U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,963.51
    +29.59 (+0.75%)
     
  • Dow Jones

    33,781.48
    +183.56 (+0.55%)
     
  • Nasdaq

    11,082.00
    +123.45 (+1.13%)
     
  • Russell 2000

    1,818.29
    +11.39 (+0.63%)
     
  • Petróleo

    71.81
    -0.20 (-0.28%)
     
  • Oro

    1,801.40
    +3.40 (+0.19%)
     
  • Plata

    23.27
    +0.35 (+1.54%)
     
  • dólar/euro

    1.0559
    +0.0044 (+0.42%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4910
    +0.0830 (+2.44%)
     
  • dólar/libra

    1.2237
    +0.0032 (+0.26%)
     
  • yen/dólar

    136.6830
    +0.1590 (+0.12%)
     
  • BTC-USD

    17,186.37
    +347.62 (+2.06%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.01
    +10.32 (+2.62%)
     
  • FTSE 100

    7,472.17
    -17.02 (-0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,574.43
    -111.97 (-0.40%)
     

QAnon, la Gran Mentira y la misoginia: dentro del mitin de Trump en Wilmington

Donald Trump en el mitin de Wilmington, Carolina del Norte, el viernes  (Getty Images)
Donald Trump en el mitin de Wilmington, Carolina del Norte, el viernes (Getty Images)

El expresidente Donald Trump celebró el viernes un mitin en Wilmington, el primero desde que la fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunciara esta semana su demanda civil contra él, sus tres hijos mayores, sus socios comerciales y la organización Trump.

No es de extrañar que sus quejas sobre esa demanda ocuparan la mayor parte de su discurso, seguido de inmediato por la ejecución de la redada del FBI en su casa de Mar-a-Lago.

Pero el mitin fue también la oportunidad del expresidente de volver a ser un héroe conquistador, ya que la mayoría de los candidatos que apoyó en el estado ganaron sus elecciones primarias.

Además, Trump continuó con la práctica que llamó la atención de mucha gente en Ohio, en la que puso música dramática, lo que hizo que la gente levantara los dedos en el aire -un saludo ligado a la teoría de conspiración QAnon-, aunque no tantos.

Aquí hay cinco puntos de interés del mitin de Trump en Wilmington:

La toma de posesión de Trump en el Partido Republicano de Carolina del Norte

En 2021, el senador republicano Richard Burr, que se retira, votó para condenar al expresidente por su papel en los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU. A su vez, Trump optó por respaldar al representante Ted Budd, quien se opuso a los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. A lo largo del mitin, Trump se dirigió directamente al congresista, al que apoyó en lugar del exgobernador Pat McCrory.

Por el contrario, durante las primarias del estado, el establishment republicano de Carolina del Norte -incluyendo al senador Thom Tillis y a Tim Moore- apoyó a un aspirante a las elecciones primarias contra el representante Madison Cawthorn, el polémico congresista de derecha al que Trump apoyó. Sin embargo, no hubo pruebas de antipatía.

Del mismo modo, Trump optó por no llamar a Tillis a pesar de que el expresidente criticó la legislación sobre armas que el senador ayudó a negociar con los demócratas.

En su lugar, se centró en sus vínculos con el estado - como el hecho de que su nuera Lara Trump es de Wilmington y el hecho de que trató de reclutarla para la carrera del Senado.

“Ya sabes, ella es muy popular. Creció en Carolina del Norte. Es increíble”, comentó, aunque señaló que fue ella quien le sugirió que apoyara a Budd.

Asimismo, subrayó que tenía una propiedad en Lake Norman, que está a las afueras de Charlotte.

“De hecho, me gustaría ir desde aquí, Ted, hasta Lake Norman y hacer algo”, expresó.

El candidato preferido de Trump en las elecciones primarias de mayo para el distrito 13 de Carolina del Norte, Bo Hines, también participó en el mitin y dijo: “El presidente Trump podría ser el primer presidente que en verdad cumplió cada una de sus promesas”.

Las demandas siguen en primera línea

A pesar de que el mitin era en apariencia para los candidatos republicanos en Carolina del Norte y de que Trump no está en las boletas, no pudo evitar centrarse sobre todo en el hecho de que el FBI ejecutara una orden de registro en su casa de Mar-a-Lago en West Palm Beach o en la demanda de James contra él.

De hecho, antes de que Trump subiera al escenario, los dos monitores situados a los lados del mismo emitieron un segmento del presentador de Fox News, Jesse Watters, en el que se comparaba el almacenamiento de documentos de Trump con el de los cuatro expresidentes anteriores.

Pero el expresidente también aprovechó el mitin para airear sus quejas contra la demanda de James contra él, su familia y su organización empresarial, a la que llamó “El arte del robo” en una rueda de prensa el miércoles.

“No hay mejor ejemplo de la escalofriante obsesión por atacar a los oponentes políticos que la demanda infundada, abusiva y depravada contra mí, mi familia, mi empresa, por parte de la racista fiscal general del estado de Nueva York”, fustigó, dándole el apodo de “Letitia ‘Peekaboo’ James”.

El desprecio de Trump por las mujeres negras se filtra en su discurso

La aversión de Trump a las figuras públicas mujeres que le desafían -ya sea Hillary Clinton, Elizabeth Warren, Meryl Streep o Rosie O’Donnell- es bien conocida. Pero a lo largo de su discurso, ridiculizó en muchas ocasiones a James, una mujer negra, en términos bastante personales, diciendo que está más centrada en atacarle a él que en centrarse en los delitos violentos.

“Esta campaña de la maníaca rabiosa para el cargo despotrica y delira sobre su objetivo - su único objetivo es: tenemos que atrapar a Donald Trump”, manifestó sobre James. “De hecho, la estaba viendo y pensé ‘cielos, esa mujer está enfadada; no creo que le guste demasiado’”.

Trump y los republicanos en su conjunto se han centrado en la delincuencia como forma de criticar a los demócratas y recuperar a las votantes de los suburbios después de que el Tribunal Supremo anulara el caso Dobbs vs. Jackson. En el mismo sentido, criticó a la contrincante demócrata de Budd, Cheri Beasley, expresidenta del Tribunal Supremo de Carolina del Norte, quien se presenta para ser la primera mujer negra senadora del estado.

En concreto, citó un informe de la Comisión Federal de Elecciones que los republicanos también han señalado y que mostraba que la campaña de Beasley aparecía en un comité conjunto de recaudación de fondos con la representante Cori Bush de Missouri, miembro del equipo que apoya la reducción del financiamiento a la policía, según informó Associated Press el mes pasado.

“Ella quiere retirar los fondos a la policía”, afirmó, a pesar de que Beasley ha dicho que quiere aumentar el financiamiento a la policía. “¿Está loca? ¿Cómo diablos consigue esta gente los votos? Engañando”.

La Gran Mentira se convierte en un tema de conversación normal de la campaña

A lo largo del mitin, Trump señaló que había ganado las elecciones dos veces, aunque no fuera así, y culpó a los demócratas de haberlas robado. Esto se produjo a pesar de que ganó Carolina del Norte dos veces, aunque lo hizo por un margen menor en 2020.

No obstante, pidió que se acabara con el voto anticipado y dijo que la votación solo debería realizarse en persona el día de las elecciones con boletas marcadas a mano. La semana pasada, The New York Times informó que el portavoz de Budd, Jonathan Felts, se negó a decir si aceptaría los resultados de las elecciones si perdía y llegó a decir que Beasley privaría de derechos a los votantes.

Pero no es el único. El portavoz de la Cámara de Representantes del Estado, Tim Moore, habló en específico de lo que llamó “integridad electoral”.

“Vamos a seguir trabajando en ello porque sabemos que las elecciones tienen que ser libres, tienen que ser justas y tienen que ser equitativas”, señaló. “¿Qué es lo mejor que se puede hacer? ¿Qué tal esto? Una idea bastante compleja: Exigir a la gente que vote el día de las elecciones, en persona, con un documento de identidad con foto. Eso hace que sea fácil votar y difícil hacer trampa”.

Al mismo tiempo, Trump tuvo que equilibrar sus mentiras sobre las elecciones con la necesidad de motivar a los votantes.

“No tienen elección”, dijo. “No nos va a quedar un país. Hay que salir. Hay que abrumarlos”.

Se revive el momento del saludo con el dedo de Trump

Durante su mitin en Ohio la semana pasada, Trump y los asistentes al mismo confundieron a muchos cuando puso música dramática mientras los asistentes señalaban con un dedo en el aire. Trump repitió esta vez la práctica, aunque pareció que menos personas levantaron el dedo en el aire durante el mitin.

Algunas personas que asistieron al mitin tenían recuerdos de QAnon, ya que algunos asistentes llevaban sombreros de QAnon y un camión tenía una imagen de Trump con John F Kennedy Jr. y el expresidente John F Kennedy, figuras prominentes en las teorías de conspiración de QAnon.

Gay Gaines dijo que aprobaba el uso.

“Me encantó, fue muy emotivo, muy conmovedor, muy inspirador, muy edificante y esperanzador”, expresó. “Una buena manera de terminar”.

Esto se produjo cuando el expresidente publicó una serie de contenidos relacionados con QAnon en Truth Social, su plataforma de redes sociales. Lisa Pyle, que llevaba un sombrero con el símbolo Q, declaró a The Independent que apreciaba su uso del simbolismo Q.

“Creo que es maravilloso”, comentó, pero añadió que no iba a votar en estas próximas elecciones.

“Por supuesto que no”, dijo. “¿Votarías en unas elecciones amañadas si lo supieras? ¿Si supieras la verdad?”