U.S. markets close in 6 hours 15 minutes

La regla del 10-4: una nueva fórmula para reabrir la economía y evitar repuntes

Muchos gobiernos se enfrentan al mismo dilema en estos momentos: ¿cómo reabrir la economía sin arriesgarse a un repunte en el número de casos de coronavirus? Un grupo de científicos israelíes ha dado con una posible solución: el método 10-4.

Algunos países que ya habían abierto, como Corea del Sur y Alemania, se han visto obligados a retroceder al registrar un repunte de contagios, pero es cierto que mantener la economía cerrada puede tener efectos devastadores para un país y para sus habitantes. El modelo cíclico 10-4, desarrollado por un grupo de científicos del Instituto Weizmann de Israel, propone que la población trabaje en ciclos de dos semanas, con diez días en cuarentena y cuatro yendo al trabajo o centro educativo. Esta fórmula se aprovecha de la principal debilidad del coronavirus: su periodo de latencia, o el promedio de tres días entre el momento en el que una persona se infecta y el momento en el que presenta síntomas y puede contagiar a otros.

Artículos relacionados:

La regla del 10-4 es una nueva fórmula para reabrir la economía y evitar repuntes de los contagios de coronavirus. Foto: Getty Image.

Así, si una persona se contagia en sus días de trabajo, estará dentro de su periodo de latencia y alcanzará el pico del virus en casa, cuando no esté en contacto con tanta gente. En caso de dar positivo, por supuesto, tendrá que permanecer en cuarentena. Para los investigadores, se trata de un sistema intermedio que permite un equilibrio entre salud y economía, que se podría llevar a cabo hasta que se encuentre una vacuna o tratamiento.

Puntos a favor y en contra del modelo 10-4

El grupo de científicos ha explicado que este método no debe ser la única forma de salir de la cuarentena y reactivar la economía, sino que debe formar parte de una estrategia más amplia- como la desescalada por fases que se está llevando a cabo en España- y que debe combinarse con otras medidas, como el uso de mascarillas, el distanciamiento social o la protección de grupos de riesgo.

El modelo 10-4, además de permitir el regreso al trabajo a millones de personas, tiene la principal ventaja de reducir el número de personas en los lugares de trabajo, en las escuelas y en el transporte público. Adoptándolo, sería mucho más fácil evitar aglomeraciones y asegurar que se cumplen las medidas de distanciamiento social.

Este método se puede aplicar a cualquier lugar donde la cuarentena se pueda ejecutar de forma efectiva y no requiere de una gran capacidad para hacer tests de coronavirus, que es el problema al que se enfrentan la mayoría de los países.

No obstante, es cierto que la fórmula no puede aplicarse a todos los sectores, sobre todo, en aquellos que han sido especialmente castigados por el coronavirus: clubes nocturnos, restaurantes, grandes eventos, hoteles… Es fácil adaptarlo para todos aquellos profesionales que puedan llevar a cabo sus funciones de manera telemática, puesto que podrían seguir trabajando desde casa durante los 10 días de cuarentena; sin embargo, es imposible aplicarla para los agricultores, ganaderos, operarios de la construcción, camareros o conductores, entre muchos otros.

Por tanto, los gobiernos van a tener que seguir barajando otras fórmulas para una reapertura segura, aunque es probable que se ‘guarden’ esta idea para combinarla con otras medidas específicas para cada sector.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias