Mercados cerrados

Así será la nueva ITV: cuándo tendrás que pasarla y cuánto costará

El nuevo reglamento de ITV que prepara Bruselas supondrá una revisión “global y profunda” del actual manual de inspección, con la incorporación de medios e información electrónica, así como tecnologías de medición de emisiones y de comprobación de los sistemas de diagnóstico a bordo de los vehículos. Una ITV incisiva para que no se repitan experiencias del pasado que afectados y fabricantes prefieren olvidar.

La norma que regula las ITV en España es de 1977 y, aunque tanto los conductores como las carreteras y los vehículos han vivido cambios importantes, la reglamentación de la ITV no ha tenido modificaciones en estos 40 años. La propuesta de modificación aprobada ya por Bruselas será más eficaz a la hora de detectar fraudes como la manipulación del kilometraje, más exigente con las emisiones y obligará a los centros de inspección a adaptar sus controles a la normativa europea.

También pretende mejorar la seguridad vial, un asunto que a buen seguro no encontrará oponentes. Más si tenemos en cuenta que en los 18,5 millones de vehículos que pasaron por la ITV durante 2015 (último dato disponible) se detectaron 6,1 millones de defectos graves (más de un defecto por vehículo). Casi la mitad (el 18% del total) fueron rechazados en la inspección y, de ellos, 507.000 fueron declarados no aptos. En la segunda inspección reglamentaria, a la que los coches rechazados están obligados a presentarse, 227.478 fueron rechazados definitivamente.

Los coches tendrán que pasar más inspecciones. La primera y segunda serán como ahora (a los 4 y 6 años de la primera matriculación), pero a partir de ahí habrá que ir a la ITV todos los años. Con un coste medio por inspección de 40 euros, al cabo de 10 años es dinero.

Tendrán que volver a pasar la ITV los vehículos que sufran accidentes con daños graves que afecten a ruedas, suspensión, dirección, frenos o zonas de deformación, cuando los sistemas de seguridad del vehículo hayan sido modificados o cuando cambien de propietario. Esta circunstancia podría generar dudas en los consumidores sobre la profesionalidad y buen hacer de los peritos y de los talleres… y eso no parece positivo.

[También de interés: Coches de lujo: los espectaculares beneficios que dejan al fabricante]

Foto de Europa Press

Las ITVs tendrán que invertir en nuevos sistemas tecnológicos para el control de las emisiones y de los sistemas de seguridad, algo que cada vez se gestiona más a través de la conexión electrónica del coche. Un sistema de diagnóstico caro y diferente según las marcas.

Las asociaciones de ITVs han mostrado su mejor disposición con la nueva norma. Pero por boca del presidente de la agrupación AECA-ITV (integrada por 80 empresas que gestionan 440 centros de ITV en España) también han dejado claro que, en su opinión, la ITV tiene que ser un tipo de inspección “rápida y barata”. Argumentan que sus pruebas “no deberían ser muy sofisticadas”, ya que no homologan vehículos, sino que comprueban su funcionamiento adecuado a unas normas.

Parece evidente que el precio de las inspecciones subirá, pero habrá que ver si correrá todo a cuenta del bolsillo del consumidor. De momento, y teniendo en cuenta que el coste de la ITV puede variar hasta un 82% de una comunidad autónoma a otra, según Facua, no está de más mirar tarifas antes de pasar la inspección.

Laotracaradelamoneda
Maribel Rodrigo
IDNet Noticias