era difícil de conciliar con las acciones de su Gobierno: el mes pasado, Rusia declaró que uno de los grupos de cooperación más antiguos entre Alemania y Rusia, el DRA, fundado en 1992, era una “organización indeseable”. El tabloide más popular de Alemania, Bild, fue incluso menos diplomático: “Putin miente y crea agitación en Die Zeit”, escribió. “En el texto, casi nada es cierto”, continuó, describiendo la publicación del artículo de opinión como un “escándalo”. El artículo de Putin “busca dividir”, dijo Thomas Franke en un comentario para la influyente Southwestern Radio, una curiosa respuesta a un artículo que aparentemente pide cooperación.

Lo que los comentaristas alemanes no pudieron dejar de notar sobre la columna de Putin es que el ofrecimiento de amistad proviene de alguien con un historial de acciones hostiles, por decirlo suavemente, propias y de sus predecesores. Putin, el apóstol de la creciente sovietización de Rusia, ni siquiera reconoce las dolorosas experiencias de Europa del Este bajo los regímenes dirigidos por los soviéticos, lo que los inspiró a luchar por ser miembros de la OTAN tan pronto como la Unión Soviética colapsó. En su relato, lo que le sucedió a Crimea fue “secesión”, no anexión, y Rusia nunca se ha aprovechado de los Estados vecinos más débiles. Recientemente, Alemania acogió a una figura destacada de la oposición rusa, Alexey Navalny, después de que los agentes de Putin casi lo envenenaran hasta la muerte, y menos de seis meses después de que regresara a Rusia, ya había sido encarcelado. Obviamente, esa instancia de interacción entre los países no fue digna de mención.

¿Por qué alguien querría ser amigo de este tipo o del país que representa?

Bueno, la sugerencia implícita de Putin en su artículo de opinión de que Europa debería olvidarse de todas estas cosas desagradables no es tan absurda como podría parecer. Eso es lo que lo hace tan insidioso y divisivo. Europa es buena para olvidar y hacer la vista gorda; si no fuera así, las guerras europeas nunca se detendrían.

Hay muchos ejemplos —desde la continua prosperidad de algunos exnazis en Alemania a la reciente restauración de los honores militares del exgeneral, acusado de crímenes de guerra y que hasta hace poco era un político activo, Branimir Glavas en Croacia— de como Europa y sus Estados constituyentes no han sido exactamente implacables en la búsqueda de figuras de su pasado lleno de odio. No está en el ADN de la Europa de hoy ser duro con las personas que hicieron cosas horribles en diferentes momentos. También se permitió que muchas figuras prominentes de los regímenes comunistas de Europa del Este permanecieran en la política nacional.

Europa también tolera los nuevos regímenes iliberales que hay en medio de ella, como los de Hungría y Polonia, y a tanta capital rusa y postsoviética cuestionable que uno podría argumentar que una menor tolerancia hacia la Rusia de Putin sería simplemente injusta. En otras palabras, nada de lo que Rusia está haciendo ahora o hizo en el pasado es una razón válida para negar la cooperación a “una de las naciones europeas más grandes”, ligada a Europa por todos estos hechos pasados que preferiría recordar solo en ciertas fechas, y por un presente impulsado por los negocios que tiene más que ver con ciertas tradiciones cínicas italianas, austriacas y alemanas que con los valores declarados de la UE. El mensaje, no muy explícito, en la columna de Putin es que Europa tiene más en común con la Rusia de Putin que con EE.UU., que, bueno, simplemente no es europeo. “¿Qué entiende un extraño?”, dice un dicho austriaco citado a menudo por el autor ganador del Premio Nobel y disidente de las guerras yugoslavas Peter Handke. Putin, su camarilla y la gente a la que gobiernan no son extraños en Europa, o al menos ellos no se consideran extraños en países donde almacenan su riqueza y que a menudo encarnan sus mejores recuerdos e impulsos culturales. El verdadero problema de los putinistas es con EE.UU.

He conocido a europeos que también se sienten así: forman parte del 55% de los griegos, el 36% de los italianos, el 27% de los alemanes, el 26% de los franceses que, según Pew Research, tienen confianza en que Putin haría lo correcto en los asuntos internacionales. Y si el desagradable régimen de Putin desapareciera mágicamente y surgiera una figura más aceptable en el Kremlin, estos porcentajes probablemente aumentarían, lo que podría hacer que los lazos más estrechos con Rusia se conviertan en un proyecto popular en Europa. Ha habido momentos, especialmente en la década de 2000, en los que los rusos se han acercado a la aceptación como europeos, junto con los habitantes de los países bálticos y los polacos, y quizás más que los ucranianos; eso podría volver a suceder. Europa, como ya he mencionado, tiene una memoria bastante selectiva.

¿Los valores europeos? Son muy importantes, por supuesto, pero son relativamente nuevos.

Sin embargo, Putin sabe muy bien que Europa nunca se aliará con Rusia en detrimento de su asociación con EE.UU., por razones que no tienen nada que ver con los valores. Ni los cuatro años de presidencia de Donald Trump —a quien no le agradaba especialmente Europa y que impuso sanciones comerciales a la UE, se retiró de un acuerdo negociado por Europa con Irán e incluso consideró sacar a EE.UU. de la OTAN— hicieron que los europeos consideraran que Rusia era un mejor aliado. Por un lado, la economía estadounidense es aproximadamente 13 veces más grande que la de Rusia en términos nominales, y la UE comercia con ella alrededor de cuatro veces más que con Rusia. Por otro lado, la garantía de seguridad de EE.UU. —que en este momento sigue siendo la mejor del mundo— no ha traído mucha interferencia de EE.UU. en ninguno de los miembros de la OTAN, cualquiera que sea la dirección que hayan tomado sus políticas internas. La garantía militar soviética, cuando cubría una parte significativa de Europa, implicaba invasiones o al menos una amenaza de intervención armada en momentos cruciales; un escudo ruso conllevaría riesgos similares en las mejores circunstancias.

Potencialmente, Rusia más la UE podrían ser una poderosa combinación militar, económica, tecnológica y cultural que rivalizaría, o superaría, el poder de EE.UU. y China. Pero, incluso dejando los valores a un lado, crear esta combinación no es del interés de Europa.

Y, sin embargo, Putin, el gran provocador, exhibe el sueño imposible ante sus lectores europeos, mezclando un disimulo poco sutil con una leve burla y una falsa nostalgia. Le habla al sentimiento de culpa alemán, al sentimiento innato contra EE.UU. que comparten la extrema izquierda y la extrema derecha, a las visiones de una grandeza europea soberana que viven incluso en la cabeza de los políticos moderados. No está intentando vender la quimera de que Rusia reemplace a EE.UU. como el garante de la seguridad y socio económico de Europa. Está sacando a relucir el andrajoso sueño de “Lisboa a Vladivostok” para conseguir mucho menos: un refugio para un capital corrupto por aquí, un proyecto de oleoducto como Nord Stream 2, un ablandamiento de las sanciones, un pequeño acuerdo secreto, o una condena más cautelosa, por allá.

Quizás sea el destino de la mayoría de los grandes sueños ser instrumentalizados de esta manera. Espero que no.

Nota Original:Why Putin Is Having a European Moment: Leonid Bershidsky

More stories like this are available on bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2021 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.