U.S. Markets closed

Qué son las 'cajas botín' y por qué pueden arruinar a los menores que juegan a videojuegos (y a sus padres)

Caja Botín.

La diferencia entre jugar a videojuegos y formar parte del mundo de las apuestas reside en un concepto tan deseado que puede llegar a ser peligroso: las cajas botín.

Se trata de un elemento virtual consumible canjeable para recibir una selección aleatoria de botines. Éstos van desde opciones de personalización simples para el avatar o el personaje de un jugador, a equipos que repercuten en el juego, como armas o armaduras. Una caja botín es típicamente una forma de monetización, con jugadores que compran las cajas directamente o las reciben durante el juego (cuando se pasa de nivel) y luego compran ‘llaves’ con las cuales canjearlas. En otras palabras, una caja botín es una caja sorpresa cuyo contenido hace que la experiencia durante las aventuras del videojuego sea más favorable para el jugador. Y, claro, esas cajas de botín cuestan dinero y crean adicción por culpa de un concepto muy polémico: si no pagas, no ganas.

Tener la mejor arma, la protección más efectiva o los elementos más prácticos hacen mejor a un jugador, por eso, esta técnica es considerada como una estrategia similar a las de las apuestas. No sólo eso, sino que muchas personas acaban vendiendo los botines a otros jugadores y hacen negocio con ello.

Un usuario mientras prueba un juego de realidad virtual. (Foto VCG)

Tal es el caso de JB, un jugador que dedicaba entre ocho y 12 horas al día en el Counter Striker: Global Offensive, juego que se puso de moda a partir de 2012.

“Es adictivo porque supuestamente en una caja puedes conseguir ‘skins’ (diferentes aspectos físicos de un personaje o sus elementos) que están muy altas en precio. Por el coste fijo de una caja te podía tocar una ‘skin’ para tu pistola de 2000 euros, por ejemplo”, afirmó a Yahoo!.

Los precios de las cajas rondan diferentes escalas y pueden costar de uno a 100 euros dependiendo del videojuego y de las opciones que uno quiera tener para que el botín sea de lo más suculento.

“Es lo mismo que comprar el Euromillón, pero claro, los chavales flipan con eso, más aún cuando están todos los YouTubers a los que siguen abriendo cajas como locos. Yo me saqué un dinero con ese tema, antes de dejar de jugar vendí mi inventario por dinero real, en torno a 400 euros. Tenía cajas exclusivas y ‘skins’”, apuntó JB, quien se llegó a quedar en paro y acabó usando esta técnica para intentar ganar un dinero extra. Las cifras que él manejó en aquel momento no tenían nada que ver con las manejaban otros amigos suyos, que llegaron a ganar y perder miles de euros. Una lotería.

Un lote de cajas botín de casi 60 dólares.

“Me metí en un clan (un equipo) y comenzamos a competir por Internet en torneos de ESL etc.. pero nada profesional, un hobby. En inventario yo invertí muy poco, ahora si que se dejan dinerales, yo apenas gasté 20 euros en abrir cajas porque cuando empezó a salir aquello prácticamente regalaban todo, había menos demanda y era nuevo. Simplemente por ver un torneo en directo desde la plataforma ‘Twicht’ accedía a cajas que iban sorteando a los espectadores, que éramos pocos entonces. Se podían abrir gratis. Llegué a conseguir así cajas exclusivas y por ejemplo la ‘skin’ de un cuchillo mariposa que costaba 200 euros aproximadamente”, agregó JB.

El éxito de estas cajas botín y los niveles de adicción que provocaron en los usuarios fue tal que varios países se vieron obligados a legislar su uso bajo las mismas leyes que las apuestas. China, Japón o Corea del Sur obligaron a que las empresas de videojuegos publicaran las opciones que los jugadores tendrían de conseguir objetos suculentos. En Australia, Nueva Zelanda y muchos países europeos estas cajas son tratadas como apuestas. En Bélgica y Holanda están completamente prohibidas, mientras que en EEUU no se considera que sean una forma de ludopatía.

Usuario profesional de videojuegos.

A nivel global, las cifras que mueven estas cajas botín son millonarias, por eso, a pesar de que los gigantes del entretenimiento siempre hayan defendido su uso, recientemente han virado el rumbo. Nintendo, Microsoft y Sony han acordado cambiar sus maneras de actuar con respecto a estas cajas botín. Las tres compañías obligarán a los diseñadores de videojuegos a que a partir de 2020 publiquen las opciones que los usuarios tendrán de recibir determinados objetos. Ese mismo año, Activision Blizzard, Ubisoft, y Electronic Arts, harán lo propio. Google Play y Apple han sido los pioneros en este sentido tras haber incluido esta cláusula en su política en 2017.

Se trata de un paso adelante propiciado por las leyes que determinados países han aplicado sobre estas cajas botín que quizás llega demasiado tarde y que para muchos no cambiará ese deseo de los jugadores por conseguir los mejores elementos para poder competir en igualdad o superioridad ante sus contrincantes.

JB pudo salir de esta dinámica pero las cifras de personas que dedican horas y dinero a los videojuegos sigue incrementando de manera acelerada.by6