Mercados cerrados

Quién es Alice Walton, heredera de Walmart y la segunda mujer más rica del mundo

POR YULEINA BARREDO-. La heredera de Walmart, Alice Walton, estuvo por corto tiempo en el puesto de la mujer más rica del planeta, tras la muerte de Liliane Bettencourt, dueña de L’Oreal, en septiembre de 2017.

Recientemente, el patrimonio de Françoise Bettencourt-Meyers, la nueva propietaria de la famosa marca cosmética, se disparó a 42.300 millones de dólares, según reportes de Bloomberg, recobrando así el puesto de su difunta madre.

Sin embargo, Alice la sigue bien de cerca, en el segundo puesto mundial y el primero de América con una fortuna neta de 38.400 millones de dólares.

REUTERS/Rick Wilking

¿Quién es en realidad la hija menor de la pudiente descendencia Walton y cuáles son sus verdaderos intereses?

Con 67 años, nunca ha sido muy proactiva en el negocio familiar. El imperio de Walmart Stores Inc., fundado en 1962 por su padre Sam Walton, continúa floreciendo de la mano de sus hermanos Rob y Jim.

Aunque asiste a la reunión anual, es la única que no está en el consejo de dirección. Su tercer hermano, John, murió en un accidente de avión en 2005. En varias ocasiones, la prensa ha publicado que los trabajadores de Walmart la critican constantemente por considerarla ajena a los problemas de la compañía.

 (AP Photo/Alan Diaz)

Lo cierto es que Alice tiene otras aficiones que reclaman toda su atención. Se ha convertido en una reconocida mecenas de arte. A los 10 años, con los ahorros de su subsidio, compró una impresión de la obra Desnudo Azul de Picasso. Este fue el inicio de lo que sería una vasta y valiosa colección.

Ya para la década de 1970, en las paredes de su rancho, en Texas, colgaban exquisitas piezas. Poco a poco su patrimonio personal fue creciendo con importantes adquisiciones entre las que se cuentan Andy Warhol, Norman Rockwell y Georgia O’Keeffe.

Esta verdadera pasión por el arte se canalizó completamente con la apertura en 2011 del Museo Crystal Bridges, en Bentonville, Arkansas, la ciudad natal de la familia. El diseño del inmueble lleva la firma del arquitecto Moshe Safdie.

(AP Photo/Danny Johnston)

El suceso despertó pasiones a favor y en contra. Algunos críticos condenaron a Alice por la vanidad de querer atraer a cientos de visitantes a una ciudad insignificante sólo conocida por ser el “hogar de Walmart”.

Otros la compararon por su acto de filantropía con algunos magnates que materializaron proyectos semejantes, dígase Isabella Stewart Gardner, John Pierpont Morgan Jr. y Gertrude Vanderbilt Whitney.

Para muchos, el mérito real de su iniciativa consiste en fundar la primera institución, en 50 años, dedicada completamente al arte americano, en un edificio más grande (más del doble) que el actual Museo Whitney de Nueva York.

La admisión para apreciar la colección del Crystal Bridges, valorada en 500 millones de dólares, es gratuita. El museo cuenta además con un ambicioso programa de educación que llega a más de 80.000 estudiantes de las escuelas primarias de la zona.

Jim Walton, izq, Alice Walton, centro, y Robson Walton en el 2012. (AP Photo/April L. Brown)

Los caballos son otra de las grandes pasiones de Alice. Es por ello que pasa largas temporadas en su rancho, ubicado a una hora al oeste de Fort Worth, en Texas. Según ella misma ha comentado, el secreto para criar magníficos ejemplares de pura sangre está en las tres grandes B: huesos, cerebro y equilibrio (bones, brain and balance).

En 2015, dos ranchos de su propiedad, incluido el icónico Rocking W Ranch, salieron al mercado inmobiliario con un precio inicial de venta de 48 millones de dólares. Ante la sorpresa de muchos, la explicación fue simple. Alegó que deseaba concentrar todas las energías en la gestión de su museo de arte.

The Rocking W Ranch. REUTERS/Trey Freeze of Williams Trew/Handout via Reuters

Pero más allá de su fortuna y sus costosas aficiones, la famosa dama ha sufrido desamores como cualquiera. En 1974 se casó con un prominente banquero de Luisiana para separarse a los dos años y medio de relación conyugal.

Poco después contrajo nupcias con un contratista que construyó su piscina, pero este matrimonio también fracasó. De ninguna de las dos uniones nacieron hijos, así que la multimillonaria no tiene -hasta el momento- heredero alguno.

Tampoco ha estado a salvo de los escándalos y los accidentes. En 1983, durante una reunión familiar por el Día de Acción de Gracias, cerca de Acapulco, perdió el control del jeep que manejaba y cayó por un barranco fracturándose una pierna.

Se conoce públicamente que en 1989 su vehículo atropelló a Oleta Hardin, de 50 años, mientras caminaba por la vía. Alice nunca fue citada a juicio y la policía concluyó que no había tenido culpa en el accidente.

(AP Images)

En 2011 fue arrestada en Texas por conducir ebria, (por segunda vez) aunque luego los fiscales no presentaron cargos formales. El oficial que la arrestó fue suspendido por presunta falta de conducta.

A simple vista, la heredera de Walmart parece una persona común y corriente. Hasta por su apariencia así se definiría. Prefiere las zapatillas deportivas a los tacones de aguja. Pero casi siempre el poderoso señor Don Dinero se encarga de levantar una barrera infranqueable que separa a estos “afortunados” de la mayoría de los simples mortales.