U.S. Markets closed

Qualcomm quiere la corona de los procesadores móviles con el Snapdragon 855

LA NACION

"La compatibilidad con las redes 5G será lo que defina si un smartphone es premium o no en 2019". La frase, pronunciada por el director general de Qualcomm, Cristiano Amon, puede leerse en más de un sentido.

Las redes de quinta generación de uso comercial serán una realidad en 2019; al menos en los mercados más desarrollados del mundo (para América latina habrá que esperar un par de años). 2019 será el año en el que los primeros teléfonos compatibles con esta tecnología comiencen a ser despachados de manera masiva, aunque para el común de los usuarios se subirá a esta tecnología un año después, en 2020. Pero, por sobre todas las cosas, la irrupción de estas velocidades "supersónicas" de conexión representarán una especie de carrera armamentista para la industria en sí, con decenas de fabricantes corriendo contrarreloj para ser los primeros en llegar con una solución 5G para los usuarios.

Qualcomm sabe que corre con ventaja. Rota ya su relación con Apple, reunió a la tropa -es decir, a sus socios de hardware- a escasos kilómetros de Pearl Harbor, en la soleada Hawaii, y mostró al mundo el dispositivo con el que espera liderar la vanguardia en cuestiones de conectividad móvil.

El Snapdragon 855 es el primer SoC (Systen-on-a-Chip) en incorporar un módem 5G. Su llegada al mercado significa que cualquier smartphones de gama alta que utilice este componente estará preparado para velocidades de descarga de 1 Gbps o más, cifras que hasta hace apenas unos años parecían más cerca de la ciencia ficción que de la realidad cotidiana.

Las palabras de Amon tienen ese doble filo: sí, desde ya, el 5G será una etiqueta atractiva para definir a la gama más alta del mercado móvil. Al mismo tiempo, con esa declaración le marca la cancha a la firma de Cupertino, que apostará por módems de Intel, aunque no es seguro que esta alianza entre pesos pesados de Silicon Valley vea la luz en 2019.

El chip

El Snapdragon 855 es el sucesor del 845, que este año está en el corazón del Galaxy S9, el LG G7, y en lo último de Xiaomi y OnePlus, por mencionar algunas marcas. Es decir, es quien estará en lo más sofisticado que pueda ofrecer el mercado Android en el mundo.

Representa la primera apuesta real por la telefonía móvil 5G a gran escala. Durante su anuncio, firmas como Samsung y OnePlus confirmaron que equiparán al menos uno de sus smartphones estrella con esta plataforma. ¿Significa que los vamos a ver en la Argentina? A priori, es poco probable, ya que, al menos en el caso del Galaxy S10, se lanzarán varias versiones, casi todas ellas con 4G, que serán las que lleguen al país. No tiene sentido incluir el módem 5G en regiones que todavía no cuentan con la infraestructura necesaria.

El módem 5G

Clave en este producto es la versión con el módem X50 5G, que se suma al módem X24 LTE. La plataforma admite bandas de frecuencia Sub-6GHz y mmWave, lo que garantiza, según sus creadores, velocidades Multi-Gigabit que hasta ahora eran imposibles de alcanzar.

Qualcomm explicó que en las bandas de frecuencia de mmWave, los usuarios pueden esperar un rendimiento promedio hasta 20 veces más velocidad en comparación con algunas de las soluciones comerciales actuales, lo que potenciará el consumo de soluciones online, sobre todo en el ámbito del entretenimiento: desde la reproducción de películas en 8K sin interrupciones en la descarga hasta la ejecución de juegos vía streaming (como lo que actualmente brinda Turner con en Argentina con Gloud). El abanico de posibilidades es amplio. Gracias a la combinación de altísima velocidad y una mínima latencia, esta revolución promete un rendimiento similar al que se tendría con una conexión por cable a una red gigabit actual.

Mejoras en el rendimiento

Pasando al rendimiento, la mejora en performance respecto a la versión anterior (el 845) es del orden del 45%, mientras que en el caso de la GPU (la parte gráfica) es del 20%, según la compañía. Según la compañía, este chip tiene también una mayor capacidad para ayudar en los algoritmos de inteligencia artificial que también han incorporado sus competidores (los chips de diseño propio de Apple, Samsung y Huawei), sobre todo para el tratamiento de imágenes, reconocimiento de objetos en cámara, decodificación de comandos verbales y más.

Un ejemplo práctico fue la demostración de Elevoc, una tecnología que permite aislar por software el ruido de fondo en una llamada telefónica, permitiendo comunicaciones nítidas y fluidas.

La cámara también obtendrá beneficios con el nuevo procesador. Los gama alta de 2019 podrán grabar video 4K en HDR a 60fps y más de mil millones de tonos de colores. Además permitirá capturas en HDR+10 y la codificación en formatos de archivo HEIF, que reduce el tamaño de las imágenes en un 50% al tiempo que almacena más datos sobre ella. Por ejemplo, para guardar en un mismo archivo todas las tomas simultáneas que hicieron las cámaras del teléfono (la lente normal, el zoom o gran angular, etcétera).

Sensor de huellas por ultrasonido

Por último, en lo que respecta a la seguridad, el 855 será el primer procesador móvil compatible con la tecnología 3D Sonic Sensor de Qualcomm, una solución comercial de lectura de huellas digitales ultrasónicas que funcionará debajo de la pantalla de los smartphones y en la que Qualcomm viene trabajando hace años.

Esta tecnología no solo "esconde" el lector bajo el display, sino que además puede detectar las huellas digitales con mayor precisión, incluso si el dedo está mojado, sucio o engrasado. Se espera que el Sonic Sensor sea el nuevo estándar de la industria ya que hoy existen dos limitantes para los lectores de huellas tradicionales: en el frente, se avanza hacia teléfonos sin biseles, y en la parte trasera, la masificación de la tecnología de carga inalámbrica hace difícil la colocación de un lector que no obstruya con el área de transmisión de energía. Lo que vienen usando sus competidores son chips ópticos, que se ubican también detrás de la pantalla (sólo OLED) y que "espían" entre los pixeles la huella digital del dedo contra el vidrio frontal.

Cuándo estará disponible

Todo indica que el Samsung Galaxy S10 será, entre febrero y marzo próximo, el primer teléfono en ofrecer 5G de la mano del chip Snapdragon 855 (sin ir más lejos, Samsung fabrica estos componentes en sus fábricas), pero OnePlus ha adelantado que tiene intenciones de pelear la "pole position". Además, habrá que sumar a la contienda a Motorola, que a través de su Moto Mod 5G (que incluye la tecnología de Qualcomm) prometió que el Z3 será el primer teléfono comercial en estar listo para las redes de quinta generación.